BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Señores de la guerra… y señores de la paz

La búlgara Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, era una de las candidatas a liderar la secretaría general de la ONU, pero finalmente el puesto recayó en el portugués António Guterres, ex alto comisario de ACNUR / Jean-Marc Ferré, Naciones Unidas

La búlgara Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, era una de las candidatas a liderar la secretaría general de la ONU, pero finalmente el puesto recayó en el portugués António Guterres, ex alto comisario de ACNUR / Jean-Marc Ferré, Naciones Unidas

El portugués António Guterres fue designado el pasado 6 de octubre como el próximo secretario general de la ONU, de manera que relevará en el cargo al surcoreano Ban Ki Moon a partir de 2017. El ex primer ministro luso y ex alto comisario de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) fue elegido, tal como se indica en el procedimiento, por la Asamblea General del organismo internacional a propuesta del Consejo de Seguridad del mismo -y, por lo tanto, sin sufrir ningún veto de éste-. Lo que Ban Ki Moon destacó de Guterres tras su elección fue su “especial responsabilidad” para dar presencia a las mujeres y niñas de todo el mundo, pero lo cierto es que el secretario general de la ONU será, una vez más, un hombre, a pesar de que competía en la última fase con 5 candidatas femeninas y de la campaña que reclama desde hace años que sea un perfil femenino quien ocupe el puesto.

“No hay excusas” para no elegir a una mujer, señalaban algunos medios antes de saberse el nombre del futuro Secretario General de la ONU. Si reparamos en las mujeres que aspiraban a la secretaría corroboramos un hecho: sus currículums no tienen nada que envidiar al de Guterres. ¿Estamos ante otra oportunidad perdida para fomentar la presencia femenina en puestos de poder como la Secretaría General de las Naciones Unidas?

La opción de António Guterres no es en absoluto desacertada y puede entenderse si se tiene en cuenta su trayectoria con ACNUR, especialmente en los últimos años, en un momento de crisis de refugiados insólito. Pero su designación ha sido interpretada como una “decepción” por parte de distintos sectores que creyeron firmemente en dos de los objetivos marcados durante largo tiempo por la propia ONU: primero, que según la rotación “natural” de los secretarios generales el próximo debería proceder de Europa del Este (como era el caso de dos de las mujeres -búlgaras- y uno de los hombres -serbio- que llegaron a la fase final de la votación); y, segundo, que el siguiente en ocupar el puesto fuera, por primera vez en la historia, una mujer.

El sistema de elección del secretario general de la ONU también se ha puesto en entredicho desde varios frentes. Aunque algunos analistas calificaron este proceso como el “más democrático de la historia” por la introducción de debates públicos, la periodista de la BBC Valeria Perasso cuestiona en su artículo “¿Por qué la elección de Antonio Guterres para ser secretario general de la ONU no es democrática? (Y qué hacer para modernizar el proceso)” el sistema de sorteo del organismo conocido como straw polls: “Son 15 personas que eligen al primer funcionario de una secretaría que tiene casi 50.000 en todo el mundo. Más aún: escogen a la persona que influirá en el devenir de 193 Estados y 7.000 millones de personas”, argumenta Perasso, quien también destaca el “peso específico” de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos) a la hora de desechar candidaturas, ya que sólo ellos tienen capacidad de veto.

Si reparamos en la evolución de las candidaturas, uno de los nombres que estuvieron sobre la mesa fue el de la búlgara Kristalina Georgieva, exvicepresidenta de la Comisión Europea y exresponsable del Banco Mundial, quien se presentó a última hora en la carrera por el puesto. A pesar de la idoneidad de su perfil, Georgieva tuvo un papel destacado en las sanciones a Rusia por el conflicto con Ucrania, con la circunstancia de que el Kremlin ocupa una de las cinco sillas permanentes en el Consejo, lo que con alta probabilidad explica su descarte. De hecho, el voto ruso fue, para sorpresa de muchos, para la candidatura de Guterres.

Otra candidata, también de Bulgaria, era Irina Bokova, directora general de la UNESCO desde 2009 (la primera de la historia) y muy proactiva en torno a la igualdad de género y contra la financiación del terrorismo; también estuvo en la carrera la moldava Natalia Gherman, quien fue viceprimera ministra, ministra de Asuntos Exteriores y embajadora de su país en Europa, y considerada una de las féminas más influyentes de la política internacional, según el diario británico The Guardian; y, con un perfil muy similar, la croata Vesna Pusić, quien ya antes se había retirado de la elección.

También es importante tener en cuenta que de los 15 estados miembros del Consejo General de la ONU, encargado de promover los candidatos a la secretaría general de la ONU, sólo una dirigente es mujer: Theresa May, primera ministra del Reino Unido desde julio de este año, tras la dimisión de David Cameron. La pregunta, tal como señala la periodista Soledad Gallego-Díaz, no debería ser “¿Por qué ese empeño en elegir a una mujer?”, sino “¿Por qué ese empeño en elegir siempre hombres?”. La respuesta, probablemente la más acertada, a tal pregunta la planteó la corresponsal de The New York Times en la ONU Somini Sengupta en su cuenta de Twitter. En una hoja escribió los 15 estados miembros del Consejo, junto con los tres cargos de mayor peso específico de cada uno: jefxs de gobierno, ministrxs de Asuntos Exteriores y embajadorxs en la ONU. Un total de 45 personas, de las cuales sólo 3 son mujeres. No está de más echar un vistazo a la fila de España y al resto de países considerados “del primer mundo” que componen el organismo, donde los perfiles femeninos brillan por su ausencia.

 

1 comentario

Los comentarios están cerrados.