BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Yihad sexual

Mujeres que combaten en Siria. Foto de 5pillarz.com

Mujeres que combaten en Siria. Foto de 5pillarz.com

Sí, parece como si hubiéramos recortado un juego de palabras y las combinamos para que de el resultado del título de este día, PERO NO. La realidad siempre sorprende: estos son los términos con los que se refirió Lotfi ben Jeddou, ministro del Interior tunecino, a las mujeres que viajan a Siria para dar “confort” a los combatientes rebeldes.

“Las chicas son intercambiadas entre 20, 30 o 100 rebeldes y regresan a casa tolerando el fruto de esos actos sexuales en nombre de la Yihad sexual; y nosotros nos mantenemos silenciosos e inertes”, dijo el ministro este jueves durante una conferencia en la Asamblea Nacional Constituyente, el órgano temporal de gobierno tunecino.

Este tipo de guerra santa se denomina Yihad al-nika y está destinada a proveer confort y favores sexuales a los hombres. Lo que en castellano simple y claro sería prostituirse a favor de la causa. De los centenares de mujeres que – de acuerdo con la prensa tunecina – se han trasladado a realizar esta práctica, una gran parte vuelve embarazada.

Esta “forma de lucha” es considerada legítima por algunos líderes salafistas, que claman volver a los orígenes del Islam. La Yihad al-nika permite relaciones sexuales fuera del matrimonio con varias personas.

Sin embargo, otros actores no acuerdan que la práctica sea ética o religiosa. El muftí (representante religioso del Islam)  Sheikh Othman Battikh denunció que muchas de ellas son niñas, “engañadas para realizar la prostitución”.

En esta misma línea se encuentra el Ministerio del Interior tunecino, que sostiene que la guerra santa del sexo es un perjuicio para el país y de esta forma justifica las restricciones de salida del país a más de 6.000 tunecinos que desde marzo de este año han intentado trasladarse al territorio sirio.

Verónica Furlan 

1 comentario

Los comentarios están cerrados.