BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

Kürbiskernöl, aceite de semillas de calabaza

DSC04413

Hay vida más allá del aceite de oliva, aunque a nosotros también se nos olvida muchas veces. De entrada, el de girasol para cocinar algunos platos que no requieran la intensidad del aceite de oliva. Y el de sésamo, claro, para darle ese toque exótico a algunas recetas.

Hace poco sumamos uno a la lista aprovechando una visita por Viena y el consejo de una amiga que sabe mucho de cocina austriaca: aceite de pipas de calabaza. Kürbiskernöl, si queremos presumir de idiomas. Un producto que -según nos chiva la Wikipedia– también es típico de ciertas regiones de Hungría, Croacia y Eslovenia e incluso en algunas de ellas cuenta con una denominación de origen protegida. Muy sano y rico en Omega 3, por cierto.

¿A qué sabe? A pipas de girasol, frutos secos tostados… todo con un sabor muy concentrado e intenso. De hecho es suficientemente denso y fuerte como para que haya que moderarse con la cantidad. La textura y el color oscuro (verde oscuro, en realidad) hacen que su aspecto pueda recordar un poco a la dichosa reducción de vinagre de modena, así que podemos emplearlo en su lugar para marcarnos un tanto, en la próxima cena, despistando al personal.

DSC04423

¿Para qué se usa? Más allá de las propiedades medicinales que algunos le atribuyen y sus posibilidades para la repostería -algunos dicen que es mejor no usarlo en caliente porque altera su sabor-, por ahora sólo nos hemos atrevido a usarlo como aderezo en crudo.

Y nos ha gustado mucho para animar una ensalada (con cuscús, tomate y rúcula, en la foto) o unas verduras a la plancha con un punto original. Tenemos pendiente probarlo con pescado asado -en crudo, también, antes de servir- o como proponen por aquí para añadirlo a una crema de verduras.

Aunque en Austria es fácil de encontrar en cualquier tienda o supermercado, por aquí resulta un poco más complicado dar con él. Y caro, por supuesto. Más allá de herboristerias, centro de dietética y demás, donde casi lo venden en la sección de productos milagrosos -es que somos muy escépticos-, en Mumumio venden uno  de 250 cl. por 12 euros. Y aportan algunos consejos interesantes sobre su uso y maridaje, por cierto. Es caro pero, como decíamos, la buena noticia es que hay que usar muy poco.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.