BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Cinco ideas de Varoufakis para Europa

Yanis Varoufakis en su visita a Barcelona / Twitter de Ada Colau

Yanis Varoufakis en su visita a Barcelona / Twitter de Ada Colau

Sus planes como ministro de Finanzas en Grecia no salieron bien. A Yanis Varoufakis le tocó enfrentarse a la troika y salió perdiendo. Al menos, de la primera batalla. De lo que más le dolió sobre su corto período en la primera línea de la política fue la cerrazón del Eurogrupo: “las reglas son las reglas”, el mantra del que a su juicio, los países del euro no se atreven a salir. La semana pasada estuvo en Barcelona y aunque los medios le dieron más importancia al par de frases que dedicó al proceso soberanista, Varoufakis explicó unas cuantas ideas para salir de esta mega crisis que valía la pena recoger.

Algunas de sus ideas tienen un cierto carácter naïve, pero merece la pena escuchar a quien en el Eurogrupo “se sentía tan solo como Cataluña cuando pide votar”, porque pedía unas políticas diferentes al pensamiento único de la austeridad y los recortes. Varoufakis no cree en la mentalidad de partido, sino en un movimiento paneuropeo que supere las anquilosadas estructuras que para él, sólo limitan la acción y el cambio (parece un toque de atención a Pablo Iglesias). Por sus afirmaciones, le ve más futuro a candidaturas de confluencia ciudadana que a partidos, por muy desde abajo que se creen. Teniendo esto en cuenta, éstas son las 4 ideas más relevantes del exministro para la UE:

  1. El camino a ese movimiento europeo ha de abrirse a través de una conversación sobre el cambio a lo largo de todo el continente, que el griego ya está intentando convocar con su participación en diversos actos como el debate de Barcelona. Hace hincapié en que las peticiones sean, al inicio, concretas: por ejemplo, propone pedir máxima transparencia a la UE en todos sus procesos, poniendo cámaras que reproduzcan en streaming lo que cada ministro o jefe de Gobierno dice en las reuniones de más alto nivel, desde Eurogrupos hasta Consejos Europeos.
  2. Para conseguir la máxima implicación de los ciudadanos europeos, Varoufakis quiere llegar a la creación de una asamblea ciudadana que participe en la elaboración de una nueva Constitución europea. Esa asamblea debería ser itinerante y girar por las ciudades europeas, desde Viena a Barcelona, evitando, por supuesto, el centralismo de Bruselas.
  3. Dentro de esa lógica de superación de los partidos, Varoufakis plantea algunas renuncias para conseguir otros consensos: para poner de acuerdo a la izquierda y a la derecha, se resigna a proponer la nacionalización de los bancos rescatados; prefiere crear una comisión de expertos a nivel europeo y que ninguno de ellos sea del país del banco en cuestión. Ese consejo se encargaría de que el banco se recuperara en el plazo de un año y después, volvería a venderse a manos privadas. El objetivo es que los banqueros responsables de la bancarrota de la entidad no siguieran a su cargo tras su rescate.
  4. A la hora de crear entre los ciudadanos un mayor sentimiento de pertenencia a la idea de Europa, el exministro sugiere crear un cheque mensual de 300€ para las familias en situación de pobreza. El mismo en cada país de los Veintiocho para hacer crecer el sentimiento unificador. El dinero vendría de un Fondo de Lucha contra la Pobreza, que se alimentaría del desajuste entre importaciones y exportaciones que los países de la UE se deben entre sí cada año.
  5. El problema de esta crisis no es la falta de dinero. Varoufakis considera que es todo lo contrario: hay demasiado. Pero opina que los ricos lo guardan “porque tienen miedo de invertir”. Más que nada, porque el resto de la población tiene cada vez menos poder de compra. Su solución es que el BEI, el Banco Europeo de Inversión, empiece a ejercer su función con más fuerza y acabe extendiendo el optimismo. Su guinda es que sus esfuerzos se dirijan especialmente a energías verdes.

Es difícil saber dónde va Europa. Pero apasionante ver ideas alternativas.

Los comentarios están cerrados.