BLOGS

Así se come en el Mobile World Congress

DSC_0490

Ha protagonizado todos los titulares y telediarios durante estos últimos días: el Mobile World Congress, una de las ferias tecnológicas más importantes del mundo, repite su cita anual en Barcelona y, con ella, todo el circo que suele rodear a este tipo de encuentros internacionales y multitudinarios.

Hoteles con los precios duplicados y el cartel de completos, restaurantes con reservas repletas para toda la semana, algunos listos que pretenden hacer su agosto eliminando ese menú del día que les da de comer el resto del año y, en general, la ciudad volcada en este evento que, entre otras cosas, también se supone que trae unos cuantos millones de euros.

Pero más allá de lo que ocurre alrededor de la feria, dentro también existe una especie de ecosistema gastronómico de lo más curioso. Y gracias a esa doble vida que llevamos entre la tecnología y la gastronomía -o viceversa- nos ha tocado vivirlo desde dentro y poder así responder a lo que quizás más de uno se ha preguntado estos días: ¿qué come esta gente que va con la acreditación colgada al cuello y el móvil siempre en la mano con cara de prisa?

DSC_0414

DSC_0465

Comparado con el nivel medio de las ferias -nos ha tocado cubrir unas cuantas en nuestra vida de periodistas tecnológicos- el nivel es alto y los precios sólo caros, en lugar de ser directamente un atraco a mano armada, como suele ocurrir cuando se tiene reunida a tanta gente hambrienta, sin tiempo ni ganas de salir ahí fuera a ver si encuentran algo mejor. Aunque, teniendo en cuenta que por Barcelona ya se ha visto algún restaurante avispado que durante esta semana ha anulado el tradicional menú del día, tampoco esa parece una opción totalmente segura.

DSC_0213

DSC_0458

Así que, más allá de los saraos que organizan las marcas para sus invitados y prensa, y en las que los clásicos triunfan -jamón, sangría…- la oferta de restaurantes y comida rápida es bastante amplia. Tanto como para tener un apartado específico en la guía que se entrega a los visitantes y en la aplicación móvil que cada año se lanza para la ocasión.

Pese a que esto podría ser un paraíso para la llamada street food, y seguro que más de uno agradecería salir de los bocadillos tradicionales, por ahora parece que la idea no cunde. No parece que instalar un local en la Fira de Barcelona -fijo o eventual para estos días- sea especialmente barato como para que se anime algún emprendedor.

DSC_0494

DSC_0402

Lee el resto de la entrada »

“Pensamos que somos libres a la hora de consumir, pero no es así”

ElNegociodelaComida¿Por qué el 87% de los garbanzos que se consumen en España vienen de México? ¿Cómo se explica el encarecimiento de los productos desde que salen del productor hasta que llegan al mercado? ¿Cómo afectan los llamados alimentos viajeros a la economía y a los campesinos? ¿Qué es la soberanía alimentaria? ¿Tiene efectos esta agricultura industrial sobre la cultura gastronómica y lo que ponemos cada día en nuestra mesa? ¿Qué pasa con los transgénicos?

La periodista Esther Vivas Esteve aborda todas estas cuestiones en El negocio de la comida (Icaria, 2014), un libro más que recomendable para entender las posturas críticas con el actual sistema de producción alimentario. Un ensayo que, con datos y estudios en la mano, cuestiona la mercantilización de la comida y su conversión en un negocio más.

Ya por su segunda edición y convertido -el libro y su autora- en un referente para quienes defienden un modelo alternativo, hemos podido charlar con Esther Vivas sobre algunos de los puntos más interesantes del libro, y ejercer de abogados del diablo cuando llegamos a temas tan polémicos como los transgénicos o la denominada agricultura ecológica.

Estamos ante un libro sobre alimentación, sobre comercio, sobre economía… Sobre política al fin y al cabo. ¿El hambre tiene ideología?

Sí, de hecho las políticas agroalimentarias tienen un sesgo ideológico profundo. Son políticas que benefician a las grandes empresas del sector. El hambre no es fruto sólo de sequias o guerras, el hambre tiene causas políticas y tiene mucho que ver con quien dicta estas políticas.

Sin ir más lejos, aquí en el norte, en el mundo occidental, el hambre convive con el día a día en el que los supermercados tiran toneladas de alimentos y deja clara esa idea de que si no tienes dinero no comes. Todo esto pone de manifiesto la mercatilización de algo tan esencial como la comida.

