BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Dinamarca: de ratificar la convención de Ginebra a proponer confiscar joyas a los refugiados

Un grupo de refugiados camina por una autovía por el norte de Dinamarca. Foto: EFE/Archivo

Un grupo de refugiados camina por una autovía por el norte de Dinamarca. Foto: EFE/Archivo

Dinamarca, uno de esos países que a menudo se pone como ejemplo de país modelo, apareció hace poco en los titulares tras proponer confiscar joyas y objetos valiosos (eso sí, el gobierno danés hace excepciones como el anillo de compromiso) a los refugiados como modo para sufragar el coste que supone su estancia en el país. Esta propuesta, iniciativa del gobierno del Partido Liberal (Venstre) -que salió de las urnas el pasado junio- con Lars Løkke Rasmussen en cabeza, es en realidad una de tantas para reducir la llegada de refugiados al país. ¿Cómo? Restringiendo las leyes de asilo y haciendo el país menos “atractivo” para los sirios, afganos o cualesquiera nacionalidades que huyen de sus países de origen.

Al Partido Liberal, de momento, el proyecto legislativo le ha costado un eurodiputado: Jens Rohde, quien recientemente anunció que se unía al Partido Social Liberal. Rohde desertó tras considerar que la propuesta se acercaba más al partido antiinmigración DF -a quien el gobierno en minoría necesita en el parlamento danés- que al suyo, partido de centro-derecha.

El proyecto de ley enviado por el ejecutivo al Parlamento contiene algunas propuestas que han pasado más desapercibidas que la de confiscar joyas, como la reducción del permiso de residencia (de 5 a 2 o 3 años según el tipo de asilo), posponer el derecho a la reunificación familiar (alargando el tiempo mínimo de espera para solicitar el derecho) o reintroducir cuotas de pago para solicitar la reunificación o el permiso de residencia permanente, por poner algunos ejemplos. El proyecto de ley no está aprobado todavía y se debatirá en el Parlamento en enero pero en noviembre se presentaron sus líneas maestras, muy bien explicadas en el último número de New Times (páginas 10 y 11), una publicación producida por solicitantes de asilo en Dinamarca.

Lo que se logró en Ginebra

Ante noticias como ésta es bueno recordar que Dinamarca fue uno de los países que el 28 de julio de 1951, tras tres semanas de disputas legales entre distintos delegados en Suiza, adoptó lo que hoy se conoce como la Carta Magna del derecho internacional del refugiado: la Convención de Ginebra. Éste instrumento se convirtió en un compromiso legal y además Dinamarca fue el primer país en ratificar el documento. En éste se establece que un refugiado es toda persona que (I) está fuera de su país de origen (II) tiene fundados temores de ser perseguido por motivos de su raza, religión, nacionalidad u opinión política y (III) no puede o, a causa de dichos temores no quiere, acogerse a la protección de ese país ni regresar a él.

La idea de este tratado, por resumirlo en breves líneas, es que cuando el país de origen deja de proteger los derechos básicos del refugiado, la comunidad internacional asume la responsabilidad de velar por el respeto a tales derechos. Así, cuando un país otorga asilo a un refugiado implica que se compromete a proporcionarle protección contra el retorno forzoso y a permitirle que permanezca en su territorio hasta que se encuentre una solución duradera a su problema.

Una de las medidas de reubicación propuestas por la Comisión Europea -y adoptadas por los estados miembros- hablaba de reubicar 160.000 refugiados en necesidad evidente de protección internacional. Hasta ahora solamente cerca de 160 de los 160.000 -sí, sólo 160- han sido reubicados. A pesar de la sensación de llegada masiva de refugiados a Europa, que en parte es indiscutible, es importante recordar que en proporción el número de personas que llegan a países de la Unión Europea es mucho más bajo que los que llegan a países como Jordania o el Líbano, más próximos de zonas de conflicto.

Cuando uno mira atrás se da cuenta de, al menos, dos cosas: de cómo muchos estados rehuyen de sus responsabilidades y compromisos firmados en el pasado y de cuán importante (y terrible) puede llegar a ser que gobierne un partido u otro así como el hecho que el discurso antiinmigración cale o no en una sociedad. Esperemos que todo quede en eso, una propuesta, y que Dinamarca y el resto de países de la llamada “comunidad internacional” se preocupen de cumplir con sus responsabilidades de protección para poder dar ejemplo.

6 comentarios

  1. Dice ser PoliticamenteIncorrecto

    Me parece que el echo de confiscar joyas u objetos valiosos de los refugiados me parece bastante bastante lamentable. Es propio de los nazis que robaban a los judios antes de llevarlos a la camara de gas, ciertamente, algo rechazable y deleznable. Pero lo que no puede ser, es el empeño que teneís todos los periodistas en que traguemos SI O SI, con que todos los paises debemos SIN CONDICIONES, acoger a todo aquel que le de la gana entrar en nuestros países.

    No existe trabajo para todos, el dinero público no es infinito, y me NIEGO CATEGORICAMENTE (en igualdad de capacitación laboral o intelectual) dar un puesto de trabajo antes a un refugiado que a un extranjero que acaba de llegar: Porque eso causa desapego, desarraigo, asco de los compatriotas hacia su propio pais e instituciones que las vemos como traidoras, y es hacerle la cama a los partidos de extrema derecha.

    El refugiado SIRIO acogido y dado un puesto de trabajo de entrenador de futbol ¿Es que no habia españoles capacitados para hacerlo? Venga ya hombre…. encima pidiendo a Rajoy que trajera a toda su familia que lo estaba pasando muy mal. Ya esta bien de traicionarnos a nosotros mismos hombre…. que antes de solucionarle la vida a todo el planeta, la OBLIGACIÓN de mi pais es velar por los MIOS HOMBRE!!

    Venga “Periodistos progres” a ver cuanto tardais en borrar este post….

    28 diciembre 2015 | 14:36

  2. Dice ser Predicador

    Pagina milanuncios, españoles vendiendo sus pertenencias, joyas incluidas para poder sacar algun dinero con el que vivir…
    Vamos a dejarnos de demagogia barata…

    28 diciembre 2015 | 14:59

  3. Dice ser Una

    Ah, que no pensaban pagar su estancia. Qué raro que los honrados musulmanes no quieran repartir sus bienes pero sí disfrutar de los del prójimo.

    Es para sufragar su manuntención completa, no para obtener beneficio. Utilizan todos los servicios gratuitamente sin haber cotizado jamás ni querer hacerlo.

    Autora del blog, ¿Tú y tus maridos viajar gratis por Europa con todos los gastos pagados? Pues mira, ahora Dinamarca ya no te saldrá tan barata si aprueban la propuesta.

    Trabaja y sácalos adelante, pero ellos que se guarden las joyas. Da ejemplo, bloguera.

    28 diciembre 2015 | 15:13

  4. Dice ser Juan

    No veo el interés de estas mujeres en apoyar a los moros, ya ha salido la noticia de las múltiples violaciones, a ver que opinana las periodistas

    28 diciembre 2015 | 20:07

  5. Dice ser heavuloud

    Europa necesita un plan para acoger a tantos sirios, asirios, fganos y afganos

    28 diciembre 2015 | 21:28

  6. Dice ser para Juan

    Pues imagina lo desesperadita que esta la bloguera para encontrar en los moros su unica opcion de pillar rabo

    “lo que sea, con tal de llevarme un rabo a la boca”

    la desesperacion

    29 diciembre 2015 | 07:25

Los comentarios están cerrados.