BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Soldados franceses investigados por violar a niños en República Centroafricana

Catorce soldados franceses son sospechosos de haber abusado sexualmente de menores en la República Centroafricana, en el marco de la operación Sangaris. El escándalo salió a la luz el pasado miércoles, 29 de abril, cuando el diario británico The Guardian, en posesión del documento preliminar elaborado por la ONU, informó de que uno de los empleados de la oficina de la organización en Ginebra, el sueco Anders Kompass, acababa de ser despedido por hacer llegar el informe a la justicia francesa. De hecho, en julio del 2014, el Ministerio de Defensa francés recibió una copia de este informe -titulado “Abusos sexuales de niños por fuerzas armadas internacionales”– de manos de Kompass. Anders Kompass era hasta ahora director de operaciones del Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Kompass habría enviado el informe a los franceses antes que a la propia Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

En este informe, de apenas seis páginas, se acusa a catorce militares franceses, miembros de la operación Sangaris, de haber abusado de diez menores, entre diciembre de 2013 y junio de 2014.

Campo de refugiados en Bangui, República Centrafricana

Aeropuerto de Bangui. /Flickr

La decena de niños, de entre 9 y 16 años, habría sufrido violaciones, felaciones o sodomía, por parte de soldados franceses, a cambio de dinero o de alimentos. Todo ocurrió en el aeropuerto de Bangui, que se convirtió en refugio durante las masacres entre cristianos y musulmanes y donde viven unos 100.000 centroafricanos desplazados de sus hogares. “Los niños dijeron que tenían hambre y que acudieron a los soldados en busca de comida”. La respuesta de estos fue: “Si haces esto, te daré de comer”.

El propio ministro galo de defensa, Jean-Yves Le Drian, afirmó haber tenido acceso al informe desde finales de julio de 2014. Desde entonces, las autoridades francesas habrían guardado silencio “para respetar el trabajo de investigación”. Una doble investigación, judicial y militar, que todavía, nueve meses después, no solo no añade ningún dato concreto sobre lo ocurrido, sino que no se ha tomado declaración a ninguno de los implicados. Además, y pese a la precisión de algunas declaraciones de las víctimas -que habrían proporcionado descripciones físicas concretas, incluyendo marcas y tatuajes-, solo se han identificado a 3 de los 14 soldados.

Aunque toda la atención mediática en torno a este asunto se ha centrado en Francia, según el informe, junto a estos 14 militares galos, otros cinco soldados extranjeros también habrían abusado de menores centroafricanos. De esos cinco, tres son de Chad y dos de Guinea Ecuatorial, ha precisado la co-directora de la ONG norteamericana Aids-Free World, Paula Donovan.

La República Centroafricana tomará acciones legales contra los soldados. “Se aplicará una acción legal. Se trata de actos muy graves”, ha recalcado el ministro Aristide Sokambi, insistiendo en que su país no se dirige a Francia, sino a soldados individuales.

La cruda realidad es que este no es un caso aislado. Las Naciones Unidas han afrontado, en el pasado, varios escándalos relacionados con pedofilia en República Democrática del Congo (RDC), Kosovo y Bosnia; y también acusaciones de acoso sexual por parte de sus tropas en Haití, Burundi y Liberia.

16 comentarios

  1. Dice ser El Andoba

    Me parece estupendo que paguen su vandalismo y atropello humano ..
    Es lo que tiene la democracia , te controlan y si la haces la pagas. Bien hecho
    Pero …. Boko Haram y Estado Islamico, han dejado a 200 niñas embarazadas
    lo cual se estiman que habran sido miles las violadas, muertas e incluso vendidas
    y esclavizadas.
    Y claro, ahi no hay democracia, no hay castigo ……

    07 mayo 2015 | 20:52

  2. Dice ser Mari. M.

    Es de lo peor que aún se den este tipo de actos, crimen…y más por seres que se supone son parte d una sociedad civilizada, han de ser perseguidos, y condenados, no deben quedar impunes, es un delito de lo peor, y se debería informar lo que acarrea a las victimas que lo sufren, un gran padecimiento, diversos traumas, y una muerte en vida, hasta que lo superan, y sí lo superan.
    Todos, ya sean realizados a niñ@, mujeres… y sean del país que sean, y dónde se de-an, se han de condenar.

