BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Atacar o no atacar, esa es la cuestión

Frente a un inminente ataque de Estados Unidos y sus aliados, principalmente, Reino Unido y Francia, ¿se debe atacar o no Siria?Mideast Syria

Pues bien, si nos regimos estrictamente por la legislación internacional el ataque a Siria es ilegal, porque cualquier guerra tiene que ser aprobada en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y, la intervención en Siria, es vetada por Rusia y China, sus acérrimos aliados. Así pues esta guerra aunque, a simple vista tenga más apoyos de la comunidad internacional y el contexto sea muy diferente, es igual de ilegal que la guerra de Irak.

Pero las duras imágenes de matanzas, presumiblemente, con armas químicas ha levantado las quejas de la comunidad internacional, que aclaman que se aplique en Siria la responsabilidad de proteger (R2P), una cláusula que se introdujo en 2005 en la legislación internacional que recoge que se puede realizar una acción bélica en un Estado cuando este comete crímenes contra siria 2 la humanidad, de guerra, un genocidio o una limpieza étnica. Este parámetro sólo se ha utilizado en Libia, cuando el ex diactador Muammar al Gaddafi atacó a los manifestantes. Sin embargo, para aplicar R2P también se requiere que se apruebe en el Consejo de Seguridad.

Por eso, el presidente francés, Françoise Hollande, aseveró que se tiene que cambiar la legislación internacional para encontrar salidas a conflictos que se bloquean en el Consejo de la ONU y perduran en el tiempo, como el sirio que lleva más de dos años y supera los 100.000 muertos.

El lunes una comisión de investigadores de la ONU llegó a Damasco para determinar si se utilizaron armas químicas en una matanza en un barrio cercano a la capital, pero el vehículo en el que iban fue atacado y el martes no pudieron salir hacer su trabajo. Los rebeldes acusan al gobierno del presidente Bachar Al Asad de utilizar las armas químicas y de interferir en las investigaciones de los delegados de las Naciones Unidas, mientras que el mandatario sirio sostiene justamente lo contrario, que son los insurgentes quienes han empleado este tipo de armamento y no dejan trabajar a los investigadores.

Frente a esta incertidumbre, también es difícil crear un ataque que asegure que se destruyan las armas químicas, porque por el momento no se ha podido comprobar quién las tiene. Aún así, la operación en Siria es prácticamente imparable. El presidente del Reino Unido, David Cameron, afirmó que aunque no hayan concluido las investigaciones en Siria sobre el uso de armas químicas se va a intervenir.

Por el momento, todo apunta que será una operación rápida, de unos dos días, donde una colación internacional atacará los puntos claves donde el gobierno tiene su arsenal y sedes militares. Así pues, no sería una operación como la de Irak, en la que las tropas entraron al país o como la de Libia, que ayudaron a los rebeldes para derrocar a Gaddafi.

Ahora bien, Siria no es ni Libia ni Irak, donde sus dictadores se quedaronSiria 3 sin apoyo internacional. Rusia tiene intereses en este país, porque tiene en Tartús su única base naval en el Mediterráneo. Este gobierno también cuenta con el respaldo de Irán, pues Damasco y Teherán son los dos únicos gobiernos chiitas de todos los países musulmanes, donde la mayor parte de los gobiernos son sunitas, igual que los rebeldes sirios. Asimismo, Al Asad tiene el apoyo del grupo armado libanés Hezbolá, también chiita, y enemistado con Israel. De hecho, Israel y Hezbola se enfrentaron en 2006.

Además, a diferencia del gobierno del depuesto Saddam Hussein,  el ejecutivo de Al Asad no sólo es amparado por Rusia e Irán, sino que estos países lo han armado. Por eso, una operación rápida que acabara con el gobierno del actual mandatario sirio es prácticamente imposible, porque éste cuenta con respaldo internacional y un gran arsenal.

El ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov, ha advertido que un ataque a Siria tendría “consecuencias catastróficas”, mientras que Al Asad dice que si Estados Unidos interviene en Siria, será su Vietnam del siglo XXI. Y si bien la opinión pública estadounidense rechaza el uso de armas químicas, tampoco estaría dispuesta a sumergirse en otra costosa y larga guerra como las de Irak o Afganistán. Pero el presidente Barack Obama tiene que mover pieza si no quiere que su credibilidad en la política internacional quede dañada, pues hace justo un año, dijo que la única vía de que hubiera una intervención en Siria es que su gobierno “pasara la línea roja” de utilizar armas químicas.

Por su parte, Israel también mira con recelo una intervención en Siria, ya que eso podría propiciar que el gobierno de Damasco o Hezbolá le atacaran, ya que Tel Aviv es el tradicional aliado de Washington en la región. De hecho, durante el conflicto sirio ya ha habido intercambio de balas entre ambos lados.

Así pues, si bien se necesita encontrar una salida a este conflicto, que tanto daño ha hecho a la población civil, la realidad es que una intervención internacional unilateral de Washington, Londres, París y sus posibles aliados, puede tener consecuencias catastróficas en la región y convertirse una guerra a gran escala.

Núria Segura Insa

Email: nuriasegura@gmail.com

Twitter: Nuriasein

Blog: nuriasegura-sein.blogspot.com

[polldaddy poll=7353134]

1 comentario

Los comentarios están cerrados.