BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Que el “made in Europe” no te engañe: hay trabajadoras más explotadas que en China

"Vidas en la cuerda floja" / Setem

“Vidas en la cuerda floja” / Setem

Siempre miro la etiqueta de todo lo que compro y en la medida de lo posible, intento adquirir sólo el “made in Europe”, como única garantía del respeto a los derechos humanos. Pero hace tiempo que empiezo a sospechar también de ese concepto cuando veo, sobre todo en moda, ropa o zapatos demasiado baratos como para estar hechos aquí. La campaña internacional Cambia tus Zapatos en la que participa la ONG Setem denuncia que muchas de las trabajadoras de los países balcánicos cobran salarios inferiores a los de China.

El informe Vidas en la cuerda floja. Las duras condiciones laborales de las personas que producen calzado en la Europa periférica: Albania, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, Polonia, Rumanía y Eslovaquia denuncia los bajos salarios de las empleadas. En Albania, Macedonia y Rumanía el salario mínimo -140, 145 y 156€ al mes respectivamente- es incluso inferior al mínimo legal en Dongguan (China), que se sitúa en 213€. La diferencia con un salario digno también es mayor comparado con el país asiático.

Además, el trabajo en estos países es mayoritariamente femenino: entre el 70 y el 80% de las trabajadoras son mujeres, lo que sigue presionando a la baja los salarios dada la discriminación de género. Según estima Setem, para que el salario de macedonias, rumanas, albanesas y bosnias fuera digno, tendría que multiplicarse por entre cuatro y cinco. Se entiende por salario digno el ingreso suficiente para mantenerse a sí mismas y a sus familias.

El salario mínimo en los Balcanes es de pobreza porque está por debajo del 60% del salario medio del país. Las familias en esa situación, entrevistadas para el estudio, cuentan que se ven obligadas a recortar sus actividades de ocio e incluso la alimentación. Hay más: en Rumanía, muchas de las trabajadoras declaran no poder pagar las facturas de suministros regularmente, se ven obligadas a pedir prórrogas para pagar el alquiler, lo que imposibilita su acceso a préstamos para vivienda, se endeudan con familia y amistades, dejan de hacerse revisiones médicas y un largo etcétera.

¿Qué hace la Unión Europea al respecto, que tiene abiertas con estos países distintas vías de futura incorporación al club de los Veintisiete? Lejos de intentar poner remedio, acusa a la Comisión Europea, al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial de “fomentar” las restricciones salariales poniéndolas como condición para conceder créditos a estos países. Muchas de las entrevistadas relatan también vulneraciones de los derechos laborales como horas extra no remuneradas, dificultades para disfrutar de sus vacaciones anuales al completo, impago de las cotizaciones al sistema de seguridad social, temperaturas extremas en las fábricas o riesgos para la salud por sustancias tóxicas.

Además y como era de esperar, las trabajadoras sienten también miedo a organizarse, por lo que les es difícil establecer una interlocución en las fábricas con sus dirigentes. Con este panorama, José Luis Mariñelarena, portavoz de la campaña Cambia Tus Zapatos en España hace un llamamiento a marcas y minoristas “para que realicen exhaustivos controles de Debida Diligencia para garantizar el respeto de los derechos humanos y la adhesión a las leyes laborales a lo largo de toda su cadena de suministro”. Podéis añadir vuestro granito de arena exigiendo más información cada vez que queráis comprar un par de zapatos. Sólo así las empresas se verán obligadas a ser cada vez más transparentes.

3 comentarios

  1. Dice ser si

    Dices: “Podéis añadir vuestro granito de arena exigiendo más información cada vez que queráis comprar un par de zapatos.”

    O muebles en Ikea ¿Sabes lo que cobran quienes los manufacturan?
    No sabes lo que cobran, ni sus condiciones laborales.

    27 Abril 2017 | 19:04

  2. Dice ser Miguel Martinez

    Hola, hay un importante error factual en el artículo: El salario mínimo en Rumanía no es de 156€, es de 320€ aproximadamente (1.450 lei rumanos), desde febrero de 2017.

    Fuente Oficial:
    https://static.anaf.ro/static/10/Anaf/legislatie/HG_1_2017.pdf

    Dicho esto, es correcto que las condiciones salariales en China han cambiado mucho desde hace 25 años, y la renta media en China es hoy algo superior a la de países como Rumanía, Serbia o Macedonia. Estos países también han crecido económicamente y se han industrializado, pero a menor velocidad que China.

    El FMI y otras organizaciones internacionales no están en contra de las subidas salariales (que están siendo grandes en Rumanía y Serbia), pero sí piden que sean proporcionales al aumento de la productividad.

    28 Abril 2017 | 15:09

Los comentarios están cerrados.