    Ademas de dar a conocer, informar y educar …que es un delito muy grave.

    07 mayo 2015 | 21:19

  3. Dice ser Darwin

    De todos esos soldados “franceses” investigados…, ¿Cuántos habían nacido en Francia y eran hijos de franceses? Pregunto.

    07 mayo 2015 | 21:38

  4. Dice ser normal

    Darwin ahi esta la clave… y cuantos de esos supuestos franceses eran musulmanes? que ya se sabe con los moros y encular gente…

    07 mayo 2015 | 22:19

  5. Dice ser Carolina Ramos

    Que tragedia tan grande que soldados de países “desarrollados” hagan esas monstruosidades con los mas débiles y necesitados. Los valores humanos hoy más que nunca están devaluados

    07 mayo 2015 | 22:52

  6. Dice ser Casandra

    Doce del patíbulo

    Título original
    The Dirty Dozen
    Año
    1967
    Duración
    145 min.
    País
    Estados Unidos Estados Unidos
    Director
    Robert Aldrich
    Guión
    Nunnally Johnson & Lukas Heller
    Música
    Frank DeVol (AKA Frank De Vol)
    Fotografía
    Ted Scaife
    Reparto
    Lee Marvin, Charles Bronson, John Cassavetes, Ernest Borgnine, George Kennedy, Ralph Meeker, Donald Sutherland, Telly Savalas, Jim Brown, Richar Jaeckel, Trini Lopez, Robert Ryan, Clint Walker, Robert Webber, George Kennedy
    Productora
    Metro-Goldwyn-Mayer
    Género
    Bélico | II Guerra Mundial
    Sinopsis

    El comandante Reisman es un oficial estadounidense que se ha distinguido por su valor en la campaña de Italia, durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de ello, su mayor virtud no es la disciplina; de ahí que las relaciones con sus superiores sean más bien tensas. Sin embargo, debido a su brillante historial militar, no dudan en encargarle una misión suicida: asaltar una fortaleza nazi y matar a sus ocupantes, todos ellos altos mandos del régimen. Para ello tendrá que someter a un durísimo adiestramiento a doce presidiarios. (FILMAFFINITY)

    Premios

    1967: Oscar: Mejores efectos de sonido. 4 nominaciones
    1967: Globos de Oro: Nominada Mejor actor secundario (John Cassavetes)

    07 mayo 2015 | 23:30

  7. Dice ser Casandra

    Anonyma – Una mujer en Berlín

    Título original
    Anonyma – Eine Frau in Berlin
    Año
    2008
    Duración
    131 min.
    País
    Alemania Alemania
    Director
    Max Färberböck
    Guión
    Max Färberböck, Catharina Schuchmann (Libro: Anonyma)
    Música
    Zbigniew Preisner
    Fotografía
    Benedict Neuenfels
    Reparto
    Nina Hoss, Yevgeni Sidikhin (AKA Evgeny Sidikhin), Irm Hermann, Jördis Triebel, Rüdiger Vogler, Ulrike Krumbiegel, Rolf Kanies, Roman Gribkov, Juliane Köhler, August Diehl
    Productora
    Coproducción Alemania-Polonia; Constantin Film / ZDF / Tempus
    Género
    Drama | II Guerra Mundial. Basado en hechos reales
    Web oficial
    http://www.anonyma.film.de/

    Sinopsis

    Adaptación al cine de un diario escrito por una mujer alemana. En Berlín, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), una mujer vive escondida en el sótano de un edificio en ruinas. Su encierro coincide con la llegada de las tropas del Ejército Rojo, que tomaron la ciudad, la saquearon y violaron impune e indiscriminadamente a las mujeres. (FILMAFFINITY)

    07 mayo 2015 | 23:32

  8. Dice ser Casandra

    Violaciones en masa cometidas por los Aliados Occidentales

    A medida que las tropas de los aliados, durante las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial, entraron y ocuparon Alemania, se llevaron a cabo violaciones masivas. Si bien la mayoría de estos crímenes fueron cometidos por militares soviéticos, se calcula que los ejércitos de Francia y EEUU también perpetraron miles de ellas. Nuevas informaciones afirman que nacieron miles de niños en la antigua capital del Reich como consecuencias de estas violaciones en masa cometidas por los aliados occidentales.

