BLOGS
La Gulateca

Recetas, libros, gadgets, vinos, restaurantes... Un blog de gastronomía sin humos

En la cocina con la drama mamá

dramamamaPodemos discutir si un cocinillas nace o se hace, pero lo que es casi seguro es que detrás suyo hay una madre. Una madre para la que cocinar es algo casi natural, que le ha venido dado por la herencia familiar y la obligación de dar de comer a la familia a diario, con ganas o sin ganas de innovar. Las madres son una auténtica enciclopedia de la cocina popular, la de toda la vida. Esa cocina sin tonterías, como dirían ellas mismas.

Pero no nos engañemos. La relación entre madre e hijos -¡e hijas!- no siempre es fácil. Y si no es fácil cuando la afición a los fogones nos une, ya no digamos cuando el descendiente es de los que no es capaz ni de freír un huevo. Por cierto que freír bien -he dicho bien- un huevo no es nada fácil.

Este tipo de relación es la que ha plasmado Amaya Ascunce en su nuevo libro sobre la drama mamá. Ya sabeis, esa madre a la que hemos oído frases del tipo “como tenga que venir yo”, “tómate el zumo rápido que se le van las vitaminas” o “si eres mayor para trasnochar, también para madrugar”. O sea la gran mayoría.

Con el estilo propio de Ascunce -mucho sentido del humor y una gran capacidad de parodia- se presenta este recetario en versión drama mamá. No es que sea el libro definitivo de la cocina tradicional, pero entre risas más de uno conseguirá entender cómo hacer una tortilla de patatas como Dios manda, unos calamares en su tinta, o el típico bizcocho de yogur segun las tías de la autora.

Y es que si la autora, que confiesa haber conseguido  el peor arroz blanco de la historia -estaba asqueroso segun sus invitados-, es capaz de sacar adelante algunos de estos platos, eso significa que casi toda la humanidad puede.

Pero ‘En la cocina con la drama mamá’ es sobre todo un libro para pasar un buen rato y reírse, que tampoco viene mal. Las recetas son casi secundarias, aunque paradójicamente sean el motivo del libro. Pero en todo caso seguro que tanto el cocinillas más auténtico como el más patoso encontrará algo útil en el libro.

Por cierto, por ponernos algo puntillosos, algo falla en el libro en cuanto a la comprensión de las recetas. Hay demasiado lenguaje gastronómico materno sin traducción. Y ya sabemos que cuando no somos expertos, seguir indicaciones del tipo “lo que admita”, “que se cueza” o “tú ya verás” puede alterarnos mucho los nervios.

Para conseguir descifrar este enrevesado lenguaje lo mejor es seguir a nuestra compañera Ninna y su serie ¿Qué quiere decir tu madre? Amaya, si nos lees, pues eso: ahí tienes una ayudita.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Danza de Fogones

    Seré marciana porque a mi me encanta la cocina y mi madre la odia 😛 El libro tiene muy buena pinta, habrá que leerlo!

    23 Mayo 2013 | 09:36

  2. Dice ser Concha Fernandez

    Yo me lo he pasado”pipa” con este libro.

    23 Mayo 2013 | 17:17

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.