BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Assange, mil días entre cuatro paredes

Assange en una rueda de prensa en la Embajada de Ecuador / John Stillwell, EFE

Assange en una rueda de prensa en la Embajada de Ecuador / John Stillwell, EFE

Mil días encerrado entre las cuatro paredes de la Embajada de Ecuador en Londres. Así hará este lunes que vive Julian Assange, fundador de WikiLeaks. Assange, un australiano de 43 años, entró por la puerta de este edificio el 19 de junio de 2012, después que el país sudamericano le concediera el asilo político. Casi tres años después sigue ahí.

Su día a día

En la puerta de la Embajada está la policía británica esperando a que salga. En el caso que pusiera un pie en suelo londinense, automáticamente, Assange seria extraditado a Suecia. En este país, la justicia lo reclama por cuatro presuntos casos de abusos sexuales a dos mujeres. Según Wikileaks, los guardias que custodian la Embajada noche y día le han costado al gobierno británico alrededor 13.1 millones de euros o 15.4 millones de dólares.

En la Embajada, Assange vive en una habitación en la que ha convertido en su propia oficina y en un sala de estar. Ahí tiene su herramienta indispensable para seguir trabajando: un ordenador. Y es que recordemos que Assange, para algunos un héroe y para otros un villano, se hizo famoso a nivel mundial por desclasificar documentos secretos y oficiales, principalmente, de los Estados Unidos, a través de su portal: WikiLeaks. Entre ellos, destacan los de las Guerras de Irak y Afganistán, que fueron filtrados por el soldado estadounidense Bradley Manning, ahora un transexual que se llama Chelsea.

Dentro de la Embajada, Assange prácticamente no ve la luz solar, excepto cuando sale al balcón para hablar con sus seguidores o los medios de comunicación. Por eso, tiene una lámpara con luz solar artificial para compensar la falta de luz natural. Además, tiene una cinta de correr para poder practicar deporte.

¿Por qué vive así?

Manning

Bradley Manning antes de realizar su cambio de sexo y durante su juicio / Pete Morovich, EFE

Tras filtrar los documentos oficiales de Estados Unidos, este país quería detenerlo y juzgarlo por desclasificar estos archivos. Uno de los delitos a los que se podría enfrentar, incluso, sería la de traición en ese país penando con la pena de muerte. Estados Unidos ya ha tomado las primeras medidas contra este caso, y la soldado Chelsea Manning fue condenada en agosto del 2013 a 35 años de cárcel y retirada del cuerpo militar por deshonor.

Ahora bien, desde el 2010, la justicia sueca requiere a Assange por cuatro casos: uno de coerción, dos de abusos sexuales y otro de violación perpetrados hacia dos mujeres en en agosto de 2010 cuando el fundador de WikiLeaks viajó a ese país nórdico. Sin embargo, el hacker siempre ha negado que hubiera cometido estos crímenes.

El 7 diciembre de 2010, Assange se encontraba en Londres cuando la justicia británica ordenó su detención a petición de la justicia sueca. Nueve días después, tras pagar 240.000 libras (337.135 euros) y de que las autoridades le retiraran el pasaporte, quedó en libertad bajo fianza y con la obligación de llevar un brazalete electrónico para que la policía pudiera localizarlo. El 24 de febrero de 2011, los tribunales británicos aprobaron su extradición. El australiano recorrió al Tribunal Supremo esta decisión, pero este órgano más de un año después, el 30 de mayo de 2012, dio luz verde para que fuera extraditado a Suecia.

Assange siempre ha argumentado que su extradición al país sueco es un complot internacional para, verdaderamente, llevarlo a los tribunales estadounidenses. Con este mismo argumento acudió al gobierno ecuatoriano, que interpretó que la vida del australiano corría peligro y le dejó refugiarse en la embajada. Más de un mes después, el 16 de agosto del 2012, Ecuador le otorgó el asilo político Assange. Sin embargo, el gobierno británico nunca entregó el salvoconducto que Assange necesitaba para salir del país y, por eso, ahora lleva mil días entre cuatro paredes.

Su actividad, sin freno

Pero el hecho que Assange viva encerrado en este elegante edificio del barrio Knightsbridge, esto no ha comportado que frene su actividad. El portal de WikiLeaks sigue desclasificando información confidencial.

Desde el balcón de la Embajada de Ecuador, Assange se ha dirigido a los medios y a sus seguidores. En este caso, tras no conseguir representación en el senado australiano, anunció que su partido WikiLeaks continuaría con su actividad. / EFE

Desde el balcón de la Embajada de Ecuador, Assange se ha dirigido a los medios y a sus seguidores. En este caso, tras no conseguir representación en el senado australiano, anunció que su partido WikiLeaks continuaría con su actividad. / EFE

El hecho de estar confinado tampoco privó a Assange de presentarse a las elecciones de su país, Australia, después de que sus seguidores lo apuntaran en el censo. Los comicios tuvieron lugar el 7 de septiembre de 2013, pero el hacker no obtuvo los votos suficientes como para tener representación en el Senado.

Además participa en conferencias a nivel mundial y concede entrevistas a los medios de comunicación a través de videoconfencias por el ordenador.

Este viernes, 13 de marzo, su defensa, un equipo liderado por Baltasar Garzón, consiguió que al final la Fiscal sueca, Marianne Ny , encargada del caso, accediera a que Assange fuera interrogado en Londres. Hasta ahora Ny se negaba a ello porque, según la legislación sueca, en estos tipos de delito el acusado debe ser interrogado en Suecia. Al parecer, por eso, ahora habría accedido a que Assange sea interrogado en Londres, porque en agosto prescriben algunos de los casos contra el fundador de WikiLeaks.

Así han transcurrido estos mil días de encierro de Assange y usted lector qué opina, ¿han servido para algo?

1 comentario

  1. Dice ser Salva Solano

    Han servido para dar un escarmiento: si hacéis verdadero periodismo en lugar de limitaros a ser meras comparsas del Estado, ya sabéis lo que os puede pasar.

    Lo que están haciendo con Assange es una vergüenza (sí, a mí apuntadme en el grupo de “héroe”).

    16 marzo 2015 | 13:35

Los comentarios están cerrados.