BLOGS

Guía navideña de vinos buenos, bonitos y baratos

Vinos-Navidad

Encontrar un buen vino poniendo sobre la mesa un montón de euros es lo fácil. El reto -y lo que nos gusta- es dar dar con vinos buenos a un precio ajustado. De esos que juegan muy bien la baza de la relación calidad-precio y que incitan a retar a los entendidos de turno a que adivinen su precio. ¿Menos de 10 euros? ¿En serio? Pues sí.

Aunque es verdad que en las navidades, en muchas casas, hay algo más de margen presupuestario para el vino, de lo que se trata es de demostrar que se puede beber bien y rico sin gastarse mucho dinero. Y para conseguirlo, mucho mejor que vagar sin rumbo por la bodega o el supermercado, es consultar con dos de los mayores entendidos en el arte de encontrar vinos decentes a buen precio: Alicia Estrada, autora de Los 100 mejores vinos por menos de 10 €  y Joan C. Martín autor de Los Supervinos 2015, una recopilación de nada menos que 134 vinos por menos de 7 euros y 16 más por menos de 15.

DSC07152

Dos guías que, ademas de ser un estupendo regalo para estas fechas, resultan el mejor mapa cuando nos proponemos encontrar vinos buenos, bonitos y baratos. Así que con su ayuda hemos elaborado una lista de propuestas para disfrutar o regalar en Navidades sin que apenas se resienta el bolsillo.

¿Pero cuál es el truco para dar con estos vinos? Lo primero, fuera complejos, recomienda Estrada, especialista en comunicación y enoturismo. “Lo importante es que nos guste y que disfrutemos compartiendo una copa”, defiende. También es básico tener algunos conceptos claros, recomienda Joan C. Martín, aunque suenen muy básicos: “Hay que mirar el precio en relación al tiempo, si es crianza, fermentado en barrica, reserva… Los jóvenes, sean de dónde sean, deben ser mas baratos”.

Vinos buenos hay en todas las denominaciones de origen, en eso coinciden los dos expertos. Pero más allá de esta idea, Estrada apuesta por descubrir los vinos más cercanos de nuestra zona. Y mucha “promiscuidad neológica”, como lo define ella. “Muchos territorios periféricos ofrecen además vinos con una excelente relación calidad-precio, quizás porque no son tan conocidos en el mercado”.

DSC07156

Joan -enólogo y escritor valenciano- concreta un poco más con algunas pistas que merece la pena tener bien presentes: tintos de L´Empordà -DO revelación en su guía de este año- tintos de la DO Alicante; vinos de la Tierra de Extremadura, “porque algo bueno está en marcha”; vinos andaluces de montaña, como el Veleta Nolados de la Alpujarra o el Quitapenas de Sierra de Málaga; y la DO de Catalunya, “que lo está haciendo muy bien”.

Trazar líneas  en cuanto a los precios tampoco es nada fácil. Ni todos los vinos por debajo de 10 euros son malos -ni mucho menos- ni los que valen mucho más son necesariamente mejores. Así lo explica Alicia Estrada: “La calidad y el precio no siempre van de la mano. Un vino de 2 euros puede valer mucho más de lo que pagamos por él, o al revés, ser tan malo que no vale ni los 2 euros que piden. Tampoco pagar 20 euros garantiza la calidad de un vino”.

Pero mientras memorizamos estos consejos, mejor dejar en manos de ellos la elección de los mejores vinos para esta Navidad. Una selección para acompañar el menú y que incluye más de una decena de propuestas que no sobrepasan los 10 euros.

Vinos Navidad 01

Las propuestas de Alicia Estrada

· Fino de Lustau. Hay que atreverse a tomar los buenos jamones con vinos generosos.

· Algueira Brandán. Un blanco joven de la Ribeira Sacra para acompañar el pescado.

· Abadia San Quirce. Un tinto de DO Ribera del Duero que va muy bien con el asado.

· Convento Naranja 2009. Algo diferente para los postres. Un vino naranja de la D.O Condado de Huelva.

· Garnatxa Solera de Mas Llunes, de DO Empordà. Un vino dulce para terminar o seguir la fiesta.

Vinos Navidad 02

Las propuestas de Joan C. Martín

· Raspay, un tinto de la bodega Primitivo Quiles de Alicante. Para quienes se animen a hacer un puchero en Navidad.

· Blanc d’Enguera, un blanco de la DO Valencia para pescados y mariscos. O cualquier Rias Baixas de la guía, claro.

· Martí i Fabra vinyes velles, un tinto de DO L’Empordà elegante y vigoroso. Para las carnes y guisos.

· MO, de Sierra Salinas. Un tinto especiado, con sabor salino y fresco a un precio excelente y perfecto para seguir con los quesos.

· Finca Constancia, un tinto de Castilla perfecto para los asados y que además aguanta muy bien el paso del tiempo.

· Cava Dominio de la Vega Brut NatureUna propuesta más allá de los clásicos del Penedés, también muy recomendables.

DSC07153

Y por si alguien necesita más ideas, reproducimos con el permiso de Alicia Estrada su Top Ten de entre la selección de los 100 mejores vinos del año por debajo de 10 euros. Una lista que, junto al ranking anual de Mileurismo Gormet, merece la pena tener siempre a mano.

· Artuke Pies Negros 2011. DO CA Rioja. Tinto, crianza 12 meses. 8,55 €.

· Nietro Garnacha Viñas Viejas 2012. DO Calatayud. Tinto, crianza 6 meses. 6,05 €.

· Finca La Colina Verdejo 100% 2013. DO Rueda. Blanco. 100% verdejo joven.  9,24 €.

· Orto 2012. DO Montsant. Tinto, crianza 3 meses. 9 €.

· Rafael Cambra Dos 2012. DO Valencia. Tinto, crianza 10 meses. 8,30 €.

· Alvear Pedro Ximénez Añada 2011. DO Montilla-Moriles. Vino de licor. 8,60€.

· Abadía de San Quirce 2012. DO Ribera del Duero. Tinto, crianza 6 meses. 8,15€.

· Rayuelo 2009. DO Manchuela. Tinto, crianza 8 meses. 8,40€.

· Pedrazais Godello sobre lías 2012. DO Valdeorras. Blanco joven. 8,95€.

· Castillo de Belarfonso 2012. DO Méntrida. Tinto, crianza 5 meses. 8,50€.

¿Qué robot de cocina me compro? Comparamos los mejores del mercado

ComparativaRobots

Tomada la decisión de invertir en un robot de cocina, llega la pregunta del millón: ¿Cuál me compro? No es una cuestión sencilla teniendo en cuenta que estamos hablando de un desembolso de entre 500 y 1.100 euros según el modelo elegido. Así que por si está en vuestros planes, en la lista de regalos o en la carta a los Reyes Magos para este año -eso sí que es haberse portado bien- hemos reunido cuatro de los robots de cocina más interesantes del momento: la Thermomix TM5 -de la que ya os hablamos hace unos días-, la Moulinex Cuisine Companion, la más desconocida SuperCook S110 y la Taurus MyCook.

