BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Los banqueros británicos se gastan 34 millones de euros al año en influenciar a la UE

Comisión Europea en Bruselas / Archivo 20 Minutos

Comisión Europea en Bruselas / Archivo 20 Minutos

El sector financiero del Reino Unido se gasta 34 millones al año, por lo menos, en ejercer presión en Bruselas. Más de 140 lobistas intentan influenciar el proceso de decisión política de la Unión Europea, según un estudio de Corporate Europe Observatory (CEO), la organización de vigilancia a los lobbies más importante del continente. El informe, Lobbying for the City of London, muestra cómo los bancos británicos, fondos de inversión y compañías de seguros “invierten cantidades masivas de recursos” en acceder a quienes toman las decisiones en las instituciones europeas. Al menos, hasta hoy.

Lo peor es que ese acercamiento es fácil, denuncia CEO, que explica las victorias clave para el sector: tanto en regulación bancaria como de fondos de inversión, en productos financieros complejos y en sus derivados. “A menudo con costes para el interés público”, añade la organización. Desde diciembre de 2014 hasta mayo de 2016, el lobby financiero del Reino Unido se ha reunido 228 veces con oficiales de la Comisión Europea. En el momento álgido de la crisis 71 representantes de lo que conocemos como “la City de Londres” han tenido libre acceso al Parlamento Europeo, lo que les permitía fijar reuniones con todos los eurodiputados que quisieran.

“El lobby financiero del Reino Unido es muy activo en Bruselas, tiene los recursos, la gente y el acceso para asegurarse de que sus prioridades se escucham alto y claro, lo que se traduce en una preocupante influencia en la agenda europea”, manifestaba Vicky Cann, portavoz de CEO. La investigación señala como principal inversor a la Asociación de los Mercados Financieros en Europa (AFME, por sus siglas en inglés), que ha estado desembolsando más de 7 millones de euros al año en presionar a Bruselas. La segunda, TheCityUK, se ha gastado por lo menos 2 millones de euros, justo por delante del HSBC. Pero el estudio incluye entre los mayores lobistas a otros viejos conocidos como Barclays, Merrill Lynch, Goldman Sachs (nuestro mejor amigo), Morgan Stanley o el Royal Bank of Scotland.

Para elaborar la investigación, CEO se ha basado en distintas fuentes como LobbyFacts.eu, las propias webs de transparencia con la agenda de los diputados conservadores de Reino Unido, más el análisis de los 50 actores más grandes del sector de los servicios financieros británicos. A pesar de ello, CEO sospecha que el gasto en lobby podría ser aún mayor, porque cuando las organizaciones declaran lo que gastan en influenciar políticas, los investigadores se quedan con la cifra más baja. Además, el estudio no incluye a los lobbies que no figuran en el registro voluntario (¡sí, voluntario!) de la UE.

Mientras el Reino Unido y la Unión Europea se enfrentan hoy a un referéndum que podría cambiar nuestras vidas para siempre, el sector financiero intenta saltarse las urnas de los Veintiocho para que su negocio siga saliendo redondo, caiga quien caiga. Lo importante es que quienes votan hoy en el noroeste del continente y el domingo en el suroeste, tengan la información suficiente como para decidir libremente quién quieren que decida la opinión de quién importa. Porque si no, estamos perdiendo el tiempo.

Los comentarios están cerrados.