BLOGS
Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Hay algo peor después de Ahmadineyad

Por Cláudia Morán

A diferencia de lo que hacen muchos países de dudosa calidad democrática (como se comprobó en Túnez o Egipto), que cambian su Constitución para que el dirigente de turno pueda renovar su mandato por cinco, seis u ocho años más, Irán no lo hará. Pero no porque la calidad democrática del país asiático sea suprema, sino porque su jefe de Estado, Mahmud Ahmadineyad, discrepa en varios puntos con el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, como en su voluntad de diálogo con Estados Unidos, algo a lo que el ayatolá se niega.

Ahmadineyad y el ayatolá Jamenei discrepan en varios puntos clave, como la negociación nuclear / AFP

Ahmadineyad y el ayatolá Jamenei discrepan en varios puntos clave, como la negociación nuclear / AFP

Ahmadineyad no renovará su cargo, pero a diferencia de lo que muchos creen (especialmente en Occidente, donde existe una profunda animadversión más o menos justificada hacia él) hay un ala mucho más dura que ha ido ganando terreno a raíz de la gran inestabilidad social que salpicó a Irán en 2011. Aunque la acusación de fraude por parte de la oposición tras la victoria de Ahmadineyad en 2009 también tuvo mucho que ver. Casualmente (o no) el régimen ha descalificado de las elecciones presidenciales del 14 de junio a dos fuertes aliados del actual jefe de Estado, Esfandiar Rahim Mashaie y Akbar Hashemi Rafsanjani, ambos muy críticos con el régimen teocrático musulmán chií de Jamenei. Ambos con voluntad de negociación internacional.

Si los esfuerzos de Ahmadineyad por hacer “entrar en razón” al ayatolá fracasan, el panorama electoral de Irán quedará reducido al ala más conservadora y cerrada del país. Una opción de voto muy acotada: ocho conservadores, entre los que se encuentran un ex comandante del militar Cuerpo de Guardianes de la Revolución, Mohsen Rezaei, y el principal negociador en materia nuclear a nivel internacional, Said Jalili, ambos muy cercanos al ayatolá; y tres independientes, de los cuales dos, Hasan Rohani y Mohamad Reza Aref, podrían considerarse reformistas moderados.

El conservador Said Jalili se postula como favorito en las elecciones del 14 de junio / REUTERS

El conservador Said Jalili se postula como favorito en las elecciones del 14 de junio / REUTERS

El nombre de Jalili es el que suena con más fuerza para suceder al actual jefe de Estado. Es el actual secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional y su victoria en los comicios no sería de extrañar, teniendo en cuenta su recorrido en relaciones exteriores y negociación nuclear, un asunto en el que la comunidad internacional tiene puesta toda su atención (especialmente Israel y Estados Unidos); y que el ayatolá prefiere un dirigente más dócil que Ahmadineyad para influir en las cuestiones principales del país. Todo para que pueda triunfar el establishment político y religioso.

C. MORÁN

3 comentarios

  1. Dice ser esther

    Esclarecedora visión de la política actual desde una perspectiva novedosa en “occidente “…enhorabuena !

    24 mayo 2013 | 21:14

  2. Dice ser Marcos

    Interesante artigo, grazas.

    25 mayo 2013 | 04:48

Los comentarios están cerrados.