Es aquí donde entraría esa concepto de “soberanía alimentaria” del que se habla en el libro.

La soberanía alimentaria es simplemente poder decidir aquello que se cultiva y se come. Pensamos que somos libres a la hora de consumir, pero no es así. Nuestra cesta de la compra viene muy determinada por la publicidad, por aquello que a las grandes empresas les interesa producir o a los supermercados vender. No existe una capacidad real de elegir lo que comemos y recuperarla debería ser una prioridad social.

Quienes defienden los supermercados argumentan que generan empleo y que benefician al consumidor al ofrecer una mayor oferta y mejores precios. Algo con lo que no pareces estar muy de acuerdo.

Sin duda son dos de los mitos sobre los que se sustenta la gran distribución, asociando los supermercados a modernidad, a beneficios para el consumidor… Pero en realidad todo esto es falso. Por un lado pensamos que compramos más barato pero no es así.

EstherVivasHay una serie de productos reclamo con un precio más bajo, pero el resto de las mercancías no son tan baratas como nos quieren hacer creer. Además, vamos al super y acabamos comprando mucho más de lo que necesitamos. Todo está pensado para que gastemos.

Esta política de bajar precios incluso por debajo de coste tiene un impacto muy negativo en el productor y en los campesinos, porque se les paga un precio extremadamente bajo. Y respecto a la creación de empleo, esto también es parcialmente falso. Hay estudios elaborados en Estados Unidos que señalan que por cada lugar de trabajo creado en un supermercado se destruyo un puesto y medio en el mercado local.

Uno de los datos que tal vez más sorprenden del libro es descubrir que el 87% de los garbanzos que se consumen en España vienen de México ¿Qué sentido tiene esto?

Es muy sencillo: en el modelo agroalimentario actual lo que prima es el beneficio de unas pocas empresas. Y para ellas resulta más barato deslocalizar la producción agrícola a países del sur donde la mano de obra es más barata, la regulación medioambiental más débil… El lucro a toda costa, independientemente de las consecuencias sociales, nos lleva a estos casos de alimentos viajeros.

Lee el resto de la entrada »

Receta vegana: tarta de cerveza negra y cacao, con crema de “queso” y mermelada de fresa

tarta2

Seguro que a los que siempre miran la cocina vegana con cierto recelo -y por aquí hay alguno- les sorprende que un postre con una pinta tan espectacular pueda serlo. Pues sí, una receta inspirada en la famosa tarta Guinness que en este caso hemos reconvertido al veganismo e intentado aligerar. Al menos todo lo aligerable que es un pastel de estas características.

Es muy fácil de hacer e incluso esa crema de queso vegano que puede sonar un poco rara no tiene ningún misterio. La podemos comprar ya lista o preparar en casa de forma muy sencilla.

Con un poco de pericia en el montaje, la lista de ingredientes lista y algo de tiempo podemos preparar un postre de esos que lucen mucho cuando tenemos invitados.

algunos-ingredientes

Lee el resto de la entrada »

10 hamburguesas de película

HamburguesasCine

La hamburguesa es posiblemente el plato más icónico y genuino de la gastronomía estadounidense. Aunque es un manjar de origen europeo -concretamente de Hamburgo, Alemania- todos la asociamos de alguna manera a los yanquis, a la comida rápida y a las grandes multinacionales de la alimentación que extienden sus tentáculos de colesterol imperialista a lo largo y ancho de todo el planeta.

Es, sin duda, uno de los fenómenos gastronómicos más populares, tanto en su versión gourmet, que tanto se estila últimamente, como en la más cerda y clásica. Y como tal, ha tenido una amplía presencia en el mundo del celuloide, acompañando algunas de las escenas más míticas del séptimo arte. Hemos recopilado las 10 más memorables entre las que hemos tenido la osadía de no incluir esa de Grease en la que todos estáis pensando. Las hay mucho mejores, y si nos hemos dejado alguna, ya sabéis…

1- Pulp Fiction (Pulp Fiction, 1995)

La primera es, quizás, la más evidente de todas y la que nunca podría faltar en una lista sobre hamburguesas cinéfilas. Y es que este delicioso bocadillo de carne picada inunda buena parte del metraje de la obra maestra de Quentin Tarantino. Hablamos, como no, de Pulp Fiction, una película en la que las hamburguesa se convierten en un protagonista más, tanto en el prólogo y el epílogo -que se desarrollan en una hamburguesería- como a lo largo de todo el metraje. Como diría el gran Jules Winnfield: “Hamburguesa, la piedra angular de todo nutritivo desayuno”.

