BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Quién se acuerda de los derechos humanos

SJ 3En su resolución 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en París, aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ayer pasó de un modo prácticamente desapercibido en Bruselas que se celebraba el Día Mundial de los derechos humanos. Todas las miradas estaban en la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la UE (el llamado Ecofin), que debía decidir dar un paso más hacia la Unión Bancaria.

Aunque no lo parezca, hay una relación entre ambos acontecimientos. Y ya la apuntó la semana pasada el Consejo de Europa, cuando hizo público un informe llamado ‘Salvaguardando los derechos humanos en tiempos de crisis económica’. Mientras los 27 –y hasta hace poco 28- se han reunido en los últimos años inventando sobre la marcha mecanismos para hacer frente a la crisis, los gobiernos han apostado por algo común: la austeridad. De tanto usarla esta palabra parece causar indiferencia, sinsentido.

Pero lo cierto es que a raíz de los sucesivos recortes, las llamadas ‘reformas’ o ‘reestructuraciones’, a niveles nacionales han llevado a más de uno a agarrarse a la conclusión que la austeridad mata. Lo que es seguro es que desde la Segunda Guerra Mundial los europeos estamos viviendo la recesión económica más profunda.

Según el informe del Consejo de Europa, “lo que empezó como el colapso del sistema financiero global en 2008 se ha transformado en una nueva realidad política que amenaza más de seis décadas de solidaridad social y expansión de la protección de los derechos humanos”.

Las instituciones de gobernanza económica han asumido un papel central en asegurar que se ejecutan las medidas de austeridad “necesarias”. Como indica el texto del Consejo de Europa, estas medidas –expresadas en infinidad de formas; desde recortes en el gasto público, reformas de las pensiones o flexibilización del mercado laboral- han llevado a consecuencias humanas severas.

“El espectro entero de los derechos humanos ha sido afectado”, se advierte. Desde los derechos a un trabajo digno (tener trabajo ya es todo un que hoy en día), pasando por la seguridad social o el acceso a la justicia, hasta la libertad de expresión, los derechos de participación, transparencia y rendición de cuentas.

La política económica de la Unión no está exenta de la responsabilidad de los estados miembros de implementar las normas que garantizan los derechos humanos. Como bien recuerda el Consejo de Europa, los derechos básicos no sólo no son prescindibles en tiempos de dificultades económicas sino que son, como dice su propia condición, básicos.

Los derechos humanos se deben garantizar día tras día y tanto los gobiernos como las instituciones comunitarias tienen la obligación de luchar para que se cumplan, de combatir su violación y de promover políticas orientada hacia una mayor expansión de los derechos humanos.

Quizás este texto parezca vacío, inocente. Quizás parezca que no toca con los pies en la tierra. Pero es necesario que recordemos cuales son nuestros derechos y que luchemos por ellos. Si no lo hacen nuestros políticos, exijámoslo. Si no lo hacen ellos, hagámoslo nosotros.

BLANCA BLAY

@BlancaBlay

 

2 comentarios

  1. Dice ser martinezpolo

    Deberíamos hacerlo, SÍ!

    11 diciembre 2013 | 20:10

Los comentarios están cerrados.