Es verdad que, en líneas generales, todos cumplen su cometido, tienen unos acabados decentes -acordes a las grandes diferentes de precio entre ellos, claro- y posiblemente no defraudarán. Pero ¿qué es lo mejor y lo peor de cada uno de ellos? ¿Con cuál nos quedamos después de haber trasteado un poco con los cuatro? 

Moulinex Cuisine Companion

Moulinuex Cousine Companion

Su diseño es de los que más nos convence porque consigue combinar el recipiente de mayor capacidad (4,5 litros) con un tamaño bastante compacto, en comparación con el resto de modelos. Otro detalle que nos ha gustado mucho -el resto deberían tomar nota- es que la tapa transparente permite seguir el proceso de cocinado de los alimentos de forma muy sencilla. Además es muy fácil de limpiar y el cestillo que todas incorporan para cocer arroz o verduras es de acero inoxidable en lugar de plástico. ¿Lo peor? Una pantalla demasiado pequeña y básica y que, a diferencia del resto, no cuenta con accesorio externo para poder cocinar al vapor. Cuesta unos 700 euros.

SuperCook SC110

SuperCook

Es, posiblemente, la más desconocida de este cuarteto. Algo que también tiene su parte positiva porque con un precio de unos 525 700 euros es de las más competitivas. No sólo es compatible con todas las recetas de Thermomix, sino que permite que nos descarguemos recetas de Internet y las introduzcamos mediante una tarjeta SD. También podemos modificarlas y compartirlas, algo que no es posible en la nueva Thermomix digital TM5. No nos convence del todo su diseño y tamaño -es la más voluminosa- y es una pena que su gran pantalla táctil y el interfaz estén tan desaprovechados.

Taurus MyCook

Taurus MyCook

Moulinex tiene al omnipresente Jordi Cruz, y Taurus a Chicote. Pero más allá de esta diferencia, el robot MyCook presume de ser el único del mercado con sistema de cocción por inducción. Una diferencia más teórica que práctica porque la verdad es que no hemos visto que a la hora de la verdad sea una clara ventaja. Se trata de un modelo bien construido, con unos mandos muy sencillos pero que permiten un manejo rápido. Igual que la Cuisine Companion, sus accesorios son de acero inoxidable. ¿Problemas? No permite ningún tipo de programación, es algo difícil de abrir y cerrar y también la más complicada para limpiar. Cuesta unos 750 euros.

Thermomix TM5

Thermomix TM5

La reina de los robos de cocina no necesita presentaciones. El precio (unos 1.100 euros) es, sin duda, su principal problema porque, por lo demás, nos ha gustado mucho: la construcción -es muy sólida-, los sistemas de cierre y seguridad, la integración de la pantalla táctil, la potencia, el manejo… Un detalle que no nos convence es el sistema cerrado de recetas que no permite ni compartirlas ni descargarlas.

¿Con cual nos quedamos? Aunque la opción fácil si no ha problemas de presupuesto sería ir a por la Thermomix, tras analizar los puntos a favor y en contra de cada una de ellas, nuestra ganadora es la SuperCook SC110. Y es que, pese a sus limitaciones y el tamaño algo excesivo, por precio y prestaciones es la más competitiva del grupo.

Casi todo lo que siempre quisiste saber sobre la trufa y todavía no habías preguntado

DSC07070

Las trufas siempre han estado rodeadas de cierto halo de misterio. Tal vez por su precio -que sin ser tan alto como igual creemos, tampoco es para comer todos los días- por la dificultad de encontrarlas o por ese sabor y aroma tan peculiares, lo cierto es que para muchos siguen siendo unas grandes desconocidas.

Así que, aprovechando la Navidad y que la trufa negra ha empezado su temporada, vamos a darnos un pequeño capricho y, de paso, intentar descubrir algo más sobre este misterioso hongo que -según leíamos recientemente- también apasiona a la mismísima Oprah Winfrey. Ella se va hasta Italia en busca de las carísimas trufas blancas pero nosotros hemos optado por quedarnos más cerca y probar trufas negras.

Hablamos concretamente de las Tuber Melanosporum Vitt, más conocida como trufa negra o trufa del Périgord. Ésta es la variedad que comercializa Bubbub (ese es el sonido que hace el perro al dar con una trufa) una tienda on-line especializada en la venta de trufa negra fresca de Catalunya, una de las principales zonas de recolección -en las comarcas de l’Anoia, l’Alt Urgell, el Bages, el Berguedà, Osona y el Solsonès sobre todo- del país, junto a Aragón (Huesca y Teruel), Navarra, Soria y Castellón.

DSC07078

DSC07063

Con ellos hemos hablado para intentar aclara algunas de las dudas más habituales para quienes se asoman por primera vez a este apasionante mundo. Empezando, claro, por lo más sencillo. ¿Qué tipo de trufa podemos encontrar? Además de la citada trufa negra (piel rugosa, de color negro brillante y a veces rojiza, con verrugas piramidales y carne (gleba) de color negruzco con las hifas blancas muy finas) y la codiciada y carísima trufa blanca (Magnatum Pico) que sólo se encuentra en Italia y Croacia, también existe la Tuber Uncinatum (similar a la trufa negra pero con carne de color marrón claro y un sabor y perfume más suaves y menos intensos), la trufa Brumale (de menor valor gastronómico y que se suele usar para adiestrar a los perros) y la trufa Aestivum, que se encuentra en verano, pero con menos aroma y sabor.

Por último está la trufa Indicum, que llega desde China pero que pese a su parecido exterior con la trufa negra carece de sabor y aroma. “Se encuentra en conserva en muchos supermercados, en botes de cristal, e incluso se suelen utilizar aromas y tintes artificiales para maquillarla al estilo de las Melanosporum“, nos advierten desde Bubbub. Así que atentos.

 ¿Y cuál es la mejor temporada para comprar y comer trufas? Pues ya mismo: a partir de diciembre y hasta marzo. De hecho, en el caso concreto de Catalunya, la temporada está legislada y sólo se pueden recolectar y vender trufas negras -hablamos siempre de Tuber Melanosporum- del 15 de noviembre al 15 de marzo, estando prohibido fuera de este periodo.

DSC07094

DSC07097

Francia es, con diferencia, el principal consumidor de este producto, por cultura y tradición. En lo que respecta a producción, Francia, España e Italia están a la cabeza. ¿Pero la trufa se puede “cultivar” o sólo crece salvaje? Más que cultivar se habla de micorizar, es decir, infectar un árbol (nogal, castaño…) con esporas de trufa y esperar que se desarrollen. Como dato curioso -nos explican- alrededor de un árbol trufero no crece hierba.

Pero antes de que nadie se eche al monte a escarbar bajo árboles sin hierba alrededor, la verdad es que el mundo de los recolectores, las zonas, los precios y la venta siempre ha sido muy competitivo y hermético. De ahí también ese punto de misterio del que hablábamos al principio.