    La historia oculta

    Mientras los supuestos crímenes cometidos por los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial son conocidos ampliamente por la sociedad, lo que no suele aparecer en los libros de historia son los crímenes que los soldados aliados cometieron contra la población civil.

    En un intento de luchar contra este olvido, la historiadora alemana Miriam Gebhardt ha publicado un libro (del que se ha hecho eco el «Daily Mail») en el que afirma que los soldados aliados violaron aproximadamente a un millón de mujeres y niñas al final de la contienda. En esta cruel estadística, la experta también incluye a las personas que sufrieron este tipo de abusos sexuales tras la caída de Berlín, lugar en el que el terror sembrado (especialmente) por las tropas del ejército soviético sería imborrable para la sociedad.

    “Tras la guerra, por lo menos 860.000 mujeres y niñas fueron violadas por los soldados que ocuparon la región y por sus ayudantes. Sucedió en todas partes”, explica en sus primeras líneas el libro de Gebhardt. A su vez, la investigadora afirma que, contrariamente a la idea que estaba extendida hasta hace bien poco, estas tropelías no fueron cometidas únicamente por soldados soviéticos (a quienes Stalin había solicitado hacer el mayor daño posible a Alemania) sino también por estadounidenses y británicos.

    Sexo por chocolate

    ¿Por qué razón no han trascendido estos crímenes de guerra? Para responder a esta pregunta, Gebhardt recurre a la misma idea que ya explicó a ABC el escritor e investigador Alberto de Frutos hace unos meses: la vergüenza. Pero no la vergüenza por ser blanco de este perverso acto, sino porque los aliados se esforzaron en extender la idea de que Alemania y sus ciudadanos habían sido los culpables de la Segunda Guerra Mundial.
    El libro de Gebhardt, que lleva tras de sí un año de investigación, señala a su vez que –además de estas violaciones- las mujeres y niñas alemanas también accedieron a tener relaciones sexuales con los aliados a cambio de cualquier alimento que éstos pudieran ofrecer.

    Y es que, en aquel tiempo las hambrunas entre la población alemana eran tan severas que no quedaba otro remedio. “Por entonces se solía decir que tuvieron que pasar seis años para que los estadounidenses vencieran a los soldados alemanes, pero tan solo un día y una tableta de chocolate para que conquistaran a las mujeres alemanas”, determina la historiadora.

    Finalmente, la investigadora también explica en su obra que, además del trauma de la violación, las mujeres alemanas dieron en los siguientes meses a luz a miles de niños. Todos ellos, frutos de las violaciones de los soldados aliados. “Sus padres eran, en su mayoría, desconocidos, y las mujeres no recibieron ningún tipo de ayuda financiera”, añade la experta.
    Militares estadounidenses

    En Taken by Force, J. Robert Lilly estima en 11.040 el número de violaciones cometidas por soldados de los Estados Unidos en Alemania.[1] La mayoría de violaciones por parte de estadounidenses en la Alemania de 1945 eran violaciones en grupo cometidas por militares a punta de pistola.[2]
    Los estadounidenses tenían políticas para no fraternizar en territorios enemigos, y la frase copular sin conversar no es fraternizar se convirtió en un lema de las tropas estadounidenses.[3] El periodista Osmar White, un corresponsal de guerra australiano que acompañó a las tropas estadounidenses durante la guerra, escribió:
    Después de que la lucha pasase en tierras alemanas, hubo muchas violaciones por parte de las tropas de combate y por las que inmediatamente las seguían. La incidencia variaba de unidad a unidad según la actitud del oficial al mando. En algunos casos los delincuentes eran identificados, juzgados por tribunales militares, y castigados. La rama legal del ejército era reticente, sin embargo admitió que algunos soldados habían sido fusilados por ofensas sexuales brutales o pervertidas contra mujeres alemanas, particularmente si los soldados eran negros. No obstante, se que es un hecho que muchas mujeres fueron violadas por estadounidenses blancos. No se tomaron medidas contra los culpables. En un sector circuló un informe que citaba que un cierto comandante muy distinguido hizo el chiste La copulación sin conversación no constituye fraternidad.

