BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Entradas etiquetadas como ‘gastrotele’

¿Machismo en ‘MasterChef’?


MasterChef4-machismo-01
La televisión y el machismo forman demasiadas veces pareja artística. Ojalá se pudiera decir en pasado y contarlo como algo ya superado, pero basta un rápido paseo con el mando a distancia para encontrase con ejemplos más o menos escandalosos.

A veces es machismo de manual, de ese de toda la vida, con chistes, risitas, palmadita en el culo si se presta y venga mujer para la cocina que hay trabajo. Durante un tiempo Bertín Osbone dio unas cuantas lecciones de este estilo en un programa en la televisión pública que provocaba casi tantos momentos de incredulidad como de vergüenza ajena. Todo, eso sí, con tono campechano. Porque Bertín, ante todo, es un señor y un cachondo, como ahora demuestra cada semana en Tele 5.

Pero más allá de estas muestras evidentes de machismo en versión casposa de hace unas décadas, está ese machismo de baja intensidad que pasa desapercibido pero se cuela por las rendijas. Algo así como “si yo en mi casa ayudo a mi mujer” y clásicos de ese tipo. Frases e ideas tan instaladas en la sociedad que son muchas veces indetectables. Son los llamados micromachismos.

Precisamente de eso acusaban recientemente a MasterChef en un interesante y recomendable artículo de opinión publicado en Tentaciones de El País. Cambios de look reservados para concursantes femeninas, mujeres que –medio en broma medio en serio- llaman a sus maridos para pedir permiso para seguir en el programa, chistes sobre las gorduras de ellas por comer más de la cuenta, baboseo de la cámara ante una de las candidatas… ¿Recurrentes chistes de guión o clamorosos ejemplos de micromachismo?

Lo cierto es que MasterChef no anda mal servido de topicazos televisivos de la vieja escuela. La presentadora florero -tal vez aquí se nos escape a nosotros mismos otro de esos machismos en miniatura- que nadie sabe muy bien qué papel tiene; el miembro del jurado jovenzuelo, apuesto e hiperactivo; el otro más majete y entrañable; la mujer dura que completa el trío; los aspirantes que lloran y convierten la cocina en su particular terapia para superar durísimas historias personales; la señora que abandona -ojo, primer abandono de la historia- porque no puede más…

Lee el resto de la entrada »

Vuelve ‘MasterChef’ con “más cocina de toda la vida”. ¿Seguro?

MasterChef4-02

La cuarta edición de MasterChef ya está aquí. Desde esta noche y durante las próximas 13 semanas veremos en La 1 el ya clásico desfile de aspirantes a cocineros examinados en pruebas más o menos surrealistas por los tres miembros del jurado que, por supuesto, repiten en esta nueva temporada: Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz. Y de presentadora, claro, Eva González.

El menú promete “sorpresas y mucha emoción” -esto es televisión, no lo olvidemos- y viajes por toda la geografía del país. Lugares como Teruel, el Monasterio de Montserrat o Torrejón de Ardoz figuran ya en la lista desvelada por los responsables del espacio.

Y esta vez tampoco faltará el desfile de algunos de los chefs más prestigiosos, con figuras como Carme Ruscalleda, Raül Balam, Diego Guerrero, Roberto Ruiz, Ángel León y Macarena Castro entre otros, hasta sumar nada menos que 50 estrellas Michelin que, como todo el mundo sabe, es la unidad de medida para los cocineros.

MasterChef4-04

Una receta, por lo tanto, que no se sale mucho de lo habitual y que, es cierto, hasta ahora ha funcionado bastante bien. De hecho se ha batido el récord de participación en los castings: más de 20.000 candidatos inscritos, lo que supone un 25% más respecto al año pasado. ¿Pero habrá sitio para los pucheros en un programa que se define como “el talent de cocina de mayor prestigio de la televisión”? Parece una pregunta ridícula pero, en realidad, si algo falta siempre en MasterChef es precisamente eso, cocina.