¿Es tan cara como creemos? Uno de los problemas de la trufa es que, cuando los medios de comunicación hablan de ella, suele ser para resaltar sus precios desorbitados. Sin ir más lejos, a principios de este año dos trufas subastadas con carácter benéfico en Madrid Fusión alcanzaron precios de 5.000 y 3.000 euros.

Aunque el precio varía semanalmente y fluctúa como la Bolsa, no hace falta pagar tanto para probarla. Una trufa negra como la que aparece en las fotografías -de unos 30 gramos- andaría entre los 20 y 25 euros y, como veremos, puede cundir mucho. Estamos, por tanto, ante un lujo gastronómico bastante asequible.

Además, dentro de las trufas negras frescas, también se pueden distinguir varias categorías (extra, categoría 1 y categoría 2) dependiendo de su tamaño y aspecto. Aunque el precio es diferente, su sabor evidentemente es el mismo.

DSC07130

DSC07126

 ¿Y cómo las conservamos? En el caso de las que comercializa Bubbub llegan ya limpias, cepilladas y listas para consumir. Lo mejor para conservarlas es envolverlas en papel de cocina y colocarlas en la nevera dentro de un tarro junto a la bolsita antihumedad que las acompaña durante el transporte en frío. Aguantan perfectamente entre una y dos semanas, pero después habría que congelarlas.

Cocinar con trufa  puede ser tan sencillo como rallar unas láminas sobre un plato de pasta pero, en realidad, tiene esa complejidad de los productos nobles, en los que la excesiva intervención del cocinero puede empeorar el producto original. Dicho más llanamente: mejor no tocarlo demasiado para no estropearlo. Y como la clave está en su aroma, textura y sabor, lo mejor y más sencillo es un tratamiento en crudo o semicrudo. Que maride con productos templados o fríos, pero no excesivamente calientes para no matar sus propiedades.

DSC07037
DSC07044

¿Qué podemos hacer con una trufa como la que tenemos entre manos? Para empezar, pensar cómo podemos aprovecharla al máximo. Así, por ejemplo, uno de los recursos más habituales es trufar unos huevos, es decir, impregnarlos con el característico aroma de la trufa que, por cierto, también se notará por casa y en la nevera. Una trufa de 20 o 30 gramos puede trufar media docena de huevos -dentro de un bote cerrado y en la nevera- en 24 horas o hasta 3 días si nos gustan con un sabor más intenso.

Nosotros hemos probado con huevos de codorniz y un día ha sido más que suficiente para que tomen el aroma de la trufa. Por cierto, aunque en la foto no aparecen para que se pudiera apreciar la idea, mejor proteger un poco la trufa con papel de cocina. Tras este periodo, hemos frito los huevos de codorniz y los hemos colocados sobre una rebanada de pan previamente tostado. Rematamos con unas láminas de trufa y tenemos un aperitivo de lujo para estas fechas.

DSC07120

También podemos aromatizar aceite en casa para aprovechar al máximo esa trufa. Más aún si tenemos en cuenta que gran parte del aceite de trufa que se comercializa posiblemente tenga que ver más con aromas artificiales que con haber estado realmente con un trufa, sobre todo si hablamos de los aceites de trufa blanca. En todo caso, si queremos probar, dejaremos la trufa sumergida en aceite un máximo de tres días para evitar que se produzcan hongos. Después, por supuesto, podemos utilizar nuestra trufa negra.

¿Y a qué sabe? Sin duda, eso es lo más difícil de explicar dada la complejidad de su sabor y aromas. Es un sabor intenso pero curiosamente mucho más suave y delicado que el de los numerosos productos con “sabor a trufa” que pueden encontrarse en el mercado. Lo natural frente a lo artificial, como siempre. En cualquier caso, mucho mejor que intentar explicar los matices de su sabor (tierra, cacao…) es probarlas. Y estas Navidades puede ser un buen momento para ello.

Segundo Desayuno para Hobbits

Gandalf_Bilbo Decía Gandalf el Gris que los Hobbits son criaturas extrordinarias y, ciertamente, lo son. Pequeños seres afables, alegres, hospitalarios, generosos y ¡gourmets! Hay quien dice que los Hobbits son a la Tierra Media lo que los foodies a la extraña era en la que vivimos. Nosotros no los calificaríamos exactamente así -el concepto foodie es bastante un poco de bofetada- pero creemos firmemente que todos deberíamos incorporar a nuestras vidas un poco de la actitud vital del Hobbit, al menos -aunque no solamente- en lo que al buen comer se refiere.

Por si hay algún despistado que no ha vivido en este planeta en los últimos 15 años, los Hobbits son pequeñas criaturas que viven en La Comarca, una aislada región de la Tierra Media que permanece ajena a las luchas de poder, conspiraciones, guerras y demás follones generalizados en el resto de la Tierra Media.

El Anillo Único o los derechos dinásticos al trono de Gondor son cosas que importan entre poco y nahobbits_feastingda en La Comarca. Allí lo importante es vivir y disfrutar de una vida sencilla junto a amigos y parientes que, aunque a veces son un incordio, no dejan de ser los tuyos. Los Hobbits se trabajan su propio alimento, cultivando cereales, frutas y verduras como se ha hecho toda la vida, criando y cuidando a sus animales y pescando. Los Hobbits respetan las temporadas de los alimentos y han aprendido a sacarles el máximo partido en la cocina.

No es de extrañar, pues, que los Hobbits tengan fama de glotones. Sus celebraciones giran en torno a la comida y también lo hace su día a día. Los medianos tienen seis comidas diarias impepinables, a saber: El Desayuno, el Segundo Desayuno, el “Once” o tentempié, la comida, el té de la tarde y la cena, sin descartar un resopón.

Con el estreno de la tercera y última parte de la trilogía El Hobbit a la vuelta de la esquina, hemos decidido proponeros un par de ideas para daros un homenaje con un Segundo Desayuno típico de La Comarca. Eso sí, adaptado a nuestros tiempos y un tanto menos contundente que el que tomaría un mediano en un día de fiesta.

Nuestro menú estará compuesto de un revuelto de setas -imprescindibles en la dieta Hobbit- huevos y especias, con tocino y salchichas como plato principal, y unos scones de calabaza graseados por si te quedas con hambre. Vamos a ello.

Ingredientes (para 2 personas)

  • 250 gr. de setas
  • 4 huevos
  • 1 cebolleta
  • Perejil picado
  • 2 cucharadas de nata líquida
  • Sal
  • Pimienta
  • 4 lonchas de tocino fresco
  • 4 salchichas

Elaboración

Antes de ponernos a ello, un par de aclaraciones. No especificamos el tipo de setas para que escojáis la que más os gusten o las que tengan mejor cara en la verdulería, pero este tipo de revuelto es ideal para setas de sabor suave. Si usáis hongos más fuertes quizá deberíais probar con otras preparaciones.