    Una agresión sexual típica de personal estadounidense bebido marchando por territorio ocupado consistía en amenazar con armas a una familia alemana en su casa, forzando sexualmente a una o más mujeres de la misma, y acabar sacando a toda la familia a la calle.

    El número de violaciones en el sector este de la zona ocupada llegó a su punto máximo en 1945, cuando se pasó de 18 acusaciones dentro del ejército en enero a 402 en marzo y 501 en abril, para comenzar a descender a 241 en mayo. Entre el 25% y el 50% de las denuncias terminaron en juicio y, de estos, entre un 33% y un 50% en condenas, con el índice de ejecuciones más alto de los ejércitos aliados. El alto índice de violencia contra la población femenina alemana y austriaca duró como mínimo hasta la primera mitad del año 1946, con cinco casos de mujeres alemanas encontradas muertas en cuarteles americanos solo en mayo y junio de 1946.
    Los soldados negros de la zona ocupada por Estados Unidos eran más susceptibles de ser acusados de violación, y de ser castigados más severamente. Heide Fehrenbach escribe que los soldados de color no estaban en absoluto libres de indisciplina, pero que los oficiales estadounidenses exhibieron un interés explícito en la raza del soldado a la hora de informar de tales comportamientos.

    Se calcula que el número de niños de la ocupación (Besatzungskinder), nacidos en la Zona de ocupación estadounidense ronda los noventa y cuatro mil, de los cuales el 2% o 3% eran mestizos y solían darse en adopción en más alta proporción.
    Militares franceses

    Las tropas francesas tomaron parte en la invasión de Alemania, y una parte de la zona ocupada fue asignada a Francia.

    Según Perry Biddiscombe, los franceses cometieron 385 violaciones en el área de Constanza; 600 en Bruchsal; y 500 en Freudenstadt.[4] Soldados franceses hicieron una orgía de violaciones en el distrito de Höfingen, cerca de Leonberg. Según Norman Naimark, con respecto a las violaciones, las tropas francesas de Marruecos se comportaban igual que las soviéticas, en particular durante el principio de la ocupación de Baden-Wurtemberg.

    07 mayo 2015 | 23:37

  9. Dice ser Casandra

    6 jun. 2014

    El lado más oscuro del Día D

    Violaciones masivas de francesas, sexo en lugares públicos ante niños… algunos soldados de EEUU consideraban el ‘D-Day’ como una aventura erótica.

    Violaciones en grupo de mujeres francesas, sexo en lugares públicos ante los niños… Algunos de los soldados norteamericanos que participaron en el desembarco estaban convencidos de que las francesas eran chicas fáciles. El alto mando estadounidense les había vendido el D-Day como una aventura erótica. Casi la mitad de los acusados por violación fueron ahorcados en público por las autoridades militares norteamericanas. De ellos, la mayoría eran negros.
    Los medios de comunicación franceses llevan semanas preparando el 70º aniversario del desembarco en Normandía, del inicio del fin del dominio nazi sobre territorio europeo. Las televisiones, los periódicos, los semanarios o las radios compiten en proporcionar los detalles históricos más interesantes, en encontrar los ángulos más originales o menos conocidos. Pero la mayoría de ellos han vuelto a silenciar uno de los capítulos más horrendos protagonizados por una minoría de los liberadores norteamericanos: la violación de cientos de mujeres francesas, algunas, menores de edad.
    Durante décadas, Estados Unidos y Francia han cerrado los ojos ante unos hechos que han marcado y seguirán haciéndolo a las familias de las víctimas, que deben hacer esfuerzos para comprender que los criminales que atacaron a sus madres, novias o primas eran sólo una pequeña parte de los cientos de miles de G.I. (soldados) que tomaron parte en la guerra contra Hitler en Francia y el resto de Europa.