2- Más vale muerto (Better Off Dead…, 1985)

Nos trasladamos ahora a la fascinante década de los 80 para rescatar del olvido esta delirante secuencia. Un jovencísimo John Cusak emula al mismísimo Dr. Frankenstein para cocinar una hamburguesa rockera que canta con la voz de David Lee Roth de Van Halen. Sí, así como suena. ¡Qué vivan los 80!

3- Lluvia de albóndigas (Cloudy with a Chance of Meatballs, 2009)

Lluvia de albóndigas es una de las películas más imaginativas e interesantes que ha dado el cine reciente. A pesar del título, en esta película no sólo llueven albóndigas, sino que en una de las mejores escenas de la película asistimos impávidos a un brutal diluvio de hamburguesas, cada una de ellas con su pan, su loncha de queso y sus rodajitas de tomate. Sin duda, el sueño húmedo de todo guarreras gastronómico que se precie.

4- American Beauty (American Beauty, 1999)

En esta joya cinematográfica de los 90 se encuentra una de las escenas de hamburguesería más cómica a la par que patética del cine. De hecho es una secuencia que resume a la perfección el tono general de la película. El sufrido Kevin Spacey empieza a trabajar en una especie de McAuto cuando, por uno de esos azares del destino, su mujer se presenta con su amante en busca de una hamburguesa smiley. “No importa, cielo, quiero que seas feliz, ¿quieres salsa sonriente también?”.

Lee el resto de la entrada »

Un capuccino en 30 segundos. Probamos la nueva Illy Y5 Milk

DSC07545-2

Sigue siendo el gran desconocido de los sistemas de café por cápsulas, pero cuando hace ya tiempo probamos la Y5 de Illy nos convenció. No tanto por su diseño -nos gustan mucho más las líneas del modelo clásico- sino por la calidad del café  que ofrece el sistema Iperespresso de la firma.

Ahora este mismo modelo se presenta en una nueva versión que incluye contenedor para la leche. Y con él, una lista de preparaciones más amplia en las que el capuccino y el latte macchiato (leche manchada) son las nuevas estrellas. Así que hemos hecho un hueco en nuestra cocina para probar durante unos días la nueva Illy Y5 Milk.

El funcionamiento es similar al de otras cafeteras de este tipo, con un contenedor extraible para la leche que permite guardarlo en la nevera, y un sistema de calentamiento y espumado de la leche que le da una textura muy cremosa. Justo lo que necesitamos para conseguir unos capuccinos y macchiatos como los de las cafeterías. Además de estas dos opciones, otras cuatro (expreso, café largo, leche caliente y agua caliente) completan la media docena de preparaciones que ofrece la Y5 Milk a través de su sencillo menú táctil en la zona superior.

DSC07521

DSC07533

El funcionamiento es extremadamente sencillo. La parte más engorrosa llega con la limpieza del sistema de la leche, aunque eso ocurre con todas las cafeteras de este tipo. Así que, tras preparar alguno de estos cafés con leche, se recomienda retirar el sistema de la parte lateral y lavarlo con agua caliente. En la web se indica el proceso a seguir y, más allá de la pereza que pueda darnos, no tiene ningún misterio. Eso sí, es un detalle a tener en cuenta para quienes vayan a desembolsar los algo más de 280 euros que cuesta este aparato.

Lee el resto de la entrada »

Un menú de sidrería en casa

Menu sidreria

La temporada de sidrerías en Euskadi comenzó en enero, pero todavía estamos a tiempo de pasar por allí -Astigarraga es el epicentro, aunque en muchos pueblos de Gipuzkoa y Bizkaia también se pueden encontrar- para darnos un homenaje al grito de “txotx!“.

La excusa es probar la primera sidra de la temporada directamente de la kupela (barrica) y para eso hay que acompañarlo en condiciones, claro. El menú clásico suele incluir tortilla de bacalao, txistorra, un chuletón y, de postre, queso. Todo muy ligero, aunque la sidra ayuda a desengrasar un poco el tema.

¿Y qué hacemos si una de estas sidrerías no nos pilla cerca? Pues a la espera de que inventen TeleTxuleton o que los chicos de UberEATS lo incluyan en sus planes de expansión, en Petra Mora han pensado en ello y han elaborado un lote con todos los productos para que nos podamos montar nuestra propia fiesta en casa.