El segundo apunte es en relación a las salchichas. Nosotros hemos usado longanizas de la zona de Levante porque eran las que teníamos en casa pero a este Segundo Desayuno le van estupendamente las salchichas inglesas o incluso las alemanas.

Ahora sí, lavamos las setas. Si son grandes las troceamos, picamos la cebolleta y el perejil y reservamos. Ponemos a calentar una sartén honda con un chorro de aceite de oliva, añadimos la cebolleta y dejamos que poche ligeramente durante unos 3-4 minutos a fuego medio removiendo de vez en cuando. Preparamos también la sartén o parrilla para las salchichas y el tocino.

Mientras se hace la cebolleta, batimos los huevos en un bol, añadimos una pizca de sal y pimienta y la nata líquida, removemos bien y reservamos. Cuando la cebolleta haya empezado a volverse transparente, añadimos las setas y salteamos durante un par de minutos. Añadimos la mezcla de huevo y nata y el perejil. Removemos y dejamos que el huevo cuaje al gusto. A nosotros nos gusta más bien meloso pero si os da cosita podéis dejarlo cuajar más. Corregimos de sal y pimienta y listo.

Tened en cuenta que debéis ir cocinando las salchichas y el tocino simultáneamente para comerlo todo caliente.

Para acompañar este plato principal podéis preparar una tabla con pan de verdad y quesos, ahumados y/o encurtidos. Productos también básicos en la alimentación Hobbit.

scones2

De postre, como hemos dicho, tomaremos unos scones de calabaza, en concreto unos deliciosos que preparamos por aquí hace ya algún tiempo. La receta entera, que os recomendamos preparar con tiempo, en este enlace.

Para beber: vino tinto o, en su defecto, cerveza. Eso si quieres ser como un auténtico Hobbit, aunque si te decantas por algo menos alcohólico por la mañana no se lo diremos a nadie.

Por último, el menú de este Segundo Desayuno es personal y transferible -vamos, el que nos gusta a nosotros- pero hay un millón de opciones más que los seguidores de la saga de Tolkien seguro podréis adivinar. Para los profanos, os dejamos el enlace a una web creada por Warner hace un par de años donde se pueden encontrar recetas -sugeridas desde la productora y subidas por los propios fans- para infinidad de comidas Hobbits. Si os animáis a preparar alguna estaremos encantados de ver el resultado.

¡Buen provecho, Hobbits!

Ideas para regalar en Navidad: 10 gadgets de cocina

GaggetsNavidad2014

Por Carolina e Iker

Aunque para alguien normal un trasto de cocina puede ser un regalo de esos que obligan a poner cara de circunstancias y la mejor sonrisa falsa -“qué bien, una mandolina para las verduras, lo que siempre había soñado”- nada le gusta más a un cocinillas que encontrarse un gadget debajo del árbol.

Aunque en nuestra lista de regalos con un toque de diseño ya se coló alguna cosa que pasaría perfectamente como trasto de cocina, ahora nos hemos puesto más serios y seleccionado una decena de ideas para presupuestos ajustados y bolsillos más amplios: desde artilugios de lo más curiosos y económicos hasta cafeteras que lucen mucho, trastos para ayudarnos a hacer una sopa o esos moldes que no pueden faltar.

Si alguien echa de menos los robots de cocina que no se preocupe porque en breve publicaremos una comparativa con los modelos más populares del mercado, sus puntos fuertes y sus debilidades. Pero, de momento, ahí van nuestras propuestas navideñas para quienes quieran regalar(se) un gadget de cocina.

 1- Illy X1 y Chemex, cafés clásicos

X1-Chemex

Hay vida más allá de las cápsulas de café. Para esos que prefieren elegir el molido y la mezcla de su café y que quieren una cafetera express en casa, esta Illy X1, basada en el diseño de la Frances Francis, es ya un clásico. Su diseño nos encanta y aunque el precio puede asustar -anda por los 600 euros- dentro del mundo de las cafeteras express no es una locura. De todos modos, como a nosotros tampoco nos llega el presupuesto, una opción interesante es la X7.1, que mantiene esas atractivas líneas pero sustituyendo el sistema de café molido por las cápsulas Iperespresso que ya probamos aquí hace tiempo. Este modelo anda sobre los 200 euros. Y para los cafeteros más clásicos, otra apuesta segura: la mítica Chemex -un diseño de los años 40- que puede encontrarse por entre 40 y 60 euros dependiendo del tamaño.

2- Karoto, el sacapuntas para zanahorias que no necesitas (pero quieres)

Karoto

Para los presupuestos más ajustados la gama de gadgets de Monkey Business -fáciles de encontrar on-line y en muchas tiendas- es un auténtico tesoro. Y un peligro para la tarjeta de crédito porque, aunque en realidad no necesitas para nada la mayoría de trastos que ofrecen, de repente tu cocina parece huérfana sin un invento como Karoto. Y es que este curioso sacapuntas está diseñado para conseguir tiras de zanahoria de una forma muy original. Tus ensaladas no volverán a ser lo mismo. Lo hemos visto en Vinçon por 16 euros.

3- Pop Kiss, el amor entre Lekue y Escribà

Lekue Pop Kiss

Aunque es fácil sacar algún regalo de la cada vez más infinita lista de productos de Lekue, nosotros nos hemos quedado con el fruto de su colaboración con el popular pastelero Christian Escribà. Dentro de esa colección, el molde para hacer besos de chocolate en forma de bombones o piruetas nos parece una opción simpática para los que reivindiquen el besuqueo y la pasión en versión navideña. Además del recetario -en la web también se pueden ver algunas propuestas- se incluyen etiquetas para personalizar las creaciones e incluso unos colgadores de puerta para dejar allí las piruletas de chocolate.

4- Unikia Stirio, el remover se va a acabar

unikia

Hay algunos platos que requieren de movimientos constantes para que se hagan o no se peguen. Lo que se conoce comúnmente como “hacer músculo dándole a la cucharada de palo”. Para librarnos de esta tarea tan desagradable llega Stirio, un sistema de ayuda en la cocina que cuenta con dos brazos que se adaptan a cualquier cazuela que tenga un diámetro de entre 16 y 28cm. En la parte superior dispone de un motor que es el encargado de mover un par de espátulas y, consecuentemente, la comida que haya en la perol. Este inventazo cuesta unos 50 euros y cuando lo veas funcionando en este vídeo vas a querer uno.

5- ¿Cuchillo o katana?

Cuchillos-samuraiComo todo buen cocinillas sabe, no hay nada peor que un cuchillo que no corte. Es verdad que siempre es un buen argumento para justificar cualquier destrozo, pero ha llegado el momento de incluir en la carta de regalos uno en condiciones. Las opciones son infinitas y posiblemente si nos lo proponemos sería posible gastarse la herencia de un par de generaciones en alguno con uranio forjado a mano en Japón.

