BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Un kebab en Mustafa’s Gemüse, Berlín

la foto-1

¿Qué comer en Berlín cuando ya estemos hartos de salchicas, codillo y kartofen? Pues probar otro de los platos nacionales: el kebab. Pero no uno cualquiera, sino el que tiene fama de ser el mejor de la ciudad. Y teniendo en cuenta que estamos hablando del lugar donde se inventó el kebab -al menos tal y como lo conocemos por aquí- no parece una tontería.

Así que siguiendo las siempre sabias recomendaciones de dos tipos de lo más viajados  (gracias Carlos y Ángel) nos plantamos en Mustafa’s Gemüse (Mehringdamm 32), en pleno barrio de Kreuzberg. ¿Pasarse un rato en el metro o caminando para comer un kebab en la calle? Basta con ver la cola que a todas horas se forma ante este pequeño kiosko para suponer que, más allá de la moda y los miles de recomendaciones que circulan por ahí, algo tendrá este dichoso kebab.

la foto-4

Según se puede leer por ahí, lo habitual es tener que aguantar una hora de cola. A nosotros nos tocó ración doble: casi dos horas mientras el enorme rollo de carne que acababan de sustituir -llegamos en mal momento- se iba haciendo. Lo bueno del asunto es que la espera es en realidad parte del ritual, porque nada mejor que aprovechar esas dos horas para catar algunas de las muchas cervezas que una tienda de al lado despecha a destajo (a 1,50 la botella de medio litro, peligroso) y darle al currywurst que sirve otro bar cercano.

la foto¿Y cuál es el secreto de este sublime kebab convertido en el más famoso de la ciudad? El tamaño del rollo de carne de pollo (también hay una versión vegetariana), el ambiente de lugar, las verduras y patatas asadas que se incluyen, las salsas, el queso feta que le ponen por encima, el toque de limón…

Y, sí, posiblemente el hambre y las ganas de probarlo al final de la cola también tendrán algo que ver con el éxito que tiene entre los locales y los visitantes que se acercan hasta aquí. La web, por cierto, merece una visita.

Por el precio no hay que preocuparse: el kebab anda sobre los 3 euros y el durum -como siempre más cómodo de engullir, pero triunfó menos- no llega a los 4.

Das perfekte döner que diría la Merkel, aunque no sé si se pasa mucho por aquí. El único problema, eso sí, es que este es un camino sin retorno. Probado el kebab de Mustafa’s Gemüse ya ningún otro nos parecerá lo mismo.


 

 

 

 

 

 

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.