BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Descubren un nuevo sabor que explica la adicción a la pizza o las patatas fritas

Pizza

¿Eres incapaz de comer sólo un trozo de pizza? ¿Te consideras un auténtico yonqui de las patatas fritas? ¿La pasta te vuelve loco? La ciencia, como siempre, tiene una explicación para estas adicciones que normalmente tendemos a explicar con conceptos como simple vicio o glotonería: los carbohidratos y la posibilidad de que exista un sexto sabor que nuestra lengua sería capaz de detectar.

Así lo sugiere un reciente estudio de investigadores de la universidad del estado de Oregón (Estados Unidos) que a la lista tradicional de sabores (dulce, salado, amargo, agrio y el cada vez más famoso umami que fue añadido hace ya 7 años) suman uno nuevo: starchy. La traducción suena, por ahora, muy poco atractiva (amiláceo), pero el descubrimiento es de lo más interesante, puesto que el experimento demuestra por primera vez cómo nuestro gusto sería capaz de detectar los carbohidratos.

Tal y como explican los responsables del hallazgo, diferentes voluntarios fueron capaz de detectar la presencia de estos hidratos de carbono en diferentes soluciones de agua. Hasta ahora se consideraba -muchos científicos mantienen esta idea y desconfían de este aspirante a sexto sabor- que en realidad estos alimentos con azúcares compuestos son percibidos de la misma manera que el sabor dulce. De todos modos, el experimento demuestra que incluso cuando se bloquean los receptores del dulce este sabor puede ser detectado.

pan

El pan o las patatas fritas y su evidente atractivo para nuestro paladar podrían explicarse con el descubrimiento de esto sexto sabor

patatasclasemedia4

Y es que el estudio sugiere la existencia de un sabor propio para este tipo de comida que -como apuntan en New Scientist– sería difícil de definir porque, dependiendo del país, las personas lo describirían como sabor a arroz, a pan o a harina.

Además de demostrar que el gusto humano es en realidad más complejo de lo que se pensaba, esta senilidad a los hidratos de carbono tiene mucha lógica teniendo en cuenta que en realidad son una de las grandes fuentes de energía en la alimentación humana. Una idea que, además, encaja con la fuerte presencia de este tipo de comidas cuando se enumeran los alimentos más adictivos. ¿Cómo no vamos a tener un sabor especial para la pizza cuando se trata de la comida más adictiva del mundo ?

De todos, no es este el único candidato a convertirse en el sexto sabor de la lista. Hace poco otro estudio apuntaba a la grasa –oleogustus, que suena más fino- como un nuevo sabor que nuestro organismo era capaz de detectar. Parece claro que es sólo cuestión de años y nuevos estudios que la lista siga creciendo más allá de aquellos cuatro sabores primeros que todos memorizamos en el colegio.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser nissiPag

    Pizzaaa… con masa casera y una sabrosa combinación de manzana ácida y bacón…

    http://cocinadeemergencia.blogspot.com/2016/07/pizza-de-manzana-y-bacon.html

    14 Septiembre 2016 | 09:09

  2. Dice ser SENILIDAD

    SENILIDAD
    nombre femenino

    1.
    Estado patológico de debilitamiento físico y mental que padecen algunas personas ancianas y que sobrepasa el grado de pérdida de facultades propio de la vejez.
    “senilidad precoz”
    2.
    formal
    Vejez, ancianidad.

    14 Septiembre 2016 | 10:12

  3. Dice ser Ignotis parentibus

    Ese sabor siempre ha sido la sal.

    14 Septiembre 2016 | 10:29

  4. Dice ser Turay T

    Hahaha, Ignotis parentibus tiene toda la razón.

    14 Septiembre 2016 | 11:55

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.