BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El hombre que repara a las mujeres en el Congo

La semana pasada quedé deslumbrada por un hombre y aterrorizada por un reportaje. El reportaje, mírenlo con mucha fuerza y con un buen amigo a quien abrazar después. “El hombre que repara a las mujeres: la ira hipócrita” es un documental que cuenta la historia del Doctor Denis Mukwege y la cruda realidad de las mujeres en el Congo. Su visualización fue prohibida en la República Democrática del Congo, según las autoridades por “dañar la imagen del país ya conocida como capital mundial de la violación”. Hace una semana, levantaron la prohibición.

Mukwege viaja con regularidad al extranjero para promover los derechos de las mujeres y la semana pasada estuvo en la ONU, donde se visualizó su reportaje y se mantuvo un pequeño debate donde el doctor hizo hincapié en que aunque se considere como acabada la guerra en el Congo, el conflicto continua en la parte oriental del país, donde no cesan las agresiones contra la población civil y las violaciones.

Y es que, según los datos, el Congo es el lugar donde más violaciones se producen en todo el mundo. Científicos estadounidenses publicaron un estudio que estima que el número de víctimas de violación en la República Democrática del Congo es de 1.152 violaciones diarias, lo que equivale a 48 violaciones por hora. El mayor índice de violencia sexual del mundo. Con razón el Congo es llamado “el peor lugar en la tierra para ser mujer”. Save the Children también hablaba del país africano como “el peor lugar para ser madre”. Debido a la gran tasa de mortalidad materna, cerca de 21.000 mujeres murieron en 2014 por complicaciones durante el embarazo o el parto. Cada 25 minutos muere una madre en el Congo.  Entre el 11% y el 17 % de estas muertes maternas ocurren durante el mismo parto y entre un 50% y 71% durante el periodo del postparto.

En el Congo las violaciones han sido utilizadas como armas de guerra, las mujeres son consideradas ciudadanas de segunda clase y se puede hacer con ellas lo que se quiera. La violación no se limita a la penetración,  los agresores introducen en los cuerpos de las víctimas elementos tóxicos, cortantes, palos, machetes, armas, botellas de plástico calientes, con la intención de destruir sus órganos y su identidad. Las víctimas no son distinguidas por edades ya que se han encontrado casos de niñas menores de 10 años, mujeres embarazadas, mujeres mayores de 80 y lo más horrorizante: ha habido víctimas de solo 9 meses de vida. El doctor Mukwege se ha encontrado, según explica, con niñas “cuya vagina y recto se encuentran totalmente destruidos por cuchillos”. Además, afirma que varias mujeres que él ha tratado con éxito, “son violadas nuevamente y regresan al hospital, sin la oportunidad de que el cirujano pueda reparar su órganos reproductivos otra vez”.

Endre-Vestvik-DM-with-women-1024x681La mayoría de las mujeres violadas tienen dificultades de acceso a la atención médica y les resulta imposible llegar a un centro especializado después de un ataque, ya que la mayoría de ellas viven en zonas rurales y tienen que hacer largas caminatas – de hasta de ocho horas- para poder recibir ayuda. “Muchas no logran llegar y mueren por falta de atención médica y otras llegan cuando ya es demasiado tarde y mueren por complicaciones”, lamenta Mukwege.

Por ese motivo, este ginecólogo congoleño, ganador del Premio Sakharov en 2014 y nominado al Premio nobel de la paz ,fundó un hospital donde atienden a niñas y a mujeres víctimas de violación en África.

El doctor Denis Mukwege ha asistido durante 17 años a unas 40.000 mujeres abusadas, violadas y víctimas de la mutilación genital. Su hospital en Bukavu se ha convertido en el más avanzado en el tratamiento de víctimas de ataques en grupo, tras atender a decenas de miles de mujeres desde el inicio de la guerra civil del país. Mujeres violadas, torturadas y salvajemente mutiladas por soldados y rebeldes. El hospital presta atención médica de urgencia pero también proporciona ayuda psicológica y promueve programas de ayuda económica y microcréditos para que las pacientes puedan rehacer su vida.

Mukwege defendió la semana pasada frente a diferentes organizaciones y miembros de la sociedad civil la “necesidad de encontrar una solución política que aborde la raíz de esta violencia utilizada como arma de guerra durante tantos años” y que aún está presente en el Este de la RDC. También insistió en la importancia de responsabilizar a los agresores para que sus actos atroces dejen de ser considerados actos impunes.

Se necesitan más hombres como Mukwege con agallas, con ganas y con mucha, mucha fe y convicción para poder demostrar que se puede cambiar el sistema y crear una nueva realidad para estas mujeres.

 

Tráiler del documental:

4 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Triste realidad de un pueblo históricamente masacrado. Ojalá en algún momento se pueda acabar con esta tremenda situacion sufrida por las mujeres.

    01 noviembre 2015 | 01:31

  2. Dice ser Mani

    Obama tiene un premio novel de la paz y este angel no. No hace falta decir más nada….

    01 noviembre 2015 | 10:18

  3. Dice ser lui

    Donde se puede ver el documental completo?

    01 noviembre 2015 | 16:45

  4. Dice ser Pedrito

    Yo, esto del Congo, lo veo muy negro.

    01 noviembre 2015 | 17:13

Los comentarios están cerrados.