BLOGS
Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Antonio Caño dice que no puede detallar quiénes son los actuales propietarios de El País

Salida de la tertulia en la que participó Antonio Caño sobre si resiste la prensa la presión política y financiera, Teatro Adolfo Mejía, Cartagena de Indias. Foto: FGM-

Los asistentes salen del Teatro Adolfo Mejía, Cartagena de Indias, tras finalizar la tertulia del Hay Festival. Foto: FGM.

En la tertulia del Hay Festival de Cartagena de Indias, Antonio Caño, director de El País fue mucho más locuaz que un prudente Martin Baron, director del Washington Post, quien en una ocasión llegó a responder que le gustaría “distanciarse de esta conversación porque no tengo opinión sobre el desempeño de los políticos”. Por el contrario, Caño habló del Rey Juan Carlos, equiparó a Zapatero y Rajoy para citar a los peores presidentes españoles, calificó de “fabulaciones y teorías conspiratorias”  las opiniones de Pedro J Ramírez y aseguró que no podía detallar quiénes son los actuales propietarios de El País.

Tras afirmar que “ahora al Rey se le trata prácticamente como a cualquier otro ciudadano y recibe críticas con frecuencia”, Caño comentó que cada presidente de gobierno sea peor que el anterior “no es un privilegio de los colombianos”.

¿En España también cada presidente es peor que el anterior?, le preguntó el periodista Juan Carlos Iragorri.

Rajoy y Zapatero están ahí disputándose… Están en la foto finish. Todos ellos peor que Felipe González. Y evidentemente Adolfo Suárez y Felipe González, los dos mejores presidentes, por ese orden, y luego decreciendo hasta que toquemos en el pozo. Cualquiera que podamos imaginarnos será peor. Es muy mal momento para la clase política, me temo”, respondió Caño.

Iragorri quiso saber si los periodistas escriben distinto cuando los accionistas del periódico son los bancos o empresarios como Roberto Alcántara, quien compró el año pasado un 10% de Prisa.

“La verdad es que no. En estos momentos hay muchos accionistas de El País. Yo ni siquiera te podría detallar cómo es en este momento la formación de la propiedad de El País porque es muy diversa y, por tanto, francamente no es un asunto que esté en mi cabeza ni en la cabeza de ningún periodista a la hora de planificar el periódico”.

Iragorri preuntó a Baron y Caño: “En medio de esta crisis, ¿usted no se siente como un capitán que está conduciendo un barco que se hunde?”. Ambos hablaron de la búsqueda de la rentabilidad. Caño lo hizo al final de su respuesta.

“El País tiene hoy más lectores que nunca, con gran diferencia. Y más influencia que nunca porque influye sobre más gente e influye en más países de una forma más directa y más concreta. Traducir eso en una rentabilidad que garantice la supervivencia no es fácil. Esa es la batalla en la que nos encontramos todos”.

El público solo pudo realizar tres preguntas. En una, querían saber si tuvo algo que ver el Gobierno de Rajoy en el cambio de directores que se produjo en los principales periódicos españoles el año pasado, como “escribió un ex director de periódico español en un artículo en el New York Times”. Después de afirmar que “España no es un país donde el presidente del Gobierno va quitando directores y de repente dice ahora cámbienme todos los directores de los periódicos y pónganme otros”, Caño no olvidó a Pedro J Ramírez. Eso sí, sin nombrarlo:

Las fabulaciones y el instinto conspiratorio de algunas personas alimentadas por el ex director de un determinado periódico solo es material para alimentar las teorías conspiratorias de todo punto, no falsas, sino disparatadas. Se lo digo con toda sinceridad”.

En sus intervenciones, Caño además de emplear términos como “sinceridad” y “la verdad”, repitió varias veces que hablaba “francamente”. Después de responder que cada vez hay menos barreras ideológicas para leer los periódicos y que los lectores de El País están un rato en la página y luego leen El Mundo o el ABC, le preguntaron cuál sería su posición si Podemos optara por renegociar la deuda.

No hemos podido juzgar el programa de Podemos porque no lo conocemos. Justamente lo que le hemos pedido editorialmente a Podemos es que nos explique su programa económico porque lo ha variado bastante en distintas ocasiones. Cuando Podemos fue candidato a las elecciones europeas era partidario de no reconocer gran parte de la deuda. Posteriormente ha sugerido que ya no es esa su posición sino renegociar la deuda. Contra la idea de renegociar la deuda no tengo nada en principio porque todos renegociamos la deuda, desde a nivel personal, colectivo, como empresa y como país. Pero no creo que esto se pueda ver, con todo respeto, me parece demasiado simplista si primero se paga la deuda o se pagan las pensiones de los jubilados. Las cosas no funcionan así, es algo más complejo y hay que procurar un equilibrio que sea lo mejor para el país. Sobre lo específico no puedo contestarle porque no conozco lo específico del programa de Podemos al respecto”.

