BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Un pueblo argentino en alerta por un derrame de cianuro

Todo empezó por una cadena de Whatsapp en la que los vecinos de Jáchal, San Juan, denunciaban una fuga de cianuro en un caño de una mina explotada por Barrick Gold.

La cadena se viralizó y ante la falta de comunicación oficial, la gente del pueblo decidió tomar únicamente agua mineral y no mandar a sus hijos al colegio. 

Al día siguiente, la empresa confirmó a través de un comunicado que el derrame había ocurrido, pero que “no había habido contaminación en los ríos que corren en la cuenca”.

Sin embargo, el ambientalista Omar Ferreyra dijo que “se calcula que se derramaron 15 mil litros de cianuro y mercurio”, una cifra alarmante. En declaraciones a Radio Continental agregó que las nevadas y los vientos de la zona pueden distribuir las sustancias contaminantes hacia sectores más alejados.

El gobernador provincial José Luis Gioja adelantó que no descartan sanciones, pero hay quienes permanecen escépticos.

Los vecinos se manifestaron ayer frente a la municipalidad y ya hay otra manifestación convocada para esta noche en el mismo lugar. Además se hizo una convocatoria en la capital provincial.

Fernando “Pino” Solanas, director de cine especializado en temas ambientales y senador nacional, denunció la complicidad del gobierno provincial con la minera. “El gobierno sanjuanino se comporta como un vocero de la Barrick Gold. La mega minería es insustentable, sinónimo de saqueo y contaminación y ningún candidato se expresa sobre el tema”, dijo a través de su cuenta de Twitter.

No es la primera vez que las mineras entran en conflicto con la gente de la región.

En 2012 los pobladores de Jáchal, Amaicha, Tilcara, Tupungato, Famatina, Andalgalá y Tinogasta se manifestaron en contra de la minería a cielo abierto. Los gobiernos provinciales defendieron los intereses de las mineras y reprimieron a los vecinos. En Tinogasta (Catamarca) hubo 20 heridos y 30 detenidos tras la brutal represión policial, en la que se usaron escudos, gases irritantes y palos.

 

 

Los comentarios están cerrados.