BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Mujeres Farianas, mujeres de guerra

Mujeres que tienden emboscadas, mujeres que se mueven meses dentro de la selva, mujeres que luchan, mujeres que disparan, mujeres que matan. El feminismo, la igualdad entre el hombre y la mujer, llegó a las FARC.

“Las FARC-EP también tienen rostro de mujer” es la frase de bienvenida del sitio web de las Mujeres Farianas, un lugar en el que las féminas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia hablan de su lucha en la selva y relatan las historias más adrenalínicas.

Una Mujer Fariana

Una Mujer Fariana analiza estrategias de combate

Como la que cuentan de Olga, cuando se enfrentó a un ejército colombiano en una emboscada en la selva. “Olguita”, llamada así por su menudez y su metro cuarenta, arremetió contra un grupo de soldados que se acercaba al campamento en el que estaban. Cito del blog:

“[…] Siguen subiendo los soldados, se les ven las caras bien claritas, pintadas como camuflados; se ve hasta el sudor en su frente y mejillas. De pronto, se escucha la orden de disparar, y se arma la balacera.

Olga dispara pero deja el dedo en la misma posición después del tiro, y no es capaz de reaccionar. Entra en pánico. –¡No puedo!, ¡no puedo!, esta cosa no funciona. Los chulos disparan ráfagas, se siente las granadas, el humo, el olor a pólvora, los gritos… -¿Qué hago? Ulises se da cuenta que ella no ha vuelto a disparar y le grita, la empuja  -¡Dispara! ¡Suelta el dedo y vuelve a disparar!-. Ella reacciona y al fin su dedo responde: Vuelve a disparar. De ahí en adelante se foguea con su revolver 32 recortado. No sabe si le dio a algún chulo, lo que sí sabe es que se le acabaron las 6 balas. Con manos temblorosas logra recargar, y sigue disparando… otra recarga y continúa, dispara con más tranquilidad, ella siente, el olor a pólvora, escucha el zumbido de las balas muy cerca de su ser, pero sigue disparando.

El combate no fue muy largo porque a la primera descarga cayeron varios soldados. Estaban demasiado cerca.

Rubín corrió a ver a su compañera. La encontró con una sonrisa de oreja a oreja, rodeada de los combatientes más cercanos que le preguntaban cómo se había sentido y le daban felicitaciones. El Paisa la miraba de lejos, contento de ver que Olga había logrado salir adelante en su primer combate […]”

Según relatan en la bitácora, Olga fue una de las primeras en entrar en combate en esta organización armada. A partir de entonces, muchas otras fueron llevadas a la selva a luchar por esos ideales de justicia social y defensa de la clase obrera que volcaron a los primeros guerrilleros al exilio social en busca de un refugio.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia son una de las organizaciones en el mundo que más adjetivos admite: a sus integrantes se los ha catalogado indistintamente como guerrilleros, justicieros, traficantes, narcos, defensores de la igualdad, comunistas, asesinos y, ahora también, promotores de la paz. Sin embargo, más allá de la opinión que uno tenga de la organización, las Mujeres Farianas llaman la atención: la pregunta ineludible de cualquier mecánico sería… ¿para cuándo el calendario de las “Chicas FARC”?

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.