Lee el resto de la entrada »

Los ‘superalimentos’ de Chicote: poca ciencia, mucha televisión

SuperAlimentos-01

La reacción habitual de los nutricionistas cuando oyen hablar de superalimentos es echarse a temblar o a llorar. Es uno de esos términos con una definición muy ambigua, poca ciencia detrás y, por tanto, el caldo de cultivo perfecto para una interminable lista de chorradas sobre las supuestas virtudes casi milagrosas de tal o cual ingrediente.

La mala noticia es que el programa que Antena 3 dedicó ayer al tema de la mano de Alberto Chicote cayó en muchos de estos tópicos. La buena notica es que podía haber sido peor. Mucho peor. Nos esperábamos un desfile de kale, chia, aguacate y demás superfoods de esos que ilustran las cuentas de Instagram de blogueras de moda y famosillas a dieta.

Así que cuando Chicote prometió dejar a un lado el exotismo y contarnos las propiedades de alimentos habituales de nuestra despensa, respiramos aliviados. Más al saber que se trataba de darle un enfoque científico al asunto, con la ayuda de nutricionistas y alguna que otra prueba.

Pero claro, esto es televisión y Antena 3, y por tanto renunciar al espectáculo no es una opción. Es el precio a pagar a cambio de, supuestamente, conseguir que se hable de un tema interesante en prime time. Así que, si para que alguien recuerde los beneficios de una dieta equilibrada y con sentido común hay que soportar la tontería de la cámara oculta y el cliente insoportable en el taxi, vale, aceptamos el trato.

El problema es cuando el espectáculo y el titular se imponen, y lo de la alimentación acaba relegado a un segundo plano. Porque, claro, explicar que incluir verduras o legumbres en la dieta habitual es el único secreto suena aburrido. En cambio, decir que el aceite de oliva virgen extra ayuda a reducir los michelines, o que el pescado azul es bueno contra el estrés vende mucho más.

Lee el resto de la entrada »

8 documentales que sí explican el precio de los alimentos 

Docus-gastro

A estas alturas está muy claro que la televisión generalista de prime-time y la divulgación gastronómica no van de la mano. Los programadores se basan en índices de audiencia, y la audiencia prefiere el entretenimiento y el espectáculo, sea MasterChef, Top Chef o los programas de Chicote. Los números son los que son y el negocio es el negocio.

Incluso un programa de supuesta divulgación como El precio de los alimentos, que presentaba Alberto Chicote, caía en la superficialidad, las obviedades y el efectismo barato. Algo ligero y fácil para todos los públicos y todos los intereses.

Más allá del falso viaje a Tailandia -una trampa formal, porque dudamos que su presencia allí hubiera aportado algo al discurso- el programa no explicaba nada nuevo ni destacable para los mínimamente interesados en la alimentación. Que los precios suben y bajan por la especulación o por la simple regla de oferta y demanda es algo que en los países capitalistas tenemos más que interiorizado. También que muchos de los alimentos que consumimos se han recolectado a kilómetros de aquí.

Por eso, una vez hemos lapidado a Chicote y al programa, es momento de dar opciones para conocer algo más sobre qué hay detrás de la producción de alimentos. Como en la televisión, especialmente privada, no lo encontraremos, aquí hacemos una pequeña recopilación de documentales que profundizan en los costes y consecuencias de la producción de alimentos. 

Ocho documentales que explican algo más sobre lo que comemos y las implicaciones que tiene. Ocho películas para estar más informados, ser más críticos y más conscientes de las consecuencias del consumo. No son todas, tan solo una muestra, así que esperamos vuestras recomendaciones para ampliar la lista.

Lee el resto de la entrada »

El falso viaje de Chicote, el final de ‘Robin Food’ y otras pruebas de que a la televisión no le interesa la cocina


Chicote-Atresmedia

La cocina está de moda, o al menos eso es lo que llevamos ya un tiempo repitiendo. No está claro si que los canales de televisión estén llenos de programas gastronómicos es causa o consecuencia de eso, pero lo que es cada vez más evidente es que, a la televisión, la cocina le importa lo mismo que la ley de costas a un concejal de urbanismo del Mediterráneo.

