BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El Camarada Zuma y sus escándalos

Jacob Zuma vuelve a salir en los titulares, hoy un tribunal de Johannesburgo le ha hallado culpable de haber violado la Constitución tras gastarse fondos públicos para reformas en su casa, otro de sus escándalos de influencias. Actualmente un tribunal sudafricano está revisando un caso para presentar 738 cargos por corrupción contra el presidente de Sudáfrica, él los niega todos. Hace ya más de diez años que Zuma tiene problemas con la legalidad.

 Jacob Zuma se formó en la Unión Soviética y comenzó a los 17 años a militar en el Congreso Nacional Africano (CNA), donde más tarde lideró los servicios de información militar. Sus actividades políticas, que fueron principalmente la organización de estructuras de resistencia en su región natal, le enviaron a la cárcel de Robben Island, la misma donde estuvo Mandela. A su salida de prisión en 1973 se fue a Mozambique al frente del servicio de Inteligencia del Congreso Nacional Africano.

Dentro de la Organización ha tenido una carrera ascendente. Fue escalando en el Partido: en diciembre de 1994 fue elegido presidente honorario del CNA y en 1997 fue elegido vicepresidente de la Organización. Tras los comicios presidenciales, celebrados en junio de 1999 (con victoria del CNA y fin de la era Mandela y el principio de la de Thabo Mbeki) sé convirtió en vicepresidente.

En junio de 2005 se publicó su escándalo y le costó el cargo como vicepresidente del gobierno. Fue imputado en el marco de un caso de corrupción en un acuerdo de compra de armas con su asesor financiero, el empresario, Schabir Shaik. Aunque Mbeki quiso echarle de la política, en 2009 el caso fue cerrado y ese mismo año el heredero de Mandela se hizo con el poder de la principal potencia económica de África.

El 6 de diciembre de 2005 fue acusado ante un tribunal de Johannesburgo de violación, “la falda que llevaba me dejó claras sus intenciones”, dijo en el juicio en el que se descubrió que la joven tenía sida. Naturalmente se invalidaron sus cargos al año siguiente. Jacob Zuma está casado con tres mujeres y se le atribuyen 20 hijos. Él afirma que ama a todas sus mujeres y a todos sus hijos y predica las bondades de la poligamia. Las asociaciones de lucha contra el Sida denuncian constantemente el impacto negativo que tiene la actitud de Zuma en la población. Hay 5,7 millones de zeropositivos de Sudáfrica. “Hay algunas personas que podrían argumentar que la vida sexual de Jacob Zuma es un asunto de moralidad privada o cultura, pero no lo es. Su comportamiento personal tiene profundas consecuencias públicas”, asegura el partido opositor. El presidente también presume de su homofobia.

President Jacob Zuma addressing the South African Local Government Association National Members Assembly at Gallagher Convention Centre in Midrand.24/03/2015 Kopano Tlape DoC

President Jacob Zuma addressing the South African Local Government Association National Members Assembly at Gallagher Convention Centre in Midrand.24/03/2015 Kopano Tlape DoC

En diciembre de 2007, se produjo su resurrección política al ser elegido presidente del CNA derrotando a Mbeki por 2.379 votos contra 1.505. Tras un año de deliberaciones sobre si se procesaba a Zuma se decidió exonerarlo. Días más tarde se acusaba a Mbeki de participar en una supuesta conspiración política para impulsar el procesamiento de Zuma, finalmente  Mbeki tuvo que dimitir.

Dos años más tarde, el 12 de enero de 2009 la Corte Suprema de Apelaciones permitió su procesamiento. Sin embargo, el 6 de abril la Fiscalía retiró los cargos contra él al considerar que se hábía manipulado el proceso y así quedó libre para presentarse a los comicios presidenciales del 22 de ese mes que ganó por mayoría absoluta. Días después, el 9 de mayo, fue investido en Pretoria como cuarto presidente de la historia democrática de Sudáfrica. Durante la campaña política, en 2009, apareció públicamente para cantar un himno guerrillero: Umshini wami “Tráeme mi metralleta” que se ha convertido en el himno del “camarada Zuma”.

En marzo de 2010 superó una moción de censura presentada por el Congreso del Pueblo (COPE), grupo escindido de CNA, que le responsabilizó de permitir la corrupción en el seno de la administración.

Esta vez, se le acusa de haber gastado 23 millones de dólares de dinero público en diez diferentes mejoras para su vivienda en Nkandla en 2012.

El heredero de Mandela no cabe duda de que es un personaje polémico. Durante su campaña electoral asistió a las ceremonias vestido con ropa tradicional zulú, con pieles de leopardo. Su imagen se ha ido deteriorando por las acusaciones de corrupción e amiguismo a la vez que la economía del país comienza a ir en declive. Los abucheos contra Jacob Zuma ya se hicieron evidentes en el funeral del predecesor en el partido Nelson Mandela, donde se le recibió con silbidos.

 

1 comentario

  1. Dice ser deysi

    Si aquí por el mangoneo de fondos públicos se pudiera meter mano a los políticos. No quedaba ni uno para dirigir el país.

    01 abril 2016 | 08:47

Los comentarios están cerrados.