BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Ltavia, welcome to war bro!

El Ecofin aprobó ayer la entrada de Letonia en la zona euro a partir de 1 de Enero de 2014. Según varias agencias de noticias, el ministro letón de Finanzas, Andris Vilks, se mostró muy satisfecho porque – esperad un gran argumento científico – ve “muchos beneficios a corto y a largo plazo”. El entusiasmo de la clase política letona, que llevó a cabo años de reformas estructurales que devaluaron el trabajo letón, añade aún más morbo a todos los que siguen el culebrón zona euro. El grupo de 17 países se parece a una familia desestructurada que dará a luz un niño más, aunque todos le digan que tiene que parar de procrear y poner antes la casa en orden.

Para los compañeros en recesión, la entrada de un nuevo miembro en la eurozona lleva la famosa frase de Marx a un nivel increíblemente empírico. Marx, el humorista, claro, que dijo: “No deseo pertenecer a ningún club que acepte como socio a alguien como yo”. Para los que les gustaría estar en el euro pero están fuera, es como esperar en la cola de la discoteca decadente del momento mientras ves a los otros pasar, aunque sean las seis de la mañana y te queden 20 minutos de fiesta. Para los que miran desde fuera, en sus continentes y economías emergentes, puede ser más bien “una de estas cosas locas que hacen los europeos”. Por último, para los líderes europeos, esta es una clara señal para los mercados de que “todo está bien”.

La agencia de calificación Fitch también comparte esta última opinión y, pese a que lleva años haciéndose eco de los problemas en la zona euro, elevó la nota a largo plazo de Letonia (a BBB+) en base a que la “adopción del euro aumentará la coherencia de la política económica y la credibilidad en comparación con el actual tipo de cambio fijo que mantiene el país con el euro”.

Imagen

Ilmars Znotins / Bloomberg

Ironías aparte, para quien crea en el proyecto europeo, la llegada de dos millones más de personas a este conturbado planeta-euro es necesariamente una buena noticia – es un refuerzo al equipo en tiempos de crisis. El problema son los términos en que se hizo la contratación. Según una encuesta del centro de estudios sociales SKDS, solo un 22% de los letones se muestra a favor de la integración en la zona euro y, más grave aún, un 53% rechazaría la moneda única. La decisión no fue sometida a referéndum y la clase política enfoca ahora el problema en “explicar” a la población las ventajas del euro. Una decisión política más sin discusión pública, seguida de un brainwash. Los argumentos que utilizarán están aquí.

MARGARIDA VIDEIRA DA COSTA

margarida.rvc@gmail.com

 

Los comentarios están cerrados.