Pero como tampoco es plan, por 43 euros podemos hacernos con este simpático juego de cuchillos samurais, con su funda roja en plan katana y un soporte a juego con estilo nipón. Incluye cuatro modelos con tamaños de 19 hasta 32 centímetros y, aunque estamos convencidos de que no serán los mejores del mundo, lucirán mucho en nuestra cocina. Y para cortar el sushi seguro que sirven.

Cuchillo Arcos

De todos modos, si queremos algo más serio y con pinta más profesional, estos de la seria Universal de Arcos -made in Albacete-  pueden ser una buena opción para quienes busquen un cuchillo de uso general y con un precio muy moderado. Cuesta entre 18 y 20 euros según el tamaño.

6- iDevices iGrill, el iAsado perfecto

iGrill

Solo la práctica hace que los asados queden perfectos. Pero ojalá fuese tan fácil como eso. La temperatura de la carne o el tamaño de la misma pueden hacer que el tiempo de cocción varíe lo suficiente como para arruinarnos nuestro pavo de Navidad. iGrill es un termómetro, compatible con dos sondas simultáneamente, que impide que esto suceda. La información recibida se traslada a nuestro dispositivo móvil (iOS) gracias a la tecnología Bluetooth. Dile a la aplicación lo que estás cocinando y iGrill te avisará de cuándo está tu guisote en su punto. Esta a la venta en las tiendas de Apple por unos 80 euros.

7- IKEA Produkt, la minibatidora que no puede faltar

Ikea Produkt

Antes de que alguien nos acuse de ser unos snobs que manejan fajos de 500 euros cual consejeros de Caja Madrid, aquí va una propuesta más asequible que un buen paquete de arroz: esta batidora de leche de Ikea que sale por 2,5 euros. Perfecta para todos los bolsillos, lo mismo te hace espuma de leche caliente para un capuccino, que te remueve el Cola Cao con la leche bien fría, que te quita ese grumo en la salsa que no debería estar ahí. Un gadget muy versátil -y la mar de sencillo de utilizar- que funciona con dos pilas y que resultará muy práctico para los más y los menos cocinillas de la casa. Suponiendo, claro, que quede alguna casa en la que no haya ya uno de estos.

8- Bodum Bistro, porque tu cocina necesita una amasadora de color

Bodum Bistro

Una cocina cuqui sin una KitchenAid de colores parece que está un poco huérfana. Nosotros, que tampoco somos muy amigos de los cupcakes y compañía pero si nos gusta pastelear un poco, también queremos una. Pero por salirnos del rebaño nos vamos hasta Italia. Y es que la firma Bodum también tiene su propia amasadora, con un diseño bastante peculiar y atractivo. Ah, ¿que la quieres para cocinar y no sólo para decorar? Vale, pues tiene 7 velocidades, un bol de 4,7 litros de capacidad, una práctica tapa que permite añadir ingredientes sin salpicar y 700 w de potencia. Aunque su precio habitual suele ser más alto, en GadgetsCuina tienen ahora mismo el modelo rojo a 250 euros. Muy tentador.

9- El cortador de queso Polaroid

Polaroid Queso

Vamos a suponer que eres de esas personas que compra el queso en tacos. Supongamos también que te gustan las cámaras Polaroid y que eres los suficientemente friki como para combinar esas dos ideas. Si es el caso, o conoces a alguien así, éste es el regalo perfecto: el cortador de queso con forma de cámara Polaroid. Es altamente probable que lo uses un par de veces y pase a ser un objeto decorativo, pero como cuesta sólo 12 euros tampoco es una mala inversión. Quién sabe, incluso puede servir como mandolina extraña.

10- Philips Másquesopas, para los muy soperos

Philis Masquesopas

No, no hace falta un aparato para hacer sopas y cremas. Pero después de probarlo hay que reconocer que, si somos muy adictos a estas preparaciones, este aparato de nombre bastante memorable puede sernos realmente útil. Además, su precio -cuesta algo más de 100 euros- y tamaño son moderados en comparación a cualquier robot de cocina. Perfecto tanto para quienes quieren hacer una crema sin complicarse la vida como para los que prefieren experimentar con nuevos platos, también convierte lo de hacer mermeladas en un juego de niños. Por cierto, nosotros estuvimos jugando unos días con él y preparamos esta estupenda crema de zanahoria con curry.

11- ¿Más ideas? Ningún problema porque nuestra sección de trastos está repleta de artilugios interesantes, como esta cafetera para el coche de Lavazza, el descorchador de vinos más genial que conocemos, la heladera Zoku, esta señora panificadora de Panasonic o este juego de coctelería del mismísimo Dry Martini.

Televisión extrema para desintoxicarse de la programación navideña

bizarre-foods

La Navidad ya está aquí  y con ella esa sensación del “día de la marmota“: los mismos anuncios de siempre, las mismas tradiciones de siempre, las mismas reuniones familiares con comida a mansalva, y más alcohol del que sería conveniente, y la misma programación televisiva ñoña y azucarada de cada año.

Parece apocalíptico sí. Y aunque seguro que muchos estáis esperando estas fiestas de paz y felicidad, hay otros que desearían poner tierra de por medio y huir al rincón más recóndito del planeta.

A estos últimos va dedicada nuestra sección gastrotelevisiva de este mes. Nada mejor para desengrasar de tanta receta navideña, tanto turrón, cava, cordero, marisco y canelones que una buena selección con los realities gastronómicos más extremos. Es posible que a más de uno se le quiten las ganas de viajar a ciertos lugares, pero por otro lado también dará nuevos temas de conversación para impresionar al cuñado en la comida familiar. Lo que es seguro es que nada mejor que esta terapia de choque para valorar ese guiso tan normalito de la comida de Navidad.

Bizarre Food (Gastronomía insólita), de Andrew Zimmern


El clásico de los programas de gastronomía y viajes. Zimmern ha recorrido cada rincón del planeta y no le ha hecho ascos a nada de lo que se comía por allí. El programa puede quitar el apetito al más glotón, pero este no es el propósito de Zimmern sino demostrar a través de la comida lo similares que somos las personas a lo largo del planeta. Para ello es capaz de comerse las carnes fermentadas más raras, insectos o ranas venenosas. Su lema es “If it looks good, eat it!”, o sea, si tiene buen aspecto, cómelo.

Ya va por la novena temporada en Travel Channel. En España pudimos ver algunas temporadas en Discovery Max con el título Gastronomía insólita, aunque hay que decir que el calificativo de insólito se queda muy corto para algunas cosas que aparecen en el programa.

Extreme Gourmet

La prueba de que Zimmern ha creado escuela es este programa de la televisión de Singapur centrado solo en China. ¡Para qué viajar más si allí tenemos de todo! Solo con esta promo en Youtube se puede apreciar todo el potencial del programa.