Terminado el tiempo, como en todas las charlas del Hay Festival, los participantes se quedaron en el escenario para recibir el aplauso del público y una rosa.

Para ver el vídeo completo.

6 comentarios

  1. Dice ser Yo Discrepo

    Definitivamente. Después de conocer el pelaje del director del El País.

    NO VUELVO A COMPRAR SU PERIÓDICO.

    “Palabrita de Niño Jesús”

    ¡Ah! y por si no lo sabe, El País es de Liberty Acquisition Holding (fondo de inversión de un judío austriaco) y de el Bank of America y puede que parte de la deuda que tiene esté en manos de algunos bancos españoles

    10 Febrero 2015 | 13:04

  2. Dice ser El Grupo Prisa y la senda tenebrosa

    No es un sólo problema del diario, el grupo Prisa ha cambiado de directiva, las decisiones ejecutivas las adoptan varias entidades financieras,y en el día de ayer se produjo el despido de 7 periodistas de reconocida trayectoria en la cadena. La derechización de la línea editorial es obvia, incuestionable, prueba de ello es que los directivos de la cadena han adoptado esta decisión tras producirse en fechas precedentes un enfrentamiento directo entre la cúpula directiva actual y curiosamente, la inmensa mayoría de periodistas que se han visto implicadas (en su mayoría mujeres) en un despido disciplinario pq estaban disconformes con la “nueva línea editorial llevada a cabo por la cadena perteneciente al Grupo Prisa.

    Traigo aquí un extracto de el Mundo.es: “Guantes es toda una histórica de la emisora. Era el inalámbrico a pie de campo del Celta, viajó a Madrid y ha pasado por Hoy por hoy, La ventana y el informativo de las 14 horas.”Es una todoterreno, como Paloma Delgado. Han hecho de todo y todo lo que les han pedido. Se les argumenta baja rentabilidad laboral. En realidad habría que hablar de despidos ideológicos. Es un mensaje: no quieren opiniones contrarias a la línea editorial, quieren que la redacción esté callada”, resumen varias fuentes de la emisora consultadas por este diario”.
    Las mismas fuentes expresan que no serán los últimos despidos. Que habrá más en las próximas horas. Apuntan a que podrían ser un técnico y dos personas de musicales.

    La única emisora de todo el espectro radiofónico que podía ofrecer una cierta perspectiva plural, crítica y por tanto independiente con la línea editorial del resto de cadenas, diarios, y medios de comunicación oficialistas (públicos o privados, el despido de Puig de TVE tras el nombramiento de Gundín como director de informativos, no es casualidad, un “periodista” que además interviene, como contertulio en la Hora25 de la Ser, qué cruel ironía), y es desmantelada, quedándose en la misma quienes lógicamente o bien son más tibios/as con la línea editorial oficialista (Barceló -que ayer mismo no se quiso pronunciar de forma explícita en su espacio, tras la toma de decisión de la directiva actual de la Cadena-, Francino, que no cuestiono su profesionalidad pero sí su tibieza con dicha línea editorial, especialmente Francino, que cualquiera que haya seguido la cadena toda la vida, sabe perfectamente que no es un periodista especialmente “combativo” con la línea editorial oficialista), o son más “ambiguos” o conservadores en sus espacios (De la Morena, que se ha convertido en el paradigma del periodismo complaciente con determinadas informaciones que pudieren afectar a la información de algunos responsables de clubes de fútbol importantes, no hay más que ver la línea editorial seguida en las “entrevistas realizadas”, y que conste soy un fiel seguidor de uno de esos clubes beneficiados por este tipo de periodismo).

    La crisis profunda no sólo afecta a los medios de comunicación, que no dejan de ser un reflejo de lo que sucede en otros ámbitos de la vida, discrepar de la línea oficialista tiene un coste muy alto, el pensamiento único se ha instaurado de forma generalizada en todos los ámbitos de la vida social y económica, la mercantilización de nuestra forma de vida es insoportable, ser crítico/a con ella, nos convierte en rehenes de un estado de excepción que utiliza todos los mecanismos “democratizados” de sometimiento de voluntades que dispone en la actualidad: la violencia económica o policial (ley de seguridad ciudadana), y que se subliman en decisiones tan relevantes como las acometidas recientemente en nuestro país, a través de la Troika, culminada con la reforma bilateral del art. 135, CE.

