BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Con la disminución del conflicto se recrudece la violencia doméstica en el Congo

1454731_594457777257165_1050478189_n

Trabajan con mujeres del Congo víctimas de violencia sexual y doméstica./ Facebook de Lola Mora

Son ocho mujeres, que creen que el periodismo puede ser una herramienta para denunciar las violaciones de derechos humanos y un instrumento para dar voz a las víctimas.  Por eso, Lola Mora es una productora que denuncia las injusticias de las que son víctimas las personas, principalmente, las mujeres, pero al mismo tiempo, forma a las mujeres para que ellas puedan explicar sus dramas. Lola Mora ha trabajado en proyectos de violencia hacia las mujeres en Congo, Ruanda, Angola, Ecuador, Colombia o Chile, entre otros. La Blanca Diego, una de sus integrantes, nos explica cuál es la situación de la mujer en África.

Uno de los proyectos que tenéis ahora en marcha es en el Congo, en qué consiste.

Desde hace muchos años, trabajamos con la radio Maendeleo, en Bukavu, la capital del Kivu Sur. Nosotras empezamos a trabajar con ellos en 2006 con la campaña “Desafiando el silencio, medios de comunicación contra la violencia sexual”. Cuando empezamos esa campaña, estábamos más enfocadas en el tema de la violencia sexual, mientras que ahora estamos implicadas en el de la violencia doméstica.

El año pasado, el ministerio de Asuntos Exteriores de Holanda nos aprobó este proyecto para los próximos dos años, que consiste en ampliar las instalaciones de la radio, que van a llegar a Kivu norte. Esta región es la zona caliente, en la frontera con Ruanda, Uganda y Burundi, que es donde sigue habiendo todo el conflicto jodido, el de los grupos rebeldes, guerras y guerrillas, la mayoría de ellos relacionados con la extracción de minerales.

Cómo puede ayudar el periodismo a estas personas

Hace un año empezamos un proyecto, que ahora vamos a ampliar, que es un sistema de seguridad para la población en general y la mujer en concreto a través del móvil. La población envía mensajes donde explica lo que está pasando, sus problemas, necesidades, si hay ataques si no los hay y eso va entrando en una computadora en la radio. Entonces en la radio hemos montado un equipo de nueve personas, que va recogiendo esta información, que luego sirve para hacer de lobby, presión, así como un programa de radio. Se trata de dar más visibilidad a toda la población que está en zonas más aisladas, pero que si tiene cobertura de móvil.

Así pues, tiene un componente muy heavy que es que toda esa información llegue a militares, policías, jueces, autoridades locales, es decir, un abanico institucional que es el que tiene que resolver el tema de la violencia doméstica y armada, la falta de servicios básicos,  la violación de derechos de las mujeres, que no tienen acceso a la tierra o a la herencia.

Hay mucha violencia doméstica

Eso es casi de libro, de todos estos años que hemos estado entrevistando, investigando, recogiendo el testimonio de mujeres y trabajando muy de cerca con mujeres que son teóricas  y feministas. La violencia contra las mujeres es un continuo y existe en tiempo de guerra y de paz. Lo único es que en contexto de guerra y de conflicto armado la violencia se exacerba y tienes casos como los del Congo hace años que había miles de mujeres violadas sexualmente, pero una vez que baja un poco la intensidad del conflicto armado, lo que vuelve aparecer es lo que siempre había habido que es la violencia doméstica.

Además con un agravante, que hubo una guerra y ahora tienes hombres desmovilizados, más alcohol,  empieces a tener civiles que como a los militares no les ha pasado nada por entrar a los pueblos y a violar pues, por ende, a ellos tampoco. Entonces, todo es un efecto dominó que hace que la violencia doméstica después de un conflicto se recrudece.

Feme au Fone

Cartel de la campaña Femme auf Fone/web de Lola Mora

Entonces, la violencia de género se ha convertido el problema principal de las mujeres en esta región del Congo.

Sí, por lo que dicen las mujeres que nos envían mensajes de teléfono es la violencia doméstica el gran tema, el gran problema. No puedan tener una vida fuera de la violencia, una participación política o hacer lo que les dé la gana. Eso es lo que nos están diciendo.

Cómo funciona este sistema de seguridad

El equipo se llama FAF (Femme au Fone, que en francés es Mujeres al teléfono). Tenemos un boletín que sacamos en holandés, inglés, castellano, así como un Facebook, vaya tenemos un entramado de comunicación. Además, cada sábado en swahili, este equipo de nueve personas, hace un programa de una hora en la radio Maendaleo con los mensajes que han llegado durante la semana de las mujeres y siempre hay un tema especial. Luego estos temas les toca traducirlos al francés para que luego podamos hacer un poco de difusión de lobby.

