BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Pussy Riot: una lucha hambrienta y desesperada

El pasado lunes Nadia Tolokónnikova, integrante del grupo punk ruso Pussy Riot, entró en huelga de hambre para denunciar las malas condiciones de la cárcel en la que se encuentra encerrada. La joven, que cumple una condena de dos años por haber realizado una protesta dentro de una catedral moscovita, denuncia que sólo logra dormir cuatro horas por noche y que debe esperar tres semanas para poder bañarse.

730 días, 24 meses, dos veranos con sus respectivos inviernos. 17.520 horas. Ese es el tiempo que Nadia Tolokonnikova deberá pasar en la cárcel de mujeres IK-14 de la república rusa de Mordovia. La Corte la sentenció a dos años por “disturbio del órden público agravado y odio religioso”, después de cantar “Madre de Dios, llévate a Putin”, en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú.

En la IK-14 de Mordovia, según ella misma denuncia, las condiciones son inhumanas:

“Quiero que el campo de Mordovia sea observado. Demando que seamos tratadas como seres humanos y no como esclavas”. Escribía en una carta que su marido acercó a los medios y en la que informaba que el 23 de septiembre inició una huelga de hambre para lograr que estas demandas sean escuchadas.

“Mi brigada en el taller de costura trabaja entre 16 y 17 horas diarias, de las 7.30 de la mañana hasta las 12.30 de la noche. En el mejor de los casos, dormimos alrededor de cuatro horas. Hay un día libre cada cuarenta, ya que trabajamos los domingos. Las prisioneras entregan peticiones para trabajar los fines de semana ‘por elección‘. La realidad, por supuesto es que nadie quiere trabajar, pero estas peticiones son realmente órdenes de la administración”, continúa la rea.

Según explica Tolokonnikova , Mordovia tiene fama de ser una prisión dura. Cita un dicho popular en la cárcel que dice que “quien no ha estado en Mordovia, no ha estado verdaderamente en la prisión”. “Tiene los mayores niveles de seguridad, los horarios laborales más arduos y las violaciones de derechos humanos más obvias”, según la música de 23 años.

La integrante de Pussy Riot afirma también que hay un baño para 5 personas cada ochocientas reclusas, y que para ducharse debe esperar hasta tres semanas. Además aseguró haber recibido amenazas de muerte dentro de la prisión.

Los dichos de Tolokonnikova fueron considerados como “exagerados” por la Comisión Supervisora, un órgano público encargado de chequear las condiciones de las prisiones rusas.

Sin embargo, no es la primera vez que Mordovia recibe este tipo de denuncias. Previamente, la empresaria Svetlana Bakhmina, encerrada por evasión fiscal, había denunciado las pésimas condiciones de las reclusas de la IK-14, más parecida a un campo de concentración soviet que a un sitio para aislar a “peligrosas” activistas como Nadia Tolokonnikova.

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.