Así que dejemos de engañarnos. La pantalla quiere espectáculo, no cocina. Porque por mucho que a nosotros nos parezca una maravilla el proceso creativo alrededor del huevo, los programadores prefieren ver lágrimas, platos rotos, drama, historias humanas y toda esa mierda.

Por si a estas alturas alguien necesita pruebas para convencerse, no tiene más que repasar las noticias de los últimos días. Hay donde elegir, empezando, por ejemplo, por ese falso viaje de Chicote a Tailandia dentro de unos de los episodios de El precio de los alimentos.

La verdad es que el asunto no sorprende demasiado porque bastaba con ver un par de minutos de esos reportajes para darse cuenta de que aquello era otro Callejeros y que, por tanto, el periodismo y la investigación no estaban invitados a esa fiesta de planos de dos segundos, ritmo supuestamente trepidante y ese tono apocalíptico que aburre al minuto.

Los guionistas hicieron fingir a Chicote que viajaba a Tailandia para hablar sobre la producción de arroz, pero se ve que el presupuesto no daba para pagar un par de billetes de avión y se optó por imágenes de archivo y material encargado a un reportero que vive allí y que ha sido quien ha desvelado la trampa. El cocinero ya lo ha reconocido y pedido disculpas a quien se haya sentido engañado. Según Atresmedia (propietaria de La Sexta) es sólo un recurso narrativo.

Lo triste del asunto no es ya la chapuza o la racanería de estas producciones hechas al grito de “que sea barato” por directivos y programadores con más sueldo que neuronas, lo peor es que juegan a tomar el pelo a la audiencia mientras hablan de un tema tan serio como la alimentación mundial y sus problemas. Se supone que esto era un reportaje, no Gran Hermano. O tal vez sí, pero no lo hemos entendido todavía.

Lee el resto de la entrada »

El negocio del ‘León come gamba’

Renova_Leoncomegamba
Siempre nos quedará la duda de si todo es fruto de un guionista inspirado y puesto hasta arriba de creatividad, o es que simplemente la realidad supera la ficción. El caso es que el León come gamba del pobre Alberto de MasterChef -humillado y expulsado del programa- se ha convertido en uno de los mayores hits en la historia de este programa de (¿cocina?) de televisión.

Leon_come_gamba

Tras el cachondeo inicial y los chistes de los más rápidos -hay que reconocer que la gente tiene mucha gracia-, quien más quien menos ha intentado sacar tajada de la famosa patata reconvertida en lamentable león. Los periodistas jugando a ser más graciosos que nadie, a ver si suena la flauta y podemos subirnos a la ola del viral de turno. Los fabricantes de camisetas reproduciendo sobre tela los recurrentes chistes, e incluso algún restaurante ya ha incluido en su carta el “león combe gamba” (rebozado, eso sí) o ha creado un pintxo en homenaje a esta creación culinaria. 

Por supuesto, las marcas no han querido quedarse al margen de la histeria leóncomegambista y todos los community manager echaron mano de sus mejores recursos para vincular cervezas, bayetas y refrescos con la popular imagen de la patata. La verdad es que mucho tampoco se comieron la cabeza.

LeonComeGamba_01 LeonComeGamba_03 LeonComeGamba_02

Lástima que las recetas no tengan derechos de autor porque si no el malogrado Alberto podría convertir el plato del que tanto se ha reído todo el mundo, y que espantó al jurado, en uno de los más rentables de la historia de la gastronomía española. Aunque, pensándolo bien, esa foto o imagen o lo que sea sí tendrá sus derechos, ¿no? ¿Va a facturar Televisión Española lo que corresponde a todas estas marcas tan ingeniosas?

Pero la palma se la lleva Renova, la marca de servilletas y papel higiénico y demás que, no sólo es uno de los patrocinadores de MasterChef, sino que se apuntó el tanto de sacar las primeras servilletas dedicadas al león de patata. Sí, parece una noticia de El Mundo Today, y la primera reacción lógica es pensar que se trata de una broma, pero todo parece indicar que va en serio.