Asimismo, este proyecto tiene otra pata gorda que es la monitorización de cómo se implementa la resolución 13/25 aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU en el 2000 y que reclama el derecho de las mujeres de una vida fuera de la violencia. Vamos viendo si el gobierno del Congo está implementado esta resolución, qué apartados en concreto y lo qué le toca hacer al Estado en sí, el Ejecutivo.

En esta zona aún existe el conflicto por la cuestión de la extracción minera. Esto se va a acabar o hasta que no se vayan las empresas mineras europeas seguirá igual

Toda esta región de los grandes Lagos es una región donde los intereses económicos, políticos, militares también están ahí bien intrincados y confusos. Hay una cantidad de enfrentamientos, grupos armados… En esta zona, desde el año 1998 estamos en esta situación de guerra con la participación del ejército ruandés, ugandés, de Burundi, donde cada uno va tomando su partido. Así pues, en el fondo de todo esto no está solamente la extracción de minerales y el control de territorio para extraerlos, sino que hay más intereses políticos militares, alianzas estratégicas y demás.

Aún así, sin duda, las empresas mineras siguen jugando un papel importante en la tensión que se vive en la región, porque siguen extrayendo el oro, el coltán, etc., y todos eso, obviamente, hace presión en la región y en armar grupos, a veces, no tan grandes siquiera, pero bien armados, que son los que van controlando determinadas porciones de territorios del Congo.

Recientemente estuviste en el Sudán del Sur ¿cuál es la situación que se vive ahí?

La independencia del Sudan del Sur llega en 2011, tras un acuerdo de seis años del Sudan del Norte y del Sud, como una época de transición. Y el Sudan del Sur era como la niña bonita de la ONU y de EEUU en el sentido que ellos ayudaron a crear el Estado con una serie de intereses y por una serie de circunstancias geoestratégicas que tiene que ver con un Sudán del Sur cristiano y tiene el petróleo, mientras que el del Norte aplica es musulmán, aplica la sharia como ley y saca el crudo desde su puerto, aunque no tiene este recurso.  Nadie se esperaba lo que pasó el 15 de diciembre pasado que estalla un enfrentamiento entre la cúpula militar que responde al enfrentamiento entre el presidente del Sudán del Sur, Salva  Kiir, de etnia dinka, y el ex vicepresidente Riek Machar, que es nuer.

Es una guerra étnica

Responden a esa división étnica porque son los dos grupos más grandes, más potentes y mayoritarios del país, históricamente. Sin embargo, el Sudán del Sur tiene como unos 60 grupos étnicos y siempre las luchas por el agua, la tierra o el ganado han sido parte de su historia. Esto no es nuevo, el problema es que ahora los han armado. El Sudán del Sur ha recibido en dos años tanto armamento, por lo que los enfrentamientos ya no son solo con machete, sino que también son de tiros. Esto te recrudece cualquier conflicto intercomunal a lo bestia, más muertos, un espiral de violencia más imparable.

Pero también es una lucha por el poder político. Cuando era la pelea por la independencia esto estaba diluido, pero ahora tenemos a dos señores  Salva  Kiir, que es presidente desde la independencia, y Riek Machar, que fue su vicepresidente hasta julio y que fue expulsado del gobierno, que están luchando por el poder. Ahora lo que les mueve es ver quién se queda con el Estado.

Cuál crees que es la solución del conflicto

El problema de Sudán se tiene que resolver de forma diferente y hasta que ellos no se sienten y vayan de verdad al fondo de la cuestión habrá siempre un desequilibrio de poder. ¿Qué pasa con las otras 58 tribus? Nadie está reclamando por ellas. Y dentro de los nuer y los dinka hay sus clanes, son sociedades complejas. Sí que es una lucha de poderes, entre dinkas y nuer, pero la complejidad del país va más allá, la guerra también, el sentido mismo, que tiene esta guerra, si es que tiene sentido, también va más allá y, desde luego, la solución pasa por un estado inclusivo que incluya a representantes de estos diferentes grupos.

Por qué para Lola Mora es tan importante dar voz a las mujeres

Las mujeres a lo largo de la historia han vivido en un segundo plano y han sido invisibilizadas de manera injusta, porque en muchos países son las mujeres quienes sacan adelante a la población, económicamente, con afecto, con en el empeño en dar educación a sus hijos. Las mujeres son las que crean, se reúnen y no solo charlan alrededor de una pipa como pueden hacer los hombres, sino que también crean sistemas de micro financiación, se ayudan las unas a las otras, crean un mercadillo para vender, crean el apoyo a una que ha sido maltratada. Siempre que se reúnen las mujeres hay un plus de intercambio.  En cambio, cuando hay un grupo de hombres eso no es así, excepto cuando es una de las grandes cuestiones de la comunidad, pero para ellos, la violencia no lo es, la educación tampoco, los alimentos tampoco, entonces, las mujeres se convierten en un factor de cambio, porque ellas son las que transforman estas cosas.  

Núria Segura Insa

nuriasegura@gmail.com

Los comentarios están cerrados.