Según nos explican, de la selección del producto se encarga Mikel Zeberio, uno de esos gastrónomos que para los habituales del mundillo no necesita ninguna presentación. Este lote de sidrería consta de un chuletón de vaca gallega de la casa Luismi Premium, o un corte tipo T-Bone de ternera rosa de las propias ganaderías de Petra Mora en Zamora. En ambos casos se trata de piezas con un peso de unos 700 gramos. Además de la txistorra de Navarra, en el lote no puede faltar la sidra natural vasca que elabora la firma Saarte, de la sidrería Urbitarte de Ataun, en Gipuzkoa.

¿El precio? Ahora mismo unos 37 euros incluyendo tres botellas de sidra, el chuletón y dos txistorras. Todo ello prometen llevarlo a casa en sólo 24 horas, así que lo único que hay que hacer es descorchar la sidra, preparar una tortilla de bacalao si queremos cumplir a rajatabla el menú y cocinar ese chuletón siguiendo los trucos que hace días aprendimos. Y practicar lo de Txotx!, claro.

‘Esthechoc’, el chocolate que promete rejuvenecer la piel

Chocolate

Éste no sabemos si rejuvenece, pero está muy bueno

Quienes necesiten un argumento para comer chocolate, o al menos para acallar su conciencia tras asaltar las tabletas escondidas en la despensa, están de enhorabuena: acaban de crear uno que -aseguran sus inventores- tiene efectos rejuvenecedores sobre la piel. El chocolate convertido en uno de esos alimentos funcionales que tanto triunfan y además orientado a dejar nuestro cutis como el de una top model tras pasar por Photoshop. ¿Qué más se puede pedir?

Una barrita diaria de este chocolate (7,5 gramos) puede hacer que la piel de una persona de 50 años luzca como la de alguien de 30, prometen sus inventores. Aunque la reacción lógica ante este tipo de descubrimientos y milagros es activar el modo escéptico y creerse entre poco y nada, lo cierto es que en este caso la idea llega con el aval de un investigador de la Universidad de Cambridge, el doctor Ivan Petyaev y su empresa de biotecnología Lycotec.

Bautizado como Esthechoc, Cambrige beauty chocolate, la clave de sus propiedades anti-edad reside en el antioxidante astaxanthin que contiene -cada dosis de 7,5 gramos equivale a un filete de salmón, apuntan- y en la concentración de polifenoles del cacao. Todo ello con sólo 38 kilocalorías, con lo que hasta es apto para diabéticos, según las explicaciones dadas por sus creadores.

 

Esthechoc

Antioxidantes, mejoras en la circulación que repercuten en la edad de la piel, chocolate… ¿Demasiado bonito para ser verdad? En realidad tampoco es nada nuevo porque, como nos recuerda Juan Revenga -nutricionista de la casa-, al chocolate se le atribuyen continuamente todo tipo de propiedades relacionadas con la salud, y protagoniza decenas de estudios que incluso aseguran que es bueno para adelgazar.

Pero no es el único que sugiere un poco de calma ante tanta promesa, también lo expertos en salud consultados por The Telegraph apuestan por la cautela. Aunque corroboran que parece existir cierta base científica en el asunto, proponen esperar  hasta que se realicen los estudios pertinentes que demuestren si realmente esos efectos sobre la edad de la piel cumplen las expectativas creadas.

Eso sí, para probarlo habrá que esperar hasta su lanzamiento oficial el próximo mes en la feria Global Food Innovation Summit, y los más impacientes posiblemente tengan que viajar hasta Londres para encontrarlo en tiendas de cosméticos y belleza. Su precio es una incógnita por ahora, pero no parece que vaya a ser especialmente barato.

En cualquier caso, mientras nuestra deteriorada piel espera impaciente su llegada, podemos entretenernos con algo de chocolate normal. Seguro que no es tan milagroso pero posiblemente estará más bueno.

Receta en vídeo: ramen (a nuestra manera)

P1210385

Seguimos soperos y exóticos. Si la semana pasada aprendimos a hacer un caldo estupendo con jengibre y té en sólo 10 minutos, ahora ha llegado el momento de pasar al siguiente nivel: ramen. Esta sopa oriental de origen chino, pero que ahora identificamos más con Japón, no sólo está de moda sino que -y esto es lo que nos interesa- está buenísima.