    Para esas mujeres y sus familias, El día más largo no es el título de una de las películas que recrean las gestas de los soldados de Eisenhower, sino la jornada que ha marcado sus vidas desde entonces. De junio de 1944 a junio de 1945, los tribunales militares norteamericanos instalados en territorio francés juzgaron a 139 soldados por este delito. De ellos, 68 fueron condenados a cadena perpetua y 22 a pena de muerte. La cifra puede parecer pequeña, pero son recuentos oficiales y no recogen más que el período de un año. Por supuesto, los historiadores añaden que muchas otras víctimas nunca presentaron una denuncia.
    Si la historia negra de los soldados Ryan ha empezado a conocerse hace poco es gracias a dos historiadores norteamericanos, Robert Lilly y Mary-Louise Roberts que, cada uno por su lado, han escrito los libros que muchos no han querido ni querrán leer, tanto en su país, como en Francia. Las pocas informaciones que se han publicado estos días sobre estos hechos están sacadas de sus obras: La face caché de los GI’s. Les viols commis par des soldats americains en France, en Angletere et en Allemage, pendant la Second Guerre Mondial, publicada por el sociólogo y criminólogo Lilly en 2003, en Francia, y What soldiers do: Sex and the American G.I. in World War Two France, 1944-1946, la obra de la historiadora Roberts, publicada en 2013.

    “Francia, un gran burdel, mujeres fáciles”

    07 mayo 2015 | 23:49

  10. Dice ser Casandra

    Domingo 3 de febrero de 2002

    HISTORIA | II GUERRA MUNDIAL

    Antony Beevor, autor de «Stalingrado», una novela que causó gran impacto internacional, ha realizado una minuciosa investigación sobre otro episodio de la II Guerra Mundial: la caída de Berlín. Su nuevo libro sacude las conciencias con las revelaciones de barbaridades cometidas por soldados rusos

    El diario se descubrió entre las ruinas en llamas de Berlín, totalmente arrasada por el choque de dos ejércitos poderosos y desesperados.No había ningún nombre escrito en la portada, pero entre todas las historias de privaciones y luchas, una revelaba el infierno de una guerra que se acercaba a su apocalíptico final. La autora, una joven alemana, describía cómo había sido violada por los soldados del Ejército Rojo, que avanzaba ávido de tomar la ciudad y de vengarse de los alemanes.

    «Cierra los ojos, aprieta los dientes, no digas nada», garabateó la mujer, recordando cómo se había inducido al silencio para soportar la agresión. «Pero cuando la ropa interior cae rasgada y los dientes rechinan involuntariamente, la última prenda…Estoy paralizada. No siento asco, sino una completa frialdad.Es como si mi espalda estuviera helada. Estoy mareada, tengo frío en la nuca. Antes de marcharse extrae algo del bolsillo y lo lanza sobre la mesa sin decir palabra; aparta la silla y sale dando un portazo. Ha dejado un paquete de tabaco arrugado.Es la propina».

    Ha habido que esperar hasta ahora, 60 años después de que se produjera la violación de esta mujer anónima, para que se conozca la verdadera dimensión de la campaña de violaciones perpetrada por el Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial. El escritor británico Antony Beevor, ex oficial del Ejército cuya reconstrucción de la batalla de Stalingrado se convirtió en un éxito de ventas, está a punto de publicar un libro sobre la caída de Berlín. Al buscar entre archivos soviéticos, cuyo acceso había estado vedado a los historiadores hasta hace poco, Beevor descubrió una tormenta de venganzas que le dejó «totalmente consternado».

