BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Una madre, un rehén y más de 48 horas desesperantes

Kenji Goto sostiene una foto del segundo rehén. Fuente: Captura de Youtube.

Kenji Goto sostiene una foto del segundo rehén. Fuente: Captura de Youtube.

Japón tiene que negociar la liberación de una mujer sentenciada a muerte para conseguir la liberación de un rehén detenido por el grupo terrorista Estado Islámico. Tal como sucedió con el caso de James Foley, la madre del Kenji Goto hizo un pedido abierto para lograr que vuelva sano a su casa.

A toda esta tensión se suma un tercer vídeo aparecido hace instantes en el que presuntamente Goto, a través de un audio que aún está siendo verificado, reitera su pedido de ser intercambiado por la mujer convicta.

En él advierte que si no se produce la transacción, será ejecutado esta tarde, antes del atardecer en Mosul.

Es la tercera vez que Estado Islámico amenaza con matarlo y hasta ahora no lo hizo. Mientras tanto, continúan las negociaciones.

 

ANTECEDENTES

El pasado martes Estado Islámico publicó un vídeo en el que aparece Goto advirtiendo que había un plazo de 24 horas para que las autoridades acepten la demanda yihadista, caso contrario tanto él como el piloto jordano serían ejecutados.

Hace una semana, E.I. había pedido 200 millones de dólares a Tokio por la liberación de Kenji Goto y otro rehén más, Haruna Yukawa, que finalmente fue asesinado.

QUIÉN ES KENJI GOTO

Se trata de un periodista freelance japonés, que en octubre de 2014 se embarcó hacia Siria para negociar la liberación de su amigo, Haruna Yukawa, capturado por Estado Islámico a mediados del 2014. Cuando Goto cruzó la frontera desde Turquía, se convirtió él mismo en un rehén.

El sábado pasado, el grupo islamista dio a conocer un vídeo en el que aseguraba haber asesinado a Yukawa por un pedido no correspondido de 200 millones de dólares. Goto sobrevivió a la decapitación por motivos que aún son un misterio.

QUIÉN ES SAJIDA AL RISHAWI

En las cintas, Goto se aparece vestido de naranja y sostiene una fotografía de quien sería un piloto jordano, requerido por el gobierno de ese país. En las últimas dos grabaciones, sólo aparece una foto de él, con audio diciendo

“Me han dicho que este será mi último vídeo; el tiempo se agota, soy yo por ella” afirma el rehén. “Ella” es  Sajida al Rishawi, una terrorista de 44 años, en poder de las autoridades jordanas desde hace 10 años.

Se trata de una de las combatientes más duras de Estado Islámico. Rishawi es hermana de Mubarak Atrous al Rishawi, mano derecha del fallecido líder de Al Qaeda en Irak, Abú Musab al Zarqawi.

UN PEDIDO DESESPERADO DE SU MADRE

Tal como pasó con el caso de James Foley, la madre de Goto difundió un mensaje en el que pide al premier Shinzo Abe que negocie para lograr la liberación de su hijo.

“Por favor, salve la vida de Kenji”, exclamó Junko Ishido en una carta que leyó frente a periodistas. Pidió que Abe, quien se negó a recibirla, trabaje con el gobierno jordano en las negociaciones. “Kenji tiene muy poco tiempo”, recordó.

CUÁL PODRÍA SER EL DESENLACE

El botín es grande, pero hasta ahora las negociaciones no han sido claras. Al principio no se sabía si el trato incluía o no al rehén japonés y no se aclaró si esta transacción incluye otra vez un pedido monetario.

Ayer el ministro de Asuntos Exteriores de Jordania dijo en Twitter que su país iba a pedir “evidencia sobre la salud y seguridad” del piloto, sin recibir respuesta. Al mismo tiempo, Estado Islámico anunció ya dos veces que iba a dar cuenta de Goto, sin cumplirlo.

Aún no se sabe la motivación de este grupo para aplazar la ejecución, pero probablemente el motivo tenga que ver con que es Kenji Goto es un botín grande con el que puede negociar – la campaña “I am Kenji” atravesó la web-, y con que la transacción se ha demorado.

Sin embargo, el gobierno japonés tendrá que apurarse si no quiere que Goto corra la misma suerte que su compatriota Yukawa o el americano James Foley, ya que Estado Islámico – hasta ahora-, lo que promete, cumple.

1 comentario

  1. Dice ser ANTONIO LARROSA

    La suerte de este hombre está echada, que Dios lo ampare.

    29 enero 2015 | 12:33

Los comentarios están cerrados.