BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El secreto de Subaru para ahorrar dinero: minimizar la cantidad de empleados con papeles

Una investigación de Reuters reveló que a lo largo de la cadena de fabricación de sus autos, la compañía contrata cientos de inmigrantes ilegales, pasantes y personas que buscan asilo, porque es más económico que contratar empleados japoneses. El resultado: las ventas de Subaru en Estados Unidos se duplicaron en los últimos 4 años.

Un informe de Reuters revela que la industria automotriz japonesa se abastece trabajadores informales. Foto: Freeimages.com

Un informe de Reuters revela que la industria automotriz japonesa se abastece trabajadores informales. Foto: Freeimages.com

En Norteamérica, Subaru se presenta como un “fabricante de autos con conciencia social”, pero en su planta de Ota, a dos horas de Tokio, las cosas son bien distintas.

Abundan los contratos a corto plazo, los dobles turnos y los despidos injustificados. Los trabajadores cobran el mínimo (6,60 dólares la hora) y los empleados, en su mayoría inmigrantes que buscan asilo en Japón, dependen de todo tipo de factores para tener estabilidad laboral.

Por ejemplo, de su propia salud. Lakhan Rijal, un hombre de 34 años que trabajaba en una de las plantas que hace los asientos de Subaru, denunció que fue despedido después de una lesión en la espalda.

La historia de Mohammed Shafeer Kallai es parecida. Se cortó la punta del dedo anular haciendo partes de frenos en Ikeda Manufacturing, proveedora de Subaru y Honda. Después del accidente, sus supervisores no llamaron a la ambulancia porque, según su versión, “no era su problema”. En cambio, esperaron más de 30 minutos a que llegara su representante laboral (en inglés labour broker), para que lo llevara al hospital.

Subaru se apaña en decir que la responsabilidad de terceros, de sus proveedores,  y se aprovecha así de una realidad patente en la economía japonesa: la falta de mano de obra poco calificada. 

Con una industria grande y una población decreciente, Japón necesita manos que vengan a fabricar los productos que vende al mundo. Para eso, el Gobierno – por acción u omisión-, fomenta un sistema perverso de pasantías laborales que funcionan como una oportunidad para inmigrantes que buscan asilo.

En la región de Ota hay más de 18 mil residentes extranjeros, tres veces más que en el resto de Japón.

“Le pedimos a nuestros proveedores que hagan un esfuerzo por respetar los Derechos Humanos”, dijeron desde Industrias Fuji Heavy, la casa matriz de Subaru.

Pero al parecer los “esfuerzos” no dan grandes frutos.

Subaru tiene 339 pasantes chinos bajo un programa destinado a formar trabajadores de países emergentes que fue criticado duramente por Naciones Unidas. Algunos de ellos enfrentan deudas que no les permiten volver a sus países de origen y tampoco pueden cambiar de empleador una vez en Japón. Eso, en español simple, es trabajo forzoso.

 

 

3 comentarios

  1. Dice ser Califa

    He leído la presentación de Esperanza Escribano. Te enamoraste de Aladino y ya te gusta lo árabe. Bien. Aladino es chino. Léelo otra vez, anda. Pero no te preocupes, es un error muy común.

    01 septiembre 2015 | 07:46

  2. Dice ser charly

    una gran razón para no comprar esos vehiculos,Por mi parte lo tengo claro

    01 septiembre 2015 | 08:39

  3. Dice ser Driver

    Desprestigio absoluto para Subaru.BOICOTEAR.

    06 septiembre 2015 | 00:35

Los comentarios están cerrados.