BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

El centrista Juha Sipilä gana las elecciones en Finlandia, aunque deberá pactar

El Partido de Centro se impuso este domingo en Finlandia. Los finlandeses han dado crédito al partido del millonario Juha Sipilä, quien probablemente se convertirá en el próximo primer ministro, para dirigir a una nación que busca salir de una crisis económica que lleva acarreando tres años. Además han sancionado con un “voto de castigo” al mandatario saliente, el conservador Alexander Stubb, y a sus socios socialdemócratas.

El líder del Partido de Centro, Juha Sipilä, celebra los resultados electorales en Helsinki, Finlandia

El líder del Partido de Centro, Juha Sipilä, celebra los resultados electorales en Helsinki, Finlandia.EFE

El partido de Sipilä logró la victoria con el 21,1 % de los votos, 5,3 puntos más que en las elecciones de 2011, con lo que pasó de ser la cuarta fuerza política del país a liderar las negociaciones para la formación del próximo gobierno de coalición.

El resultado electoral otorga a los centristas 49 de los 200 escaños del Eduskunta (Parlamento), por lo que Sipilä deberá pactar con al menos dos partidos para lograr una mayoría absoluta que le permita gobernar sin sobresaltos. Los populistas Verdaderos Finlandeses consiguieron 38 escaños, los conservadores del partido Kokoomus del hasta ahora primer ministro, Alexander Stubb, 37 y los socialdemócratas 34.

Sipilä llega con la promesa de modernizar la economía finlandesa. El virtual vencedor Juha Petri Sipilä, de 53 años, es un hombre de negocios millonario que comenzó su andadura empresarial con la telefonía móvil. De hecho, aumentó su cuenta corriente con la venta de su empresa de componentes de telefonía Solitra por 12 millones de euros, en 1996. El exempresario ha sabido imponer su imagen de gestor eficaz. Con fama de serio y obstinado, Sipilä aspira a crear 200.000 empleos en diez años, en un país en el que la falta de crecimiento ha provocado una importante subida del paro. El desempleo está en el nivel más alto desde 2003: alcanza a un 9,2% de la población activa.

Los temas más urgentes a afrontar son la crisis económica, agravada por la caída de las exportaciones, la elevada tasa de desempleo y las tensiones con Rusia.

La receta de Sipilä para superar la crisis pasa por realizar en las finanzas públicas ajustes de entre 2.000 millones y 3.000 millones de euros (entre el 1% y el 1,5% del PIB), bajar los impuestos directos para fomentar el consumo interno y reformar el sistema sanitario y de servicios sociales. Según una reciente encuesta, una amplia mayoría de finlandeses respalda el programa económico de Sipilä, ya que prefiere la austeridad a que el país siga endeudándose, aunque ello venga acompañado del deterioro del sistema de bienestar.

Sipilä promete suprimir burocracia, una reforma fiscal y la creación de 200.000 puestos de trabajo en diez años. Lo que no está claro es cómo puede realizar nuevas inversiones, reduciendo simultáneamente el gasto público.

Los comentarios están cerrados.