BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El bueno, el malo, el verdugo

Un grupo de manifestantes protesta en Teherán frente a la embajada de Arabia Saudí tras la ejecución del clérigo chií Al Nimr / 20Minutos

Un grupo de manifestantes protesta en Teherán frente a la embajada de Arabia Saudí tras la ejecución del clérigo chií Al Nimr / 20Minutos

Irán o Arabia Saudí, Arabia Saudí o Irán. Son los dos polos de máximo poder en el tablero de Oriente Medio que luchan por conseguir la hegemonía absoluta en la zona. Y ambos practican la pena de muerte. Hace unos días se conoció la ejecución de 47 personas en el país saudí en un mismo día, entre ellos, la mayoría culpados de implicación con Al-Qaeda y tres activistas chiíes, una tendencia religiosa minoritaria en el país pero imperante en Irán. Según datos de Amnistía Internacional (AI), Irán y Arabia Saudí figuraron entre los cinco países que más ejecuciones llevaron a cabo en 2014 (China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Estados Unidos, por este orden). La rivalidad entre ellos también se cobra muchas vidas humanas gracias a sus regímenes, permisivos con la pena capital, mientras las potencias aliadas guardan silencio o expresan una tímida y descafeinada condena mediante portavoces y breves comunicados.

Es ahora, coincidiendo con el conflicto vivo en Oriente Medio, cuando se despierta la gran polémica por la pena de muerte infligida por Arabia Saudí, pero no son precisamente los máximos gobernantes mundiales quienes alzan la voz. Manifestaciones chiíes con muertos, quema de la embajada saudí en Teherán, cese de relaciones diplomáticas con Irán por parte del país del golfo pérsico, pero también de sus aliados Bahréin y Sudán. Ni los mil latigazos al bloguero Raif Badawi ni la condena a muerte por apostasía del poeta palestino Ashraf Fayadh por parte del régimen saudí, también muy mediáticos, habían causado semejante oleada de reacciones. Aunque, tal como recordó el pasado sábado el periodista Mikel Ayestaran, hay que remarcar que Riad no realizaba una ejecución tan masiva desde 1980, cuando 63 personas fueron ajusticiadas en un mismo día. En Irán, por su parte, las ejecuciones no dejan de aumentar, y abunda la arcaica aplicación de la pena capital a homosexuales y mujeres adúlteras. Cabe preguntarse si lo que realmente importa es la pena de muerte o quién la practica y contra quién o, lo que es lo mismo, si señalamos al bueno y al malo o al verdugo.

Hace tan solo unos días AI publicó un interesante artículo de preguntas y respuestas sobre la pena capital. La organización lo tiene claro: la pena de muerte no reduce la delincuencia, es inhumana y está relacionada con los juicios sin garantías y la falta de información de la sociedad. Teniendo en cuenta a AI, la tímida condena de países como Estados Unidos a la ejecución masiva en Arabia Saudí puede entenderse fácilmente por la sencilla razón de que en el país norteamericano también se aplica la pena capital.

Pero, más allá de pecadores y pecados, el silencio generalizado de las potencias occidentales con Arabia Saudí no puede dejar de relacionarse con la guerra de Siria y la lucha contra Estado Islámico. En el conflicto de Oriente Medio nada es sencillo, pero bien es cierto que Riad y Tel Aviv son capaces de entenderse contra Irán, su enemigo común, y que la necesidad de alianzas sólidas para derrocar a Bachar Al-Asad y frenar el yihadismo no plantea un escenario propenso a las críticas internas, y menos hacia Arabia Saudí, pieza clave en las negociaciones en la zona con occidente.

Quizás, y sólo quizás, las cosas cambiarán el día que condenemos la condena a muerte, el ojo por ojo, la tenencia, fabricación y compraventa de armas. Porque quizás, y sólo quizás, son prácticas que generan mártires y, como respuesta, más verdugos.

1 comentario

  1. Dice ser nobu

    Paz ??, jaja que iluso :3

    06 enero 2016 | 02:46

Los comentarios están cerrados.