Según repiten un montón de medios, estas servilletas de Renova ya pueden comprarse en la web de la firma por 2,79 euros el paquete de 20 servilletas. Nosotros, por cierto, no hemos sido capaces de dar con ellas en la tienda on-line así que, si alguien tiene suerte, que avise. Con lo que sí nos hemos topado es con unas servilletas de Felipe VI y Letizia que, además de dejarnos bastante fascinados, parecen confirmar que en Renova son muy de hacer cosas de éstas.

Al final, el chico raro que juró en pleno ataque de dramatismo no volver a cocinar, ha acabado convertido en una estrella, y su plato en la sensación del momento. Veremos cuanto dura la tontería y si, como insinúan algunos, habrá repesca teniendo en cuenta el potencial para la audiencia. Pero visto el panorama, a ver quién se atreve a asegurar ahora mismo que no veremos una línea de productos con el sello de este muchacho o incluso un programa propio.

Esto no va de cocina, va de espectáculo, de audiencia y, claro, de dinero. Y el León come gamba ha demostrado ser una auténtica joya.

El nuevo ‘MasterChef’, en cifras

MasterChef3

MasterChef ha vuelto con fuerza: 3 millones de espectadores siguieron el estreno de la tercera edición el pasado martes y fue el programa más comentado del día en las redes sociales. Lo que viene siendo otro éxito. No nos extraña, el fenómeno del reality culinario no tiene, por el momento, síntomas de agotamiento, y la fórmula está probada y garantizada.

Así que, como ya adelantamos hace unos días, la nueva temporada se presenta sin novedades destacables ni en la mecánica ni en los roles de concursantes y jurado. En todo caso un plus de reality en forma de historias personales dramáticas, y un ejercicio de humillación, la expulsión de Alberto, muy discutible en el caso de un programa grabado con antelación. Vale, merecía irse a casa con la cabeza de león que ya protagoniza decenas de memes a estas horas, pero no con la dureza del jurado ni el posterior regodeo morboso de Eva González.

Leon_MasterChef

El ya famoso “León come gamba” de Alberto

En cualquier caso, mucho se ha opinado, y nosotros también, sobre este tipo de formatos. Por eso, ante la nueva edición de MasterChef, y mientras el segundo programa de la temporada ya va perfilando quiénes serán los más queridos y odiados esta vez,  se nos ha ocurrido que podría ser interesante acercarnos a este MasterChef a partir de las cifras.

Como diría Anita Pastor: estos son los datos, suyas son las opiniones.

8 contra 7. Paridad entre mujeres y hombres en los 15 concursantes finales. Es la tónica del programa, que también cuenta con un ganador y una ganadora en las ediciones anteriores. Como reflejo de la sociedad, podría parecer que en los hogares españoles los fogones no tienen género y, de paso, tampoco el resto de tareas domésticas. Hay quien defiende que la tele es un reflejo de la sociedad, ¿seguro?

32 años. Es la media de edad de los concursantes seleccionados, y eso que entre ellos hay una veterana de 69 años con mucha energía pero pocas posibilidades de desarrollar una larga carrera en el mundo de la restauración. Sin Encina la media de edad se sitúa en 29 años. Más de la mitad de los concursantes están en la veintena y sólo dos tienen más de 40. Se trata de un claro rejuvenecimiento del programa: la media de edad de la segunda edición era de 39 años. ¿Habrá más ímpetu, poca reflexión y la energía desbordante propia de las edades más tempranas? Habrá que ver.

Lee el resto de la entrada »

Vuelve ‘MasterChef’

MasterChef-3

La espera ha terminado. Los fans de MasterChef pueden respirar tranquilos, y los que están hartos de los talent shows gastronómicos pueden ir afilando sus cuchillos o apagando la televisión porque la tercera edición de este programa arranca esta misma noche.

Televisión Española promete “más emoción, humor y muchas sorpresas”. Pero a estas alturas todos sabemos que el menú principal será similar a lo ya visto hasta ahora: Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera (que por lo visto han sacado tiempo entre anuncio y anuncio) ejerciendo de jurado, Eva González presentando con esa naturalidad desbordante, 15 concursantes con sus correspondientes dosis de drama, rarezas y demás, y muchas caras conocidas en la lista de invitados.

