BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

La superagente de la literatura hispana

Carmen Balcells

Una imagen de archivo de la agente Carmen Balcells / EFE

Gabriel Garcia Márquez, Pablo Neruda, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa o Carlos Fuentes son algunos de los grandes escritores latinoamericanos que pasaron por sus manos. Y es que ya lo dicen, detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Tal vez este era el caso de Carmen Balcells la agente literaria más importante en lengua hispana, que consiguió revolucionar el mundo editorial.

Conocida como la Mamá Grande, por un relato de García Márquez, ayer se apagó su llama a los 85 años de edad en su casa de Barcelona. Balcells, que nació en los años treinta en el seno de una familia rural del pueblo Santa Fe de Segarra (Lérida), emigró junto a ellos a Barcelona cuando tenía 24 años. Ahí empezó a trabajar con el agente literario rumano Vintila Horia.

En la década de los cincuenta y en medio del franquismo, decidió montar su propia editorial. Pese las circunstancias políticas nacionales, Balcells se encontró en un momento muy prolífero tanto en la literatura de su país como en la de Latinoamérica. Eso, le llevó a representar a los grandes escritores latinos, así como a españoles de gran renombre como Camilo José Cela, Rafael Alberti, Miguel Delibes, Vázquez Montalbán, Ana Maria Matute, Juan Goytosolo, Juan Masré, Eduardo Mendoza, Javier Cercas o Rosa Montero. Así pues, esta mujer ayudó a construir y promocionar la literatura latinoamericana y española, no solo en ambos lados del charco sino en todo el mundo.

Y ella, seguramente, más que nadie contribuyó a que este boom de la literatura de habla hispana se hiciera realidad, porque creyó en estos artistas cuando aún eran desconocidos. Buena muestra de ello, es que le encontró a Gabriel Garcia Márquez su primer editor. Y para ella, la apuesta a las nuevas promesas era primordial hasta tal punto que, incluso, en algunos casos dejó dinero a algunos autores para que acabaran de escribir sus obras tranquilos.

Pero de ésta hábil agente de escritores, también se dice que revolucionó la forma de entender el mundo editorial. Antes que ella, el editor siempre estaba un escalón por encima del autor, pero Balcells entendió y consiguió poner al escritor en el centro del negocio editorial. Así propició la creación de verdaderos gigantes de la literatura En su cartera había hasta seis Premios Nobel: Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Camilo José Cela, Pablo Neruda, Miguel Ángel Asturias y Vicente Aleixandre

El año pasado, anunció que su empresa se fusionaba con otro gran agente literario el de Andrew Wylie, con lo que se sumaba a su ya renombrada cartera otros escritores excepcionales como Italo Calvino, José Luis Borges, Guillermo Cabrero Infante, Vladímir Nabokov o Milan Kundera.

Más allá de sus indiscutibles cualidades como agente literaria que negociaba con las editoriales, Balcells también fue una amiga y consejera de muchos de estos artistas. Esta virtud, la cercanía, es la que le llevó a que García Márquez la apodara como la Gran Mamá.

Balcells es una de esas piezas claves que desde la sombra tejió la historia de la literatura universal e incluso del periodismo, porque muchos de estos grandes escritores también se adentraron en el mundo de la prensa. Así pues, ella contribuyó a dar el lugar que se merecían a los grandes escritores de habla hispana del siglo veinte, con lo que consiguió que con cada una de sus letras se escribiera la literatura y el periodismo de buena parte del siglo XX y XXI.

1 comentario

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    Es una gran pérdiida que una persona tan luchadora por defender los derechos de los escritores, en unos tiempos de tanta mangancia , se haya muerto. Dios la tenga en su Gloria.

    22 septiembre 2015 | 18:17

Los comentarios están cerrados.