BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

MasterChef 5, así son los peculiares aspirantes de la nueva temporada

Un banderillero, una instagramer healthy, un futbolista guaperas, una modelo, una policía… Cuesta creer que después de cinco ediciones MasterChef todavía puedan sorprendernos con su casting de personajes peculiares, pero hay que reconocer que lo han vuelto a hacer: los 16 aspirantes que ayer estrenaron temporada no decepcionan y, mientras duren, prometen dar mucho juego, piques entre ellos, dramas y algo de lloros… Vaya, lo de siempre.

¿Y saben cocinar?, se preguntarán los incautos que después de tantos años no hayan entendido muy bien cómo va esto de los talent show en televisión. Espectáculo, ritmo, chistes un tanto garbanceros y, vale, algún que otro momento de cocina. Y quienes todavía tengan alguna duda, la primera expulsión -dejamos el spoiler para después- es la prueba definitiva.

La fugaz aparición de Esperanza Aguirre fue uno de los momentos estelares del estreno que, para no perder las buenas costumbres, terminó a la 1 de la mañana. Seguro que quienes hoy lunes ya tengan que volver al trabajo estarán encantados.

Pero volviendo al programa y los aspirantes, tras la primera desastrosa prueba a 10 grados bajo cero -se quedaron niños esquiadores sin comer, dramón- y las terribles tartas que perpetraron, tenemos ya casi información suficiente para saber quiénes van a ser los más cansinos, odiables y majos de esta quinta temporada. ¿Vosotros habéis escogido ya?

Adrián, el maromo al que le dejó la novia

Camarero desde hace años y de Tarragona, su drama personal -sin drama no se entra en MasterChef– es que la novia le dejó y se largó de viaje a Costa Rica. Su venganza, por lo visto, fue meterse en el gimnasio, perder kilos y convertirse en un “maromo” -ese es el término usado por MasterChef en las redes- que lanza miraditas a diestro y siniestro. El objetivo no es salir hecho un gran cocinero sino que su ex se de cuenta de que metió la pata. Algo así le dijo Jordi Cruz.

Edurne, la vasca pesada

Tiene su gracia. Los primeros cinco minutos. Porque por mucho que eso del matriarcado vasco nos parezca estupendo, está claro que los hijos de esta aspirante -que también se presentaron, pero no entraron- estarán encantados de perderla de vista durante unas semanas. Parece que cocina muy bien y tiene opinión para todo. Dará mucho juego, sin duda.

Elena, la poli sevillana que canta

Loles León nos dejó traumatizados con eso de cantar, así que la manía de esta sevillana de arrancarse por bulerías a la mínima nos da bastante miedo. Desde hace 7 años es policía nacional, pero parece que quiere cambiar el uniforme por el delantal. Si no canta, nos parece un buen cambio de oficio.

Jordi, el grandote y primer expulsado

144 kilos de alegría. No lo decimos nosotros, lo dicen en MasterChef. Le tocó el marrón de ser líder de equipo durante la primera prueba en la nieve, y no se enfadó demasiado con nadie ni lloró, así que de entrada era uno de los que mejor nos caía. Pese a ello, el programa no dudó en mandarle a casa en lugar de a Nathan y sus lloriqueos. La tele es así, amigos.

Jorge, el futbolista que enamora

Este año Jordi Cruz no va a ser el único guaperas oficial de MasterChef. Además de Adrián, el otro aspirante a este título es Jorge. Futbolista profesional, relaciones públicas y aspirante a cocinero, da la sensación de que lo que más interesa de él es si el tonteo con Miri, otra de las aspirantes, llegará o no a algo. ¿Que MasterChef se parece cada vez más a Gran Hermano ya está dicho desde hace unas cuantas ediciones, verdad?

José Luís, el mindundi de Orcasitas

Emprendedor y agente inmobiliario. No parece una buena carta de presentación para caer bien, pero hay que reconocer que este hombre de 45 años -que se define como buscavidas- ha sabido remontarlo bastante bien. “Soy un mindundi de Orcasitas y me he echado una novia rica”, comenta con bastante gracia. Quiere reinventarse en la cocina y -como él mismo dice- a ver si hay suerte y su chica le monta un restaurante.

Jose María, el banderillero

Tenemos una policía, un futbolista… ¿Qué falta para completar el mapa cañí? Efectivamente, un torero. Se ve que el paso de Manuel Díaz “El Cordobés” por MasterChef Celebrity marcó mucho, y no hay cocina que funcione sin un capote. Banderillero y tonelero de Jerez -insistimos, los del casting son unos genios- está claro que va a ser uno de los perfiles que más juego va a dar.

Laila, la modelo

Una de las mejores cosas de MasterChef es seguir el programa en Twitter. Hay que reconocer el buen trabajo del community manager para animar las 3 horazas de programa, así que dejamos en sus manos los adjetivos para la aspirante modelo: diva y pibón. Temblamos sólo de pensar los chistes y codazos de Jordi y Pepe. De momento, parece que a alguien no le ha caído demasiado bien y su foto oficial…

Lorena, la peluquera de perfil bajo

¿Es cosa nuestra o es una de las que ha pasado más desapercibida? Tanto que hasta nos ha costado poner un título a su perfil. Una cosa está clara: si quiere durar, tendrá que hacerse con un personaje y empezar a dar juego. Esto es la televisión, oiga. A cocinar, a casa.