Aunque podríamos usar perfectamente el caldo del otro día como base, esta vez vamos a improvisar uno con verduras y miso. A partir de ahí, no tiene mucho misterio: unas algas, panceta que hemos macerado antes en soja, huevo cocido y fideos de arroz. Sí, esto es un ramen a nuestra manera así que posiblemente si algún japonés nos oye llamar a esta cosa “ramen” le entrarán ganas de hacerse el harakiri.

Pero oye, a nosotros al menos nos sirve para quitarnos ese mono que de vez en cuanto nos entra cuando no tenemos tiempo o ganas de aguantar la cola del Ramen-ya Hiro, considerado por muchos el mejor lugar para comer ramen en Barcelona. El nuestro no está a la altura, pero lo tenemos en casa y se prepara así de fácil.

Lee el resto de la entrada »

Vermut con cerveza negra, un cóctel de Dos Déus

Vermut cerveza dos deus

Lo nuestro con el vermut es una relación bastante liberal. Lo mismo nos apuntamos a tomarlo sólo o con hielo, su oliva y su toque de sifón, que nos líanos a probar cosas nuevas. Si hace un tiempo nos dio por el vermut tonic, por aquello de ser los más modernos del barrio, atentos a lo de hoy: vermut con cerveza negra.

Cuando leímos la propuesta de Vermouth Dos Deus, una casa de Tarragona (más concretamente de Bellmunt, en la comarca del Priorat) que juega mucho a esto de los cócteles a base de vermut, nuestra primera reacción también fue poner esa misma cara que se te habrá quedado.

Según nos cuentan sus responsables, la idea es combinar las recetas tradicionales para elaborar sus dos vermuts a base de vino blanco: Dos Déus reserva (madurado durante 5 años)  y Dos Déus (con un 80% de vermouth, madurado durante 5 años y un 20% del de 2 años), dos propuestas atrevidas y abiertas a un público más amplio.

Es de ahí de donde nace su recetario coctelero y la aparente locura de mezclar vermut con ginger beer, ginger ale o, como en este caso, con cerveza negra. Y como siempre, nada mejor para salir de dudas que probarlo.

La receta de este cóctel, que por ahora no tiene nombre (¿vermut negro?), no puede ser más sencilla: hielo, piel de naranja -o pomelo o mandarina, sugieren- mitad vermut y mitad de cerveza negra. A partir de esta base es sólo cuestión de que cada uno ajuste las medidas a su gusto para dar más protagonismo a la cerveza o al vermut.

También dependerá de la cerveza que usemos, claro. Nosotros hemos probado con Guinness y con Leffe Brune y nos quedamos con la primera. Al ser más neutra y con menos matices no le quita protagonismo al vermut. En cualquier caso, las dos combinaciones funcionan perfectamente y desde ya mismo forman parte de nuestro recetario vermutero original para animar fines de semana y cualquier fiesta de guardar.

Los turistas de Praga no vienen aquí

DSCF1125

Febrero, martes por la tarde y el Puente Carlos de Praga repleto de turistas. ¿Habrá algún rincón de esta ciudad al que no lleguen los turistas?, nos preguntamos mientras ejercemos como tales y sacamos la misma foto que todo el mundo apuntando hacia el llamado Castillo de la capital checa.

Al día siguiente temprano obtenemos la respuesta: los turistas no van al mercado Holešovická tržnice. Según nos cuentan desde Prague Food Tour -con los que hicimos una visita guiada que ya os contaremos- es el más importante de la ciudad y el único que se mantiene de forma permanente durante todo el año. A partir de primavera también se organizan diversos mercados al aire libre con productos de agricultores locales, mucho más vistosos y a los que los visitantes sí se acercan.

DSCF1195

DSCF1109

Pero este es, por usar esa terminología que tanto gusta a los viajeros, más auténtico. Se encuentra a una media hora caminando del centro histórico, o  a sólo unas pocas paradas de tranvía para quienes prefieran ahorrarse el paseo. La zona y edificios que ocupa son bastante coloridos y curiosos, sobre todo si tenemos en cuenta que hasta 1983 allí estaba el matadero.

La verdad, no es que sea un mercado con mucho ambiente. De hecho, según nos explicaron nuestros anfitriones, no hay demasiada cultura de ir al mercado en esta ciudad y, en cualquier caso, nada que ver con el resurgir de los llamados mercados gastronómicos en muchas capitales europeas. Ellos lo decían con gesto un tanto compungido. A nosotros no nos parece tan mala noticia.

Lee el resto de la entrada »