Y la cocina ¿qué pinta en todo esto? Es la misma pregunta que llevamos años haciéndonos pero no perdemos la esperanza de que, además de “espectáculo en estado puro” -otra de las promesas del canal- los pucheros tengan también su papel. De momento, en la lista de cocineros invitados figuran nada menos que 75 estrellas Michelín, entre ellos los chefs Quique Dacosta, Martin Berasategui, los hermanos Roca, Pedro Subijana y por primera vez Juan Mari Arzak. Sí, definitivamente el espectáculo está asegurado.

De los 15.000 aspirantes a participar en la tercera edición de MasterChef, 50 han llegado a este primer programa en el que se escogerá a los 15 concursantes definitivos. ¿Habrá una vegana que tendrá que vérselas con chuletones? Ya lo veremos pero, por la información que se ha avanzado, sabemos que entre ellos -con edades entre 18 y 69 años- habrá un ex soldado, una inmigrante que aprendió a cocinar en el servicio doméstico, una ex concejala y un campeón de artes marciales.

En el primer avance ya queda claro que ésta será una edición muy viajera. Además de lanzarse a nadar con atunes, los concursantes también subirán al Teide, visitarán Cáceres -capital gastronómica de 2015-, harán una ruta por Andorra -no sabemos sin en plan gastronómico o financiero- y se colarán en las cocinas de Abac, el restaurante de Jordi Cruz en Barcelona, con dos estrellas Michelín.

Para el ganador, 100.000 euros, su propio libro de cocina y un máster en el Basque Culinary Center, aunque para saber quién es el nuevo MasterChef habrá que esperar unas cuantas semanas. Por cierto, los responsables del programa aseguran que el 83% de la población del país ya ha visto este programa, así que ésta es tu tercera oportunidad para dejar de ser ese 17% restante, o para reivindicar esa minoría que asegura que este programa tiene mucho que ver con la televisión y poco con la cocina.

‘Con las manos en la masa’, un homenaje a la gastrotele viejuna

Conlasmanosenlamasa

Mucho hablar de viejunismo gastronómico, mucha broma con los concursos sobre el tema, pero entre tanto cóctel de gambas y tanto pijama aún nadie ha levantado la voz para recuperar un mito de la televisión y la cocina española.

Por imposible que pueda parecer, había vida antes de que Arguiñano aterrizase en un plató y se convirtiera en el cocinero mediático de España. Hablamos de la época en que TVE no tenía competencia y los audímetros no eran dios. En esa época EL programa de cocina era Con las manos en la masa, y su estrella Elena Santonja.

Y ahora que ya estáis todos canturreando la conocida sintonía de este programa y habéis entrado en un estado de nostalgia profunda, es momento de hablar  de este mítico programa de cocina. Claro que es posible que a otros les suene a chino, aunque les parezca reconocer de algo esa voz…

Efectivamente, es Joaquín Sabina, que en aquella época, y con la voz un poco menos castigada, aparecía semanalmente en la televisión pública cantando aquello de niña, no quiero platos finos, vengo del trabajo y no me apetece pato chino, a ver si me aliñas un gazpacho con su ajo y su pepino. Toda una oda al reparto de tareas en el hogar.

Más allá de la sintonía, el programa lo dirigía y presentaba una carismática y entrañable señora: Elena Santonja. Curiosamente Santonja no era cocinera profesional, pero su soltura para cocinar y entrevistar al mismo tiempo era encomiable. Y tenía mucho mérito cocinar bien con placas eléctricas pre-vitrocerámica, de las que se mojaban y, con suerte, se te llenaba la cocina de humo, cuando no saltaban los plomos.

En los 8 años que duró el programa pasaron por allí multitud de personajes, porque Santonja no cocinaba sola, lo hacía siempre con un invitado. La lista es larga y variopinta, de Paco Clavel a Vázquez Montalban, de Torrebruno a Matías Prats (padre).