Extreme Cuisine, de Jeff Corwin

Si antes hablábamos de un gastrónomo metido a viajero extremo, ahora tenemos un viajero extremo metido a gastrónomo. Jeff Corwin, además de naturalista y viajero -vamos, un Frank de la Jungla americano- también es un auténtico foodie. De aquí nació Extreme Cuisine que, solo con el título, ya deja claras sus intenciones. Desde aquí lanzamos una idea a Frank Cuesta, ¿para cuando un programa sobre su faceta “monster chef”? Esto sí que es extreme cuisine.

Man vs. Food (Crónicas Carnívoras), de Adam Richman

No es necesario irse al rincón más remoto del planeta para hacer un programa extremo. Adam Richman, un actor con mucho apetito, llegó a la fama recorriendo Estados Unidos para participar en desafíos gastronómicos. Richman se zampaba lo que le echaran, ya fuera la hamburguesa más grande del mundo o los chiles más picantes. Todo valía hasta que descubrió que estas prácticas afectaban a su salud y su vida amorosa. Luego decidió adelgazar 30 kilos, apareció en la portada de Cosmopolitan, tuvo unas palabras desafortunadas en redes sociales y se acabó el Richman televisivo.

En Energy emitieron algunos de sus desafíos  de la série Crónicas Carnívoras. Pero Richman, a lo largo de los años, no solo atacó la carne, también se atrevió con cubos de helado, pastramis, pizzas gigantes…

Glutton for punishment, de Bob Blumer

Para desafíos los del canadiense Bob Blumer. Con el programa Glutton for punishment batió algunos récords Guinness comiendo y cocinando. Aunque lo más extremo que hemos visto de él es su participación en la Stinging Nettle Eating Competition en Dorset, Inglaterra. Traducido, vendría a ser una competición de comer ortigas… crudas. En serio. Después del festival del queso rodante es lo que nos faltaba por ver de las tradiciones gastronómicas inglesas.

Cooking in the Danger Zone, de Stefan Gates (BBC)

Otra forma de descubrir gastronomía extrema es la del británico Stefan Gates, que recorre los lugares más peligrosos del planeta (por culpa de la acción del hombre) para ver como se las arreglan para cocinar y alimentarse. Más allá del espectáculo, el programa resulta interesante porque se mete en zonas de guerra o lugares devastados como Chernóbil. Por algo es un programa de la prestigiosa BBC.

Extreme Chef

Terminamos con un programa diferente pero que como lleva el extreme en el título nos ha convencido. Extreme Chef es un buen ejemplo del formato “vamos a putear al máximo al cocinero a ver cómo se las arregla”. Se lo dedicamos a las cocineras -porque, en general, en Navidad les toca pringar a las cocineras- que son capaces de multiplicar la capacidad de su cocina por 10, aguantar la presión de la familia y hacerlo con alegría. Visto así, los que aparecen en Extreme Chef son unos blandos.

El gin-tonic “al estilo español” llega a Hong Kong

PingPong-129

Aunque llevamos años escuchando que la moda del gin-tonic ya ha pasado y buscando el próximo hit alcohólico -¿vodka?, ¿mezcal?- lo cierto es que ahí sigue, con toda su parafernalia, los consabidos chistes sobre la menestra flotante de turno y la interminable selección de ginebras que ofrecen ya en casi cualquier bar de barrio.

Se trata, eso sí, de una moda muy española que en otros países o ya ha pasado o simplemente nunca ha llegado a existir. Hasta en el mundo de la coctelería existe el concepto de “gin-tonic a la española”, según nos explican desde Fiz Bartenders. Una idea que incluso ha llegado a Hong Kong de la mano de Ping Pong 129, una “gintonería” -así se define- que ha llevado hasta China la “experiencia del gin-tonic español”.

Detrás del proyecto está Juan Martínez que -según nos cuenta- tras siete años viviendo en Hong Kong, y dedicado al mundo de la relaciones públicas, decidió abrir “la primera gintonería española establecida en Hong Kong y en la región de Asia Pacífico”. ¿Pero qué es una gin-tonic a la española? Pues ni más ni menos que todo ese ritual que por aquí es ya habitual pero que fuera resulta una rareza.

De entrada, se ofrecen más de 60 marcas de ginebra, incluidas muchas españolas que además son exclusivas de este local puesto que -tal y como nos explican- son importadores directos de esas firmas. A esto se une una carta de tónicas con unas doce referencias y copas de balón que se llevan a Hong Kong desde Cartagena, ciudad natal de Martínez. “Tal vez sea demasiado purista pero no queríamos producirlas en China sino que viniesen de España, como nuestros vasos Giona“.

Ping pong 129_2

Además de la decoración del local, con toques mediterráneos, el servicio spanish style en Ping Pong 129 también es todo un ritual: “Nuestro gin-tonic se sirve con un solo bloque de hielo totalmente cristalino y tallado a mano a partir de bloques macizos que se preparan antes de cada servicio y se perfilan antes de su uso final y presentación. Además, los vasos se mantienen en el congelador antes del servicio y se emplean aderezos para complementar los botánicos de cada ginebra”. Pero que no cunda el pánico o las ganas de pedir un colador porque prometen “presentaciones minimalistas y clásicas, sin hacer uso excesivo de los aderezos”.

¿Y triunfa el gin-tonic en una ciudad donde lo que abundan son los bares lujosos y la bebida más popular es el champán? Por lo visto sí: “La reacción del público en Hong Kong ha sido muy positiva y estamos poniendo de moda el gin-tonic. Con tan solo 8 meses desde nuestra apertura el local es ya un referente el la isla”, nos aseguran.

Ping pong 129Pese a que Hong Kong no es una ciudad precisamente barata, seguramente más de uno se sorprenda al descubrir que los precios de los gin-tonic en Pin Pong 129 tampoco son muy diferentes a los de España. El más sencillo (MG London) ronda los 8 euros al cambio, y el más caro (Aurum 12/11 Special edition) se va a los 25 euros. La especialidad de la casa (Martin Millers con twist de limón, tónica Fever Tree y bayas de enebro) cuesta 100 HKD, unos 10 euros.

“El público va desde gente del barrio -Sai Ying Pun- a los hipsters chinos, creativos y artistas o gente de mayor edad que le gusta el local por su ambiente y oferta exclusiva”, nos cuenta este cartagenero afincado en Hong Kong. Pese a ello, Ping Pong 129 se posiciona como una opción más desenfadada frente a los bares más lujosos de este centro financiero.

“Podemos decir que servimos el mejor gin-tonic de Hong Kong”, remata Juan Martínez que, casi sin quererlo, ha convertido este combinado tan inglés en parte de la tantas veces denostada “Marca España”.

Así que quien se pase por allí y eche de menos un gin-tonic como los de casa -y a precios casi similares si vives en Madrid o Barcelona, eso también es muy Marca España- ya sabe cuál es el bar de visita obligada.

