BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

¿Por qué Dilma Rousseff lloró frente al Senado brasileño?

La mandataria fue a defenderse de las acusaciones en su contra. Es altamente probable que mañana el Senado vote en su contra y sea depuesta del cargo, pero se quebró por un motivo mucho más personal y profundo.

dilma foto

“Dos veces me enfrenté a la muerte: cuando fui torturada por varios días seguidos, sometida a tratos que nos hacían dudar de la humanidad y del propio sentido de la vida; y cuando una enfermedad grave y extremadamente dolorosa pudo haber acortado mi existencia. Hoy sólo le temo a la muerte de la democracia”. Esas fueron las palabras que emocionaron a Dilma Rosseff.

La presidenta electa de Brasil habló frente al Senado que debe decidir su suerte. Dijo que la oposición y otros poderes “hicieron de todo para desestabilizar al gobierno” y que en su lugar entró una gestión que “representa a las elites” y que “desprecia a los negros, incluso en la formación de su Gabinete”.

“Todos saben que no desvié dinero público y que no poseo cuentas en el exterior. Curiosamente, seré juzgada por crímenes que no cometí“, dijo la mandataria. Acusó a Eduardo Cunha, ex presidente del Congreso, de formar un movimiento golpista, en venganza por una supuesta negativa de su gobierno a ayudarlo a limpiar su nombre.

Dilma Rousseff fue reelegida por 54 millones de brasileños en 2014. En el Juicio Político en su contra se la acusa de cinco delitos: de haber modificado el presupuesto cuatro veces sin la aprobación del Congreso y de un caso de “pedaleo fiscal” (atraso en el pago de la banca pública).

Rousseff se defendió de las acusaciones y dijo que está probado que “no actuó dolosamente” en nada.

Para removerla de la presidencia de manera permanente, 54 de los 81 senadores tienen que votar a favor del impeachment. El periódico brasilero Folha de Sao Paulo asegura que 52 de ellos ya anunciaron que van a votar a favor.

La presidenta suspendida enfrenta una destitución a manos de diputados y senadores con más acusaciones de corrupción que ella: el 60% de los senadores de Brasil tiene causas en su contra.

Los comentarios están cerrados.