BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

¿Qué comparten Clinton y Trump?

Hillary Clinton tiene una sede en un Delaware, una especie de paraíso fiscal dentro de EEUU / GTRES

Hillary Clinton tiene una sede en Delaware, una especie de paraíso fiscal dentro de EEUU / GTRES

A menudo nos pasamos la vida definiéndonos si somos de izquierdas o de derechas o en el caso de Estados Unidos, republicanos o demócratas. Sin embargo, aunque un lado u otro tiene discursos muy diferentes y a priori políticas contrarias, la realidad es que los políticos comparten demasiadas cosas en común y sino que se lo digan a Hillary Clinton y a Donald Trump, presumiblemente los dos próximos candidatos a la presidencia de la Casa Blanca.

Si en el mundo existen los paraísos fiscales, en Estados Unidos está Delaware, un especie de estado fiscal, donde las filiales de las empresas no pagan impuestos. Entre las compañías registradas, se encuentran las de Hillary Clinton, candidata demócrata a la presidencia, y Donald Trump, candidato republicano.

Este estado, el segundo más pequeño después de Rhode Island, tiene alrededor de 935.600 habitantes. Paradojicamente, en Delaware hay instaladas 1,1 millones de empresas, es decir, hay más compañías que personasDe las 500 empresas más grandes de Estados Unidos, dos tercios tienen filiales registradas en este estado. De ellas, la mayoría ni tan siquiera tienen presencia física, sino simplemente están domiciliadas en la dirección postal de un intermediario.

Las empresas que se registran en Delaware lo hacen para no tributar en sus respectivos estados, es decir, para evadir impuestos. En la última década otros estados del país han dejado de tributar alrededor de 9.000 millones de dólares, gracias a la baja presión fiscal, la confidencialidad con las empresas y la poca transparencia de Delaware, que hace que las compañías decidan instalar aquí sus filiales.

Esa poco transparencia, además, contribuye a que en este pequeño estado también se blanquee dinero o incluso se convierta en un trampolín hacia los paraísos fiscales, ya que a través de una sociedad en Delaware se puede crear otra en un paraíso fiscal, desde donde la compañía realmente opera.

En medio de todo este entramado, existe un edificio en el número 1209 de North Orange Street en el que están registradas 285.000 compañías. De hecho, es el sitio del mundo con más empresas, incluso 15 veces más que el Ugland House de la Islas Caiman, donde hay 18.000. Para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es el centro del mayor fraude fiscal de toda la historia.

De las 515 compañías que tiene Trump, 378 estan registradas en Delaware / EFE

De las 515 compañías que tiene Trump, 378 estan registradas en Delaware / EFE

En este edificio, además de estar Apple, Walmar o American Airlines, tienen registradas sus compañías Clinton y Trump, según denunció esta semana el periódico inglés The Guardian, en un artículo que recoge eldiario.

Tal como detalla el rotativo inglés, que acudió al edificio, Clinton registró la sociedad ZFS Holdings LLC en febrero del 2013, ocho días después de dejar el cargo como secretaria de Estado. Con esta compañía, la candidata demócrata gestiona las ganancias que ha obtenido de la venta de su libro y de las conferencias que realiza. En 2014, los 16 millones de dólares que ganó como escritora y conferenciante fueron a su filial en Delaware.

En el caso del magnate republicano, de las 515 empresas que posee, 378 están registradas en Delaware, entre las que destacan el 40 Wall Street Corporation, un edificio de 72 plantas en el corazón del distrito financiero de Manhattan.

Y si bien no es ilegal que Clinton y Trump utilicen este sistema para evadir impuestos, parece poco ético que el futuro presidente o presidenta de la Casa Blanca tenga sus empresas en un estado fiscal muy poco transparente.

Los comentarios están cerrados.