    Se cree que unos dos millones de mujeres fueron violadas, agredidas o asesinadas por los soldados del Ejército Rojo en su avance sobre Alemania, pero el libro de Beevor revelará horrores aún mayores. «Cuando el Ejército Rojo llegó a Berlín, los soldados ya consideraban a las mujeres una especie de botín carnal», afirma.«Creían que podían hacer lo que quisieran, ya que estaban liberando Europa».

    En algunos casos las mujeres de una calle entera fueron violadas: abuelas, embarazadas, incluso mujeres que se encontraban en su lecho de muerte.

    07 mayo 2015 | 23:52

  11. Dice ser nordes

    La hoja de servicios de las FFAA españolas en las misiones internacionales es impecable y reconocida en multitud de documentos.
    Algo de lo que nos podemos sentir orgullosos y al mismo tiempo de felicitar a nuestros soldados les estamos agradecidos

    08 mayo 2015 | 01:17

  12. Dice ser Kuartokilochope

    Cuando dicen franceses me imagino a cualquier cosa menos a un hombre rubito de ojos azules. Francia está invadida de moros y negros, así que entre sus razas se entiendan.
    https://sites.google.com/site/codigodedescuento/creditos-rapidos-online-sin-papeleos

    08 mayo 2015 | 04:36

  13. Dice ser Daniel L.

    práctica habitual del ejército de la ONU

    08 mayo 2015 | 10:00

  14. Dice ser Alucinante

    Veo algunos comentarios que hablan de las violaciones y algunos ignorantes de libro, por llamarlo de alguna forma, solo hacen referencia a los hps de los integristas musulmanes en particular (que por mi parte que les maten a todos porque esos no tienen cura) y a los musulmanes en general (que ya de paso metemos a los judios y a los curas cristianos acusados de pedofilia)… es alucinante… ¿que os creeis? ¿que los blanquitos de ojos azules o los occidentales en general no violan a nadie y son todos unos benditos? alucino… la mayor cantidad de pederastas no son musulmanes, si no que suelen ser ingleses, alemanes, europeos en general… ¿y que pasa con las violaciones en nuestra querida España? porque si, claro que hay musulmanes, marroquies, etc que violan, pero que yo sepa viendo las noticias la mayoria son españoles de pura cepa… ¿y los de las tratas de blancas? rumanos, que suelen ser rubios, con ojos azules y tan europeos como nosotros… ¿y los curas pederastas?… ¿y los abusos nazis o de los europeos cuando han estado en Africa, America, etc…?
    Es que alucino leyendo ciertas cosas… ahora resulta que no hay ni proxenetas, ni violadores, ni pederastas, ni maltratadores, ni asesinos europeos blancos de ojos azules en general, ni españoles en particular… Resulta que somos todos unos benditos… ¿Qué pensaran entonces los niños o mujeres a los que ha violado un blanco? ¿que eran musulmanes disfrazados?… Alucinante con la ignorancia o falta de querer ver la paja en el ojo propio que hay en este pais en particular y en el mundo en general…

    08 mayo 2015 | 12:32

  15. Dice ser Lico

    Bueno obviando los comentarios de casandra que no vienen a cuento para nada aquí.

    Espero que esto se investigue y que sean castigados como se merecen los autores, los mandos que lo sabían y lo han intentado encubrir y cualquiera que haya tenido algo que ver con estas cosas que hoy día no deberían pasar y mucho menos en un cuerpo militar de la onu.

    08 mayo 2015 | 13:47

  16. Dice ser Casandra

    Dice ser nordes
    La hoja de servicios de las FFAA españolas en las misiones internacionales es impecable y reconocida en multitud de documentos.
    Algo de lo que nos podemos sentir orgullosos y al mismo tiempo de felicitar a nuestros soldados les estamos agradecidos
    08 mayo 2015 | 01:17

    Bueno que no se hayan publicado no quiere decir que no hayan podido existir y es que este tipo de cosa pues manchan y claro pues la solución con este tipo de cosas suele ser esconderlas pongo por caso de la capitán Zaida Cantera que hizo sacar un problema a la luz que había permanecido escondido y que oficialmete no existia

    08 mayo 2015 | 16:27

Los comentarios están cerrados.