BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

¿Por qué EEUU ha vuelto a Irak?

Por Cláudia Morán

El líder de Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi, se ha convertido en el segundo terrorista más buscado del mundo / Wikipedia Commons

El líder de Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi, se ha convertido en el segundo terrorista más buscado del mundo / Wikipedia Commons

Está en boca de todos que Estados Unidos ha vuelto a intervenir en Irak 11 años después. Ni siquiera el conflicto en Gaza ha hecho que esta noticia pase desapercibida. Pero, ¿cuáles son los verdaderos motivos de que Obama haya decidido bombardear Irak? ¿Por qué el país norteamericano interviene en en este país cuando, sin embargo, no lo hizo en Siria? Aunque nos pueda parecer algo aislado, hay respuestas a todas estas preguntas y algunas están entrelazadas.

La nueva intervención militar norteamericana en Oriente Medio responde a la toma del norte de Irak por parte de un grupo yihadista, Estado Islámico, que lleva tiempo desestabilizando el país de mayoría chií y provocando un éxodo masivo de civiles. Se da la situación de que este grupo armado es ampliamente rechazado por diversos actores internacionales como Rusia, Irán y hasta el propio Al Qaeda -a partir del cual surgió-, pero muy especialmente por un enemigo concreto: el presidente sirio Bachar al Assad. Y esque los yihadistas iraquíes tuvieron un gran protagonismo en la guerra civil siria al aterrorizar a las tropas de Al Assad mediante una plaga de coches bomba. Ante la inestabilidad e ineficacia del Ejército Sirio Libre, el grupo yihadista se hizo muy fuerte y popular entre los rebeldes sirios. De este modo, si Estados Unidos derrotase a Estado Islámico en Irak, esto podría propiciar el diálogo con el dirigente sirio, muy preocupado por la brutalidad de los rebeldes. Ahora bien, esta estrategia tiene una doble cara, ya que también podría poner a los rebeldes sirios en contra de Estados Unidos.

Otro aspecto a tener en cuenta para entender esta actuación es que Obama ha incidido desde el principio de su mandato en la necesidad de intervenir en Oriente Medio -según él, bajo un propósito de paz-, pero la oportunidad que se presentó en Siria se esfumó cuando Rusia y China vetaron la intervención ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Por ello, Irak es una nueva oportunidad para Washington y sus intereses en la zona. Lo que está por ver -y muchos ponemos en duda- es si esta nueva intervención estadounidense podrá acabar con el gran conflicto étnico y religioso que asola Irak (y todo Oriente Medio, aunque muy especialmente Irak) o si dejará un país desamparado y al borde de la guerra civil, como ocurrió con Afganistán.

En relación con lo anterior, vencer a Estado Islámico supondría una victoria estadounidense contra el terrorismo islámico. Victoria relativa, ya que todos sabemos cuál es el resultado de pelearse con los terroristas. Ante la existencia de este grupo yihadista ya no sólo podemos hablar de Al Qaeda, sino de algo que muchos consideran bastante más peligroso: de un grupo que ha recuperado las crucifixiones y decapitaciones como prácticas habituales y cuyo líder, Abu Bakr Al Baghdadi, se ha convertido en el segundo terrorista más buscado del mundo. Un líder, por cierto, que planta cara a la mismísima Al Qaeda, que fue prisionero estadounidense en Irak en 2004 (es decir, que está muy cabreado con Washington) y que aspira a establecer un Califato donde da por hecho que él estará al mando.

Irak puede ser una oportunidad para Obama o el nuevo mayor desastre militar del siglo XXI. Oriente Medio es muy inestable, pero la intervención de Occidente no asegura ni de lejos la conciliación. Más bien todo lo contrario, teniendo en cuenta que ni siquiera los civiles se fían de Estados Unidos y sus socios occidentales. Y también considerando que la zona es una encrucijada de intereses irreconciliables entre Arabia Saudí, Irán, Qatar, Siria, Rusia, China, Estados Unidos e Israel, probablemente las piezas más estratégicas de este gran ajedrez.

**El próximo lunes ofreceremos más información sobre la intervención de Estados Unidos en Irak.

CLÁUDIA MORÁN

Los comentarios están cerrados.