Ideas para regalar en Navidad: 10 libros de cocina

DSC07018

Por Guillermo e Iker

Incluir un libro en la lista de regalos siempre es una buena idea. Si es un libro de cocina la cosa todavía mejora más. Y si es uno de estos 10 que te recomendamos, el éxito está asegurado. Y es que, aunque la moda gastronómica ha conseguido que la sección de cocina de las librerías esté repleta de títulos, hemos hecho una selección con una decena de propuestas suficientemente variadas en temas y estilos como para acertar con casi todos los gustos. Los gustos buenos, se entiende.

Porque, aunque no hace falta ya ni decirlo, no esperéis en esta lista -hecha en plan bipolar a medias por un librero que cocina y un cocinillas que lee todo lo que puede- manuales de dietas milagro, recetarios soporíferos o alguna estrella de la televisión luciendo palmito entre fogones. Aquí, con la cosa gastroliteraria no se bromea.

Child-LibrosNavidad1- El arte de la cocina francesa. Vol 2Hubo que esperar medio siglo para que El arte de la cocina francesa de la gran Julia Child se editara en español. Por suerte, la espera para el segundo volumen de esta obra ha tardado mucho menos y se perfila como uno de los regalos perfectos para estas Navidades. Con la misma cuidada edición y estética que el primer volumen -que debería estar ya en vuestra biblioteca de cocinillas- la señora Child continúa desgranando todos los detalles de la cocina francesa. Puedes pedirte los dos volúmenes, pero para eso te tendrás que haber portado muy bien porque su precio es de unos 35 euros cada uno.

LaCata-LibrosNavidad

 

2- La Cata.  El vino siempre es una buena excusa para regalar literatura. Pero que nadie se asuste que éste no es otro manual de cata para aprender a detectar aromas o repetir eso de “redondo en boca”. La Cata es  el título de un estupendo relato de Roald Dahl -sí el de Charlie y la fábrica de chocolate, entre otros- publicado por primera vez en 1945 y más tarde, en 1951, en The New Yorker. Ahora Nordica Libros lo ha recuperado para presentar una edición en castellano deliciosamente traducida e ilustrada que merece estar en nuestra lista de regalos. Una mesa, seis comensales, una cata y una apuesta, hasta ahí podemos leer. Su precio, unos 20 euros.

PanyDulcesItalianos3- Pan y dulces italianosLa joven editorial Libros con Miga, que se estrenó con la primera edición en español de El Pan, de Jeffrey Hamelman -también muy recomendable- recupera ahora uno de los clásicos imprescindibles de la cocina italiana: el recetario de panes y dulces de las hermanas Margherita y Valeria Simili: Pane e roba dolce. Un repaso a los panes y dulces italianos clásicos (focaccia, freselle, pan siciliano… y, por supuesto, el panettone que ilustra la portada) que conforman este pequeño gran libro de culto. El prólogo es del gurú panarra Ibán Yarza, y en esta edición traducida han participado con sus fotos algunos blogueros gastronómicos del país. Cuesta 18 euros.

 

CocinaFuturista

4- La cocina futuristaAtentos los gastrónomos de vanguardia que quieran estar -pero ahora de verdad- a la vanguardia de la cocina: se vuelve a reeditar La cocina futurista, un manifiesto de Filippo Tommaso Marinetti que vio la luz por primera vez en 1930 y que todavía hoy sigue siendo tan interesante como, en cierto modo, transgresor. El futurismo -una de las vanguardias más completas- entendía desde una visión un tanto delirante que la cocina italiana clásica estaba muerta y que la pasta y el pomodoro eran aburridos. Así que optaron por diseñar restaurantes, escenografías, nuevos métodos y platos (el maravilloso Salmón de Alaska al rayo de sol con salsa Marte)  e incluso elaboraron menús completos como el Menú heroico invernal. Eso sí que son nombres. Esto sí que es vanguardia. Cuesta unos 15 euros.

CocinaMoncloa5- La cocina de MoncloaLo confesamos, todavía no hemos tenido tiempo de leer este libro que desde hace tiempo reclama nuestra atención en la lista de pendientes. ¿Estáis recomendando un libro sin leerlo como haría un blogger cualquiera? Pues no exactamente, porque este libro de Julio González de Buitrago -cocinero de media docena de presidentes de gobierno durante 30 años- lo descubrimos gracias a nuestra querida Biscayenne, y de ella nos fiamos. No estamos ante un recetario ni un libro de cocina al uso, sino una interminable lista de batallitas y anécdotas sobre las manías gastronómicas de los diferentes inquilinos que han pasado por el Palacio de la Moncloa y la vida del jefe de cocina -ya jubilado- responsable de alimentarles. ¿Verdad que promete? Cuesta unos 20 euros.

MonoGastronomico

 

6- El mono gastronómico. Tras Crítica a la razón gastronómica, la editorial Trea vuelve a publicar los ensayos de Javier Escohotado, esta vez bajo el título de El mono gastronómico. Con una introducción que pone en relación la cocina, la cultura, la barbarie, Walter Benjamin y la Escuela de Frankfurt -ahí es nada- estamos, sin duda, ante uno de esos libros para pensar la cocina. Por algo, como apuntan sus editores, el ser humano es la única especie a la que le crece constantemente el pelo y que cocina. Su precio es de unos 25 euros.

202recetasComidista

 

7- Las 202 mejores recetas de El ComidistaUna Navidad sin un nuevo libro de Mikel López Iturriaga no es una Navidad completa. El Comidista vuelve a la carga con más de dos centenares de recetas -un tocho de más de 400 páginas, ojo- recopiladas durante los dos últimos años de su popular blog y en las que también se ha colado alguna inédita. Además de un plan B por si algo falla o falta en la elaboración de todos estos platos, esta “obra maestra de la literatura universal” -su autor también es del centro de Bilbao- también incluye interesantes guías sobre productos básicos para tener en la despensa, alimentos por temporada y una selección de lo más delirante del consultorio Aló Comidista. No está nada mal por unos 18 euros.

InvitadoSorpresa8- El invitado sorpresa. Otra historia en la que el vino ocupa un lugar protagonista. Pero no un vino cualquiera sino un Margaux del 64 que se convierte en uno de los ejes de esta novela corta de Grégoire Bouillier en la que también aparece la artista Sophie Calle -la relación entre Bouillier y Calle y sus frutos literarios daría para una par de botellas de vino, por lo menos- y el espíritu de Michel Leiris. Un clásico que, aunque ya no es tan fácil de encontrar, merece un lugar bajo el árbol de Navidad de los más eruditos. Lo hemos visto por entre 10 y 12 euros.

 

9- Modernist Cuisine at homeAunque se sale bastante de nuestro presupuesto, quienes se quedaran con ModernistCuisineatHomeganas de hacerse con Modernist Cuisine -6 volúmenes, 400 euros- y no acaben de estar convencidos con el formato o precio de la aplicación de la que os hablámos recientemente, la solución es esta: Modernist Cuisine at home. Sigue siendo un regalo sólo para los más generosos -cuesta 100 euros- pero la Navidad siempre puede ser una buena excusa para darnos un capricho y hacernos con esta versión reducida que, eso sí, promete acercar a la casa de cualquier cocinillas las técnicas de los grandes chefs. Editado por Taschen, la versión en español acaba de llegar este mismo mes de diciembre a las librerías.

