BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Tres años de guerra en Sudán del Sur sin visos de terminar

ejército sudán del sur

Pixabay

El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013, cuando el presidente Salva Kiir, de la etnia dinka, denunció un intento de golpe de Estado por parte de su vicepresidente Riek Machar, perteneciente a la etnia nuer.

Al menos 50.000 personas han muerto en la guerra de Sudán del Sur. Además, según ACNUR hay 1.8 millones de desplazados internos y más de 260.000 refugiados en otros países, lo que ha marcado a este joven Estado, que se independizó de Sudán en 2011 tras un referendo, después de una larga lucha armada de liberación.

En Sudán del Sur se ha declarado oficialmente la hambruna en dos condados: Leer y Mayendit. Esto representa que ya existen personas que han empezado a morir de hambre en el país, que se halla en su peor catástrofe de este tipo desde que estalló la violencia hace más de tres años. Además, 5 millones de personas en todo el país, más del 40% de la población, depende de la ayuda alimentaria, y la cifra podría aumentar hasta 5,5 millones en el pico de la estación seca en julio.

Sudán del Sur, ayuda humanitaria

Foto: Leonardo Perez Aranda

Uno de los mayores problemas es que el gobierno de la nación está bloqueando la asistencia humanitaria. Las carreteras están cerradas desde hace dos años y hay toques de queda por todo el país. Al mismo tiempo, las organizaciones de ayuda humanitaria sufren constantes saqueos por parte de las partes enfrentadas, y el gobierno ha encarecido los visados de trabajo para el despliegue de personal humanitario.

Alrededor de cinco millones de personas carecen de agua potable en el país. La falta de instalaciones de saneamiento adecuadas y unos hábitos de higiene deficientes están favoreciendo la propagación de enfermedades. Por ejemplo, el pasado junio hubo un brote de cólera que se cobró la vida de 100 personas y afectó a más de 5.000 personas.

El sábado pasado, seis trabajadores humanitarios fueron asesinados en una emboscada cuando viajaban de la capital Juba hasta Pibor. Desde que estalló el conflicto, dos años después de la independencia del país, ya han muerto 79 empleados de organizaciones humanitarias.

También la violencia sexual se ha instalado en este conflicto. La comisión de derechos humanos de la ONU realizó un sondeo en diciembre, en el que se revelaba que el 70% de las mujeres que están en refugios de la organización en la capital, Juba, habían sido violadas desde que comenzó el conflicto.

A pesar de que el Gobierno del presidente Kiir y la oposición armada liderada por Machar alcanzaron un acuerdo de paz en agosto de 2015 el conflicto continúa abierto, y lo que es peor, no parece tener solución a corto plazo.

Los comentarios están cerrados.