    Un país que no permite la legítima (y vistos los acontecimientos relatados, más justas que nunca) pluralidad, la libertad de información, el derecho a la discrepancia a través de una serie de despidos que en realidad encubren motivos ideológicos, es inadmisible en un estado de Derecho, presuponiendo claro está, que la actual legislatura con todas las medidas adoptadas pueda hablarse de ello precisamente. No se puede normalizar este estado de excepción, represivo, intolerante, y sumamente decadente, pq los periodistas que por ejº intervienen de forma asidua en todos los medios de comunicación, no se distinguen ni por el respeto a su profesión (justificando lo injustificable, en un marco de mediocridad imperante), ni por tanto por el respeto al derecho a la libertad de información (Marhuenda, y su visión sesgada, ficticia, desvirtuada de la realidad, es paradigmático que alguien que ha sido un representante extremo de la política ultraconservadora, se convierta en portavoz del partido que lógicamente ha contribuido a tales asiduas intervenciones).

    Y es que los/as ciudadanos/as no se sienten representados/as en las cadenas televisivas públicas, cuyas audiencias rozan mínimos históricos, sublimadas por la nefasta y manipulada Telemadrid (con toda la cantera de periodistas peperos/as patrios/as haciendo un uso nada ético de la libertad e información para ponerla al servicio del partido que la dirige desde que Aguirre era presidenta de esa CCAA), pasando por la suprimida Canal 9 que amparó nada menos que el silencio y la censura de esos medios a hechos tan duros como el accidente del Metro de Valencia donde sus víctimas no tenían cobertura alguna en esos medios (y que se hizo pública por parte de los propios/as trabajadores/as despedidos/as, y culminando con la citada TVE, el paradigma del estado de anestesia mediática en que nos encontramos.

    La crisis periodística no es ajena por tanto de la crisis sistémica que padecemos, y las campañas de acoso y derribo a los partidos de la oposición -de izquierdas y progresistas, los que siempre han estado represaliados a lo largo de la historia contemporánea de este país de duros y fuertes contrastes (más de 12 millones de personas en riesgo de exclusión social, en un país supuestamente desarrollado y cuyo modelo es un estado social y democrático de derecho es insoportable, inmoral, incompatible con el mismo, especialmente tras saber los ingentes casos de corrupción institucional de todo tipo que aparecen en esos mismos medios de comunicación a cuentagotas) no van a disfrazar ni desviar el foco de los problemas socioeconómicos gravísimos, agudos de una población sometida, silenciada y sin interlocutores válidos creíbles (ley de seguridad ciudadana), empobrecida y desahuciada por unos poderes públicos que han declinado voluntaria (recorte de servicios sociales básicos, prestaciones por desempleo incluidas) o implícitamente (amnistía fiscal, incremento de las desigualdades sociales en esta última legislatura, incremento de las tasas judiciales, subida de las tasas universitarias, puestas de manifiesto hasta por la propia OCDE, etc, etc), su responsabilidad como gestores del interés general. Estas son las duras hipotecas que comporta la tan autopublicitada y falsa salida de la crisis, cuyo precio va a ser muy difícil de cuantificar en las próximas décadas (en forma de precarización creciente, y déficit democrático profundo), como así lo reconocen esos mismos organismos internacionales (OCDE).

    10 Febrero 2015 | 13:59

  3. Felicitaciones por este sitio que comienza en muy buena base!
    buena suerte

    10 Febrero 2015 | 15:10

  4. Dice ser Sicólogo Astrál

    ¿La derecha ha comprado “El País”?

    10 Febrero 2015 | 16:21

  5. Dice ser Ras Putin

    Por activa y por pasiva “El País” es un negocio y un grupo de presión económica. En el caso del País ambos aspectos son inherentes el uno al otro. De otro modo no puede ser. Da lo mismo quienes sean los amos.

    11 Febrero 2015 | 00:32

  6. Dice ser nekane

    el mal lector, es el lector de un solo periódico!, hoy no hay prensa buena, pero me temo que poco después de que Guttemberg crease la letra impresa empezó la degeneración a niveles más altos, por el simple hecho de poder volar más lejos… debe haber diversidad y las personas estar capacitadas para quedarse con lo bueno, rechazar lo malo y darle una oportunidad a lo medio.
    en éste p.. país no hemos tenido un presidente bueno, espero que esté por llegar. pero tal y como ninguna civilización lo ha tenido en sus difrentes designios, hay que ser maduro y consciente de no poder pedirle peras a un olmo, en cualquier caso, el comercio es el rey hoy día y valga para todas las ramas..
    bienvenido el buen lector!

    12 Febrero 2015 | 20:35

Los comentarios están cerrados.