CarvalhoGourmet10- Carvalho Gourmet. De Vázquez Montalbán y su faceta más gastronómica ya hemos hablado mucho por aquí. De hecho, hace nada revisamos Contra los gourmets, un libro que, a la espera de que alguien se anime a reeditarlo, no es muy fácil de encontrar. Para compensar, el recetario de Pepe Carvalho, uno de los personajes más conocidos de Montalbán, se merece un lugar de honor en esta lista. El recetario original publicado en 1989 se convierte ahora (en realidad en 2012) en Carvalho Gourmet como parte de una colección de homenaje al 40 aniversario de este detective. Un regalazo que cuesta unos 20 euros.

11- Muchos más libros. Además de estas 10 propuestas, en la sección de libros de La Gulateca hemos ido recopilando a lo largo de estos tres últimos años los libros de cocina más interesantes que han pasado por nuestra manos. Cualquiera de ellos será un estupendo regalo pero, por si queréis un atajo, ahí van unos cuantos: Pan Casero, de Iban Yarza; No más platos de mamá; Where chefs eat; Sobrebeber; El libro de cocina de Alice B. Toklas; Libro de cocina de La República; La enciclopedia de los sabores; El gourmet solitario

 

Huevos benedict y huevos florentine, el brunch perfecto

DSC02670

¿Hay mejor plan para una mañana festiva que preparar un desayuno de campeonato? Dicho así igual suena poco sofisticado pero si hablamos de un brunch -ese desayuno tardío que es ya comida- y unos huevos benedict ya parece otra cosa. Ese es precisamente nuestro plan para hoy: aprender a preparar esta popular receta de huevos con salsa holandesa. Y ya que nos ponemos, incluso podemos hacer una segunda versión: los huevos florentine.

El único misterio de este plato es la salsa holandesa que, en realidad, es muy fácil de preparar por mucho que algunas recetas que se leen por ahí parezcan física cuántica. Para entendernos, se trata de una mahonesa en la que sustituimos el aceite por mantequilla clarificada. Y para que veáis lo sencillo que es preparar un brunch de película os lo explicamos en vídeo. Sólo tenéis que añadir buena lectura y compañía, café y un cóctel mimosa (cava con zumo de naranja) para rematar la mañana perfecta.

Lee el resto de la entrada »

Ideas para regalar en Navidad: 10 toques de diseño en la cocina

Ya está aquí el mes más compulsivo del año en lo que a comidas y compras se refiere. Y como sabemos que eres una persona ocupada, este año vamos a echarte una mano con el tema de los regalos en nuestra especialidad: cocinillas, gourmets y amantes de la cocina y el comer en general. Así que atentos porque cada viernes encontrarás por aquí una lista para facilitarte un poco el trabajo.

Y empezamos pronto por si eres de esos organizados y previsores que comienza las compras aprovechando el puente de diciembre. Hoy es el turno de los objetos de diseño y de otros artilugios divertidos. Y lo más importante, para todos los bolsillos. ¡Vamos allá!

1- Colección de rodillos de madera de Mood For Wood

rodillos

Si eres de los que aprecia las galletas caseras, pero te gusta que te las hagan, en Decobazaar encontrarás una amplia colección de rodillos de madera para que, además de buenas, sean galletas divertidas. Hay una gran variedad de diseños, desde mariposas hasta frutas variadas pero, ya que estamos en Navidad, estos dos modelos son los que más nos gustan. ¿Su precio? 14€.

2- Medidor de pasta

Icouldeat

Y siguiendo con la comida, este es un buen regalo para aquellos que no tienen muy pilladas aún las medidas a la hora de ponerse delante de los fogones. La pregunta está clara: ¿Y tu cuánto comes? Las medidas: caballo, unicornio y T-Rex. A los más pequeños de la casa les va a encantar. Puedes encontrarlos en Doiy Design por 9,95€ cada uno.

3- Submarino amarillo para el té

submarino

Si eres fan de los Beatles o simplemente te gusta el té, este artilugio te va a encantar. A partir de ya, la hora del té será mucho más divertida. A la venta en las tiendas Laie por 12,80€.

4- Para fans del ya mítico moustache

moustache

Si lo eres o tienes a tu alrededor a alguien que le encanta, que sepas que en Tiger tienen de todo. Y cuando decimos de todo, es de todo, incluidos estropajos, bayetas… ¡A nosotros nos encanta la petaca! Y lo mejor de todo son los precios: nada supera los 5€. Muy apropiado para amigos invisibles y demás.

5- Escurrecubiertos Jumbo de Peleg Design

jumbo

Si te gusta darle un toque divertido a los objetos cotidianos, ésta es la tuya. Jumbo es original, divertido y práctico: todo el agua que sueltan los cubiertos irá a parar directamente al fregadero. Puedes encontrarlo en Givensa por 16,50€.

6- Lata de champiñones… magnéticos

champis

Lo dicho, si te gustan los toques divertidos, te encantará esta lata que, además, tiene un bonito look vintage. Además, de paso, igual consigues darle un toque homogéneo a tu nevera, que con tanto imán ya no sabes qué sujeta qué. A la venta por 15,85€ en Vinçon.

7- Vinilos para decorar la cocina

vinilos

Los vinilos para decorar son siempre una buena opción, rápida y nada cara para revitalizar una pared. En Chispum los tienen de todas las formas y colores, también para la cocina. No nos negarás que una nevera con esta carita le cambia el día a cualquiera. ¿Precios? A partir de 22€.

8- Textiles de H&M Home

hmprod

Mantelería, delantales, paños de cocina… H&M Home tiene una amplia selección de textiles para el hogar, incluida la cocina. Si como a nosotros te encantan estos paños pero te da pena usarlos, un consejo: enmárcalos y cuélgalos en la pared. Tendrás un cuadro original y económico: entre 4 y 8€.

9- Vajillas Nuria Blanco

Nuriablanco

 

Las vajillas de Nuria Blanco son auténticas obras de arte. Pintadas a mano, son vajillas tan delicadas y bonitas que, aunque se pueden usar en la mesa, uno a veces prefiere incluso colgarlas en la pared. Las de la imagen pertenecen a la colección Duo Zoo, cuya originalidad radica en que son necesarios dos platos para completar el dibujo. Un regalo para amantes del diseño, a partir de 50€ en la tienda de la artista.

10- Exprimidor de Philippe Starck

Philippestarck

Y hablando de amantes del diseño, ésta es uno de nuestros favoritos y una de esas piezas ya clásicas en las cocinas más elegantes. Y es que hablamos de este exprimidor de Starck para Alessi, uno de los iconos del diseño del siglo XX. Lo puedes encontrar por 60€ en Vinçon.