BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Brasil, cuando se intenta culpar a la víctima de una violación

Imagen que subió en Twitter uno de los implicados de la violación en Brasil / 20 Minutos

Imagen que subió en Twitter uno de los implicados de la violación en Brasil / 20 Minutos

“Por aquí pasó un tren” o “hasta 30 la impregnaron”, estas son algunas de las frases que los verdugos utilizaron para referirse con desprecio a su víctima. Una menor de 16 años fue violada en grupo el fin de semana del 21 de mayo en Río de Janeiro, Brasil. Tras marcharse a una fiesta con su novio y unos amigos, no regresó hasta al cabo de dos días a su casa, pero en ese entonces no dijo nada por vergüenza.

Sin embargo, el caso salió a la luz porque sus propios violadores grabaron vídeos y realizaron fotos que luego difundieron en las redes sociales. Una de ellas, se ve a un hombre con la lengua fuera y la chica de fondo inconsciente, con los genitales ensangrentados y encima de una cama. “El Estado de Rio de Janeiro inaugura un nuevo túnel para el paso del tren bala”, reza el mensaje que acompaña a la cruel fotografía.

En uno de los vídeos que se difundió en las redes sociales, donde la chica aparece en el suelo sangrado y rodeada de hombres, el autor del filme se jacta: “más de treinta la impregnaron”.

El caso se convirtió viral en Río de Janeiro por la brutalidad de las imágenes, que conllevó que la Fiscalía de esta ciudad recibiera más de 800 denuncias anónimas.

“No, no me duele el útero y sí el alama por haber personas crueles que están impunes”, fue el último mensaje que escribió la chica en su perfil de Facebook antes de cerrarlo. La víctima ahora se encuentra en un programa de protección especial para menores amenazados de muerte, ya que sus violadores fue un grupo de narcotraficantes.

Según declaró la víctima a la policía, la noche del sábado 21 de mayo acudió a un baile de funk en la favela de Morro da Barão, que no está muy lejos de su casa. Ahí, se encontró con su supuesto novio Lucas Perdomo, de 20 años, una joven promesa del equipo carioca de fútbol Boa Vista y asociado el grupo de narcotraficantes Comando Vermelho que domina esta comunidad. Perdomo si que reconoció que esa noche estuvo con la joven, pero negó el noviazgo.

La chica no recuerda mucho más, tan solo que fue drogada, se desmayó y que se despertó al día siguiente en una casa que desconocía, que parecía abandonada y estaba sucia. Iba desnuda, sus genitales estaban sangrando y estaba rodeada de una trentena de hombres armados, que se reían de ella y la abandonaron ahí. Finalmente, juntó ropa masculina que encontró en la habitación y llegó en estado de shock a su casa.

La versión policial

Según la última versión policial, la joven habría sido violada por una docena de hombres, repartidos en dos grupos. Tras el concierto la chica fue con una amiga suya, Perdomo y su amigo, Raí de Souza en una casa de esa favela. Sobre las diez de la mañana, los tres jóvenes se marcharon de la vivienda donde dejaron a la chica inconsciente. Entonces, un grupo de criminales pasó por la casa, donde al ver a la menor decidieron llevársela a otro local para abusar de ella. Moisés Camilo de Lucena fue quien la transportó a hombros hacia la otra casa, donde entre seis y ocho narcotráficantes la violaron. Después los hombres la abandonaron y más tarde llegaron al inmueble Raí de Souza, Raphael Assis Duarte y un tercer delincuente identificado como Jefinho. Este segundo grupo fue el que se tomó imágenes con ella y también la violó.

Manifestación ante la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro para pedir justicia para la joven agredida / Antonio Lacerda/EFE

Manifestación ante la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro para pedir justicia para la joven agredida / Antonio Lacerda/EFE

De los hasta ocho inculpados por abusar de la chica o reproducir instantáneas con ella, tan solo uno está en la cárcel y cinco de siguen desaparecidos. Perdomo fue liberado estar cinco días presoAunque cuando salió el pasado viernes del penitenciario aseguró que es inocente, algunas fuentes apuntan que la violación podría formar parte de un plan de venganza que el futbolista ideó contra la menor porque creía que le había traicionado sentimentalmente.

Después de pasar unos días en prisión, también quedó en libertad el ex camarógrafo de televisión Rafael Assis Duarte, de 41 años, quien se fotografió con la chica y puso el cruel comentario: “por aquí pasó un tren”, un mensaje que el calificó como una broma desafortunada y negó haber abusado de ella.

Quien si sigue entre rejas es Raí de Souza, autor del vídeo, y que argumenta que mantuvo relaciones sexuales “consentidas” con la joven.

Culpando a la víctima

Si el suceso ya es trágico de por si, no deja de sorprender el lenguaje machista que sirve para defender que se perpetren actos tan crueles. La menor ha tenido que lidiar con comentarios en redes sociales como seguro que se lo estaba buscando, que iba borracha o drogada, que lucía ropa corta, comentarios que intentan culpar a la víctima.

De hecho, la policía apartó del caso al Jefe de la Unidad de crímenes en Internet de la policía de Río, Alessandro Thiers, quien afirmó que no estaba convencido que esta violación colectiva se hubiera producido, pese a las imágenes que circulan por las redes sociales. La víctima relató en una entrevista que concedió a TV Record y TV Globo que Thiers durante los interrogatorios la quiso inculpar a ella.

“Me preguntó qué estaba haciendo allí, si estaba relacionada con ellos, si antes había participado en sexo en grupo. El delegado quería echarme la culpa como fuera”, relató la joven, que añadió: “Me preguntaron si lo hacía a menudo, si me gustaba hacerlo”. Ella misma expone que “fue horrible prestar declaración porque me culpaban de algo que no hice”, por lo que finalmente decidió dejar de responder las preguntas de la policía, que le sometió hasta tres interrogatorios.

Vídeo de la entrevista en portugués

En Brasil cada once minutos violan a una persona, la mayoría de víctimas, mujeres. Hace tan solo una semana, en el estado de Ceará, fue violada una ciclista lituana, que participa una expedición de deportistas que recorren pedaleando distintos países sudamericanos en motivo del año olímpico.

El 5 de febrero salió de Londres el BaltiCCYcle 2016, que llegara el 5 de agosto a Río de Janeiro, el día que empiezan los Juegos Olímpicos. Durante su paso por Ceará, concretamente, el trozo de la solitaria carretera que une Jericoacoara con Fortaleza, la ciclista se quedó atrás del grupo, donde fue abordada por un hombre que la violó y le robó. El mismo grupo de ciclistas la encontró, ya que fue a su búsqueda al ver que la mujer no llegaba. La lituana fue atendida en un hospital y decidió proseguir con el viaje.

Río de Janeiro acogerá los Juegos Olímpicos, el evento deportivo más importante del planeta, pero detrás de si pesará una losa: la vulnerabilidad de las mujeres, en una sociedad donde sus derechos no están garantizados y son pisoteados.

Los comentarios están cerrados.