Miri, la instagramer

Entre lo de instagramer, lo de healthy y lo de usar de forma random palabras en inglés, tiene todas las papeletas para caer mal a mucha gente en muy poco tiempo. Empezando por nosotros. No sabemos lo que durará, pero estamos convencidos de que Miri lo que quiere es más seguidores en Instagram y poder ser una influencer, así que ya estáis tardando.

Nathan, el pijo

Viene de parte de la familia Kao, uno de los nombres vinculados a la mejor comida china en Barcelona. Así que, aunque sea sólo por el roce, algo tiene que saber este muchacho. De momento, no parece especialmente trabajador, y Jordi Cruz ha prometido meterle caña, pero ya le han salvado de lo que parecía una expulsión más que merecida ¿Estaremos ante el típico perfil que evoluciona y emociona a lo largo de la temporada?

Odkhhu, el mongol de Barcelona

Otra ovación cerrada para los responsables del casting del programa: diseñador de moda de Mongolia y residente en Barcelona. ¡Supera eso! Más allá de servir a los guionistas el chiste de Pepe sobre la cantidad de mongoles que viven en Barcelona, por lo que se ha visto hasta ahora es de los que mejor cocinan y parecen tener más idea del tema. Y paciencia, que eso es básico para aguantar a algunos.

Paloma, la viajera

Otro de esos perfiles un tanto anodinos, por mucho que su marido sudafricano y su vida viajera le de un toque exótico al asunto. Con potencial para ser un poco listilla, de momento no ha dado la lata ni llamado lo atención. Le decimos lo mismo que a Lorena: necesitas currarte un personaje ya mismo.

Paula, la vegetariana

Con lo que luce una vegetariana para hacer risas a la hora de cortar un buen trozo de carne, cómo vamos a perdernos esos momentos de diversión. Pero, ojo, que hay más: resulta que se ha echado novio nuevo en los castings de MasterChef y ha mandado a paseo al suyo. ¿Es o no maravillosa la televisión?

Salva, el peluquero de los famosos

Le pones una moto y pasa por el primo de Sergi Arola. Pero más allá de los parecidos -vale, igual cogido con pinzas- resulta que este peluquero acostumbrado a tratar con famosos apuntaba maneras como el típico personaje abofeteable, pero de momento se ha comportado. Le seguiremos de cerca.

Silene, la brasileña

¡Una panadera brasileña! Tampoco es para tanto, comparado con otros perfiles, ¿no? Eso mismo pensamos nosotros, pero resulta que esta aspirante aparecía ya destacada en las primeras notas de prensa del programa, así que igual es porque va a dar que hablar, más allá de sus coloridos peinados. De momento, la panadera hizo una tarta bastante desastrosa, así que…

5 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Javier

    Tongo, desde el primer programa, el enchufado tenía que irse, que le deben los jueces a ese señor, o que a gordo le gusta?

    17 Abril 2017 | 09:21

  2. Dice ser Davinia

    No entiendo a qué vienen laa frasesillas con intento de insulto “con gracia” hacia personas, concursantes de televisión, sí (que ya con eso parece que se permite todo), pero personas. Los hemos visto un día y ya les conocemos de toda la vida.
    Seremos alguna vez capaces de entender que es un reality? Que si todos cocinaran y punto la gente se aburriría? Hay que darle vidilla, y no que sean falsos porque las personas que han entrado es la vida misma, lo que te podrías encontrar por la calle en cualquier parte, esto funciona con las audiencias. Si se quiere ver cocina sólo pues en la tv hay un montón de programas en los que sólo vais a ver recetas y recetas y recetas….
    Dejemos de criticar lo que no es criticable, dejemos de intenta hacernos los graciosos y de hacernos los cultos, que parece que sólo encendiérais la tv para ver Saber y Ganar.

    17 Abril 2017 | 09:39

  3. Dice ser Enrique

    No estoy de acuerdo con Davinia, he visto master chef de otros paises, en especial Australia, y da gusto verlo, los concursantes personas estupendas, y estupendos cocineros,todo lo contrario del de aquí, como mucho hasta ahora, verdadera chusma como personas y como cocineros, de pena, es el peor masterchef de todos los que se hacen, y por descontado sobra la presentadora, no se que pinta….

    17 Abril 2017 | 19:33

  4. Dice ser Davinia

    Para Enrique,
    En todos lado se cuecen habas, y no sé porque usted y quien escriba el blog nombra como “chusma” a estas personas la verdad. No tenéis ni idea de cómo cocinan, siquiera les hemos visto tanto como para valorar cómo son personalmente, y por eso me parece desproporcionado darles un adjetivo y además descalificativo.
    De los programas extranjeros yo le diría que se fiara poco pues una vez comprados los derechos de emisión todo no sale. Además le informo de que como aquí no se machaca a nadie en ninguna parte del mundo. No nos queremos nada. Siempre lo extranjero es lo mejor. Para esto y para todo. Así nos va.

    17 Abril 2017 | 19:37

  5. Dice ser Marta

    Me acabo de quedar flipando cuando la presentadora ha dicho “onigiri” subtitulado como “que aproveche” cuando un “onigiri” es una bola de arroz y aproveché se dice “itadakimas(u)”.
    Programa del 25 de abril 2017

    26 Abril 2017 | 00:34

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.