BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Novios de alquiler o cómo no ser una “solterona” en China

En China existen redes sociales para alquilar pareja y escenificar una relación ante la familia y la sociedad / Foto: Mompl (FLICKR)

En China existen redes sociales para alquilar pareja y escenificar una relación ante la familia y la sociedad / Foto: Mompl (FLICKR)

Si algo tenemos en común las mujeres del primer mundo es nuestra más bien reciente incorporación al mundo laboral y todo lo que ello acarrea: el trabajo nos dificulta o prácticamente no nos permite tener hijos. Ni siquiera, en muchos casos, embarcarnos en una relación, porque comprometerse con una persona requiere restar compromiso a nuestro trabajo. El problema es cuando la falta de marido e hijos nos convierte, a ojos de la sociedad y, peor aún, de nuestra familia, en “solteronas”.

Para evitar esa terrible etiqueta, en China existen páginas web de novios de alquiler. Li Chenxi, de 27 años, es una de las mujeres que han recurrido a este sistema para evitar las preguntas incómodas sobre su soltería en sus encuentros familiares. Y es también la protagonista de este documental sobre la problemática de las mujeres solteras en el gigante asiático. Es una mujer y ha alcanzado la edad considerada socialmente el “tope” para casarse.

La cuestión podría causar risa si no fuera porque está muy lejos de ser anecdótica. Chenxi recurrió, a la desesperada, al alquiler de un novio postizo para afrontar la reunión de Año Nuevo sin tener que agachar la cabeza ante la falta de comprensión de su familia por una situación que debería ser normal, pero que, desgraciadamente, no lo es.

Una de las cuestiones que se abordan en el documental es que las mujeres chinas pueden emanciparse hoy en día, pero continúan siendo señaladas por no tener un hombre a su lado. Como si, por el hecho de ser mujeres, necesitasen siempre un marido e hijos para estar completas del todo.

La situación, por desgracia, se repite en muchos países asiáticos -y también en muchas partes del mundo-, donde las mujeres solteras son consideradas un fallo o un deshonor. En algunos como India y Bangladesh son característicos los matrimonios concertados, de los cuales los adolescentes intentan huir recurriendo también a las redes sociales. Los que pueden, claro está. En el caso de estas zonas, los arreglos conyugales son consecuencia de la pobreza y la precaria situación de muchas familias, que buscan en las uniones matrimoniales de sus hijos -generalmente hijas- la forma más fácil de prosperar. China, sin embargo, es la prueba de que la pobreza no es el único factor para presionar a las mujeres a casarse, sino que parece más bien una evidencia de la desigualdad de género. Y es que, ¿quién no ha oído alguna vez a alguien usar la palabra “solterona”?

 

Los comentarios están cerrados.