Fernando Fernán Gómez fue a cocinar unas “lentejas con casi nada”, puro plato de posguerra, pero con alegría. Un programa montado entorno a una no-receta, como es cocer unas lentejas.

Lee el resto de la entrada »

‘MasterChef Junior 2’ ya tiene ganador. Repasamos lo mejor y lo peor de esta edición

manuel1

Ya tenemos otro candidato a nueva estrella de la cocina infantil. No hablamos de la dulce Aina porque contra todo pronóstico Manuel se ha erigido en ganador de MasterChef Junior 2 con un espectacular menú completo que muchos adultos desearían ser capaces de hacer. Eso después de sobrevivir a la casquería y ver como a su contrincante Martina le tocaba cocinar para el Atlético de Madrid bajo un chaparrón digno de Noé.

El éxito de este programa -como de cualquier otro de talentos infantiles- reside en lo sorprendente que resulta ver comportamientos y habilidades que suponemos adultas en estos pequeñajos. Un show en toda regla pero con ese halo de pedagogía y superación que, junto con la ternura (o no) que inspiran los niños, hace que resulte irresistible para la audiencia.

Aunque tampoco ha sido tan irresistible. Jorge Javier con sus cartas y alguna que otra película han abducido más cerebros ante el televisor que estos minichefs. Pero, en general, ha sido un éxito más que notable, lo que hace presagiar una tercera edición allá por las Navidades de este 2015.

Son conocidas nuestras reticencias sobre el programa, pero además esta edición ha tenido también sus pequeñas polémicas. Para empezar el horario. La lógica dice que no es muy normal que un programa para público infantil termine casi a la una de la madrugada los martes en pleno curso escolar. Porque el programa es para niños, ¿verdad?

Otra más: un rótulo con una ortografía un tanto “excasa“. Algunos hablaban de error imperdonable en un programa para niños, pero igual lo que se quería transmitir era el valor de la creatividad en la escritura…

Aunque, sin duda, la más sonada de las polémicas la protagonizó Víctor al asegurar que “las chicas saben limpiar genéticamente”. Un comentario lamentable que mereció un castigo por parte del jurado.

Más allá de estas pequeñas polémicas, ahora que el programa ya ha puesto el punto final, es la ocasión perfecta para recoger algunos de los momentos que más nos han llamado la atención de esta segunda edición de MasterChef Junior.

El momento más lacrimógeno

No podía faltar el clásico reencuentro familiar de cualquier reality que se precie. Abuelos y abuelas cocineras con los nietos es una fórmula infalible para provocar lágrimas a cascoporro.

Guillermo la lía parda

Meter los mejillones a fuego fuerte sin nada de líquido podría haber provocado una reacción peor que el ácido clorhídrico encima del sulfato de lo que sea. Pero a pesar de eso, Guillermo no mueve ni una pestaña y niega la mayor. La verdad es que nosotros casi preferimos esta quietud vital al nervio desatado de Teresa.

Vuelve Teresa

Teresa se fue en un descuido del programa. Había que recuperarla -a ella y sus lágrimas- como fuera, así que a media competición nos encontramos con una repesca (otro clásico de los realities). Teresa no desaprovechó la segunda oportunidad y ha llegado casi hasta la final.

Momento caos

Es lo que ha predominado en las pruebas de grupo. Nada sorprendente, por otro lado, porque cocinar en grupo con orden y tranquilidad está al alcance de unos pocos semidioses.

Momento cruel

Cocinar bajo presión de tiempo y con productos que no controlas es una fuente de frustración asegurada. Así fue con Mauro. Su impotencia tiene mucha fuerza televisiva, pero también genera dudas éticas sobre el programa. Y es que durante estas semanas hemos visto muchos lloros -de emoción y de rabia- y las frases más escuchadas en los retos han sido “no puedo” y “no llego”. Incluso a Manuel le sangró la nariz de los nervios en la final. Con lo bien que se cocina en casa y con tiempo…

¿Cuál ha sido vuestro momento favorito? ¿Y el peor? Contádnoslo en los comentarios, que ahora quedan muchos meses por delante hasta la próxima edición y con algo habrá que entretenerse.