BLOGS
Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

¿Apoya El País al Gobierno?

De izquierda a derecha, los periodistas colombianos Juan Carlos Iragorri y Antonio Caballero, Martin Baron, director del Washington Post y Antonio Caño, director de El País
De izquierda a derecha, los periodistas colombianos Juan Carlos Iragorri y Antonio Caballero, Martin Baron, director del Washington Post y Antonio Caño, director de El País. Foto: FGM.

Antonio Caño viajó a Colombia para dar la lección inaugural de la maestría de periodismo de la Universidad de Rosario y Publicaciones Semana y participar en el Hay Festival de Cartagena de Indias, donde le preguntaron si El País era un periódico partidario del Gobierno.

Mientras en la redacción de El País se vive una sensación de cierto descontrol y se hacen cábalas sobre el destino de algunos corresponsales, para terminar el puzzle iniciado con el cambio del periodista asignado para cubrir la información sobre el PP, Antonio Caño aseguraba en la revista colombiana Semana: “Tengo claro que nuestro futuro está en América. Por eso estoy en Colombia”.

A diez mil kilómetros de distancia, los problemas se ven de otra manera. El sábado, 31 de enero, Antonio Caño (Martos, Jaén, 1957), en el Hay Festival, dijo que “pertenecemos a un ámbito de periódicos de calidad, somos medios responsables, que no atacamos por atacar ni vivimos del sensacionalismo. Tratamos de ser rigurosos, precisos. Por tanto, cuando publicamos una información que puede ser perjudicial para un político intentamos que esté bien documentada”. Pero no siempre es así.

El domingo 1 de febrero, la defensora del lector de El País explicaba que no se había aplicado la prudencia en una información publicada el 28 de enero sobre Juan Carlos Monedero, el número tres de Podemos. En la portada de El País aparecía que “Monedero falseó la mayor parte de su currículo académico”. El titular se justificaba porque unos profesores a los que Monedero citaba como referencia en su currículo no lo conocían. La información fue un error, como reconoce la defensora del lector ante el aluvión de críticas a la noticia.

“Para cuestionar el currículo del número tres de Podemos habría que haberse apoyado en algo más sólido que la memoria de un profesor de 75 años o los datos de una empleada del departamento de pagos de una universidad, dada la complejidad del entramado de relaciones docentes entre los centros. En estas circunstancias, llevar el tema a portada era muy arriesgado. La única forma de atenuar el error hubiera sido publicar adecuadamente la puntualización y la carta de la Universidad de Puebla. Lamentablemente, no se hizo”.

En los salones del lujoso hotel Santa Clara de Cartagena de Indias, Antonio Caño charlaba de forma distendida. Aparece en las fotos que realizó Daniel Mordzinski con aspecto relajado, rodeado de escritores y editores españoles y, en otras, acompañado por Martin Baron, director del Washington Post. No resulta extraño que Caño busque el futuro de su periódico en América Latina cuando las cifras de OJD muestran que El País vendió en 2014 (primer año en que Caño lo dirigió) una media de 153.570 ejemplares, casi 20.000 diarios menos que en 2013. El descenso de ventas ha sido nada menos que de un un 55% desde 2007.

El Hay Festival de 2015 en Cartagena de Indias ha tenido un gran éxito de público. La gente llenaba las salas de las conferencias pagando alrededor de ocho euros por escuchar en directo a conocidos escritores y editores. Esperando en la zona de “acreditados” para entrar al Teatro Adolfo Mejía de Cartagena de Indias, le pregunté a quien me precedía en la cola por qué había tanta expectación para ver una tertulia de periodistas, mientras los reventas ofrecían entradas para poder acceder al teatro. “Interviene Antonio Caballero, que es un periodista muy conocido y cuyas opiniones son de ultra izquierda”, me respondió un hombre que llevaba una acreditación donde se podía leer “Radio Caracol”.

El periodista Juan Carlos Iragorri, flamante premio de periodismo Rey de España en la categoría de televisión, fue el encargado de intentar que Antonio Caballero, columnista de la revista Semana, Martin Baron, director del Washington Post y Antonio Caño respondieran a la pregunta: “¿Puede escapar la prensa del poder político y de la presión económica? (Se puede ver el vídeo completo aquí. El País también lo ha publicado).

Antonio Caño, que utilizó circunloquios en todas las respuestas, acaparó la mayor parte de la hora que tenían asignada los tres contertulios (en parte porque el moderador le formuló más preguntas que a los demás). Bebió agua con frecuencia directamente de la botella (no había vasos) y en una ocasión sonó su teléfono y tecleó algo aprovechando que en ese momento no intervenía.

Iragorri se dirigió a Caño: “Ha habido algunas críticas porque El País ha dejado de ser ese periódico de centro izquierda de los años ochenta y de la época de la Transición porque apoya más a Rajoy. La pregunta es: ¿se volvió gobiernista El País?“.

Para responder, Caño necesitó 225 palabras. Hacia la mitad de su intervención, comenzó a contestar:

El País no apoya en lo más mínimo al Gobierno, ni a la oposición, ni apoya a nadie. Y las mejores personas para dar testimonio de esto serían los propios afectados que continuamente se están quejando de lo mal que los tratamos. Lo que hay en este momento en España es un estado de ánimo muy crispado en el que continuamente se buscan culpables a un lado y a otro. El debate general se ha polarizado mucho. Se han introducido muchos elementos demagógicos y es muy difícil, en cualquier ámbito, en el de un periódico o en el de la universidad, mantener la serenidad, la cabeza fría… Y es lo que tratamos de hacer, francamente…”

Después de responder a una pregunta sobre Podemos y tras intervenir sus compañeros de escenario, Caño interrumpió sin que le preguntaran para volver a hablar sobre si El País es gobiernista.

“Quizá estamos confundiendo gobiernista con ser parte del sistema. Los periódicos que estamos aquí representados somos parte del sistema, esto no se puede negar. Cuando una gente en España acusa al periódico El País de que es parte del sistema, es parte del sistema. Y la crisis del sistema le afecta también. En España, el sistema está en crisis y, por tanto, los medios de comunicación del sistema están en crisis también. Eso es distinto a ser gobiernista. Los periódicos influyentes, importantes, los medios de comunicación que tienen una posición central en una sociedad democrática tienden a ser prudentes, contenidos. Esto yo lo menciono como virtudes, no como defectos. Otros medios no son prudentes. Procuramos no equivocarnos y para no equivocarte es necesario ser prudente. Defendemos el sistema, el sistema democrático, el sistema que nos permite hacer uso de la libertad de expresión, el sistema que nos permite informar sin límites ni ningún tipo de cortapisa a nuestros lectores. Eso es lo que defendemos, indiscutiblemente. Y eso a veces puede sonar gobiernista, pero no lo es”.

Continuación: Antonio Caño dice que no puede detallar quiénes son los actuales propietarios de El País

17 comentarios

  1. Dice ser antoniyo

    Un periódico de vergüenza en la actualidad.Tendencioso,falso y manipulador.Ya sé que no le importa pero han perdido un suscriptor.No les importa porque la Canija(Santamaria) les da subvenciones a costa de babear a favor del gobierno.Una pena.

    09 febrero 2015 | 09:36

  2. Dice ser El Dóctor

    Bueno, vosotros apoyais a los suciatas así que no vayais ahora de hipócritas porque no habeis descubierto la pólvora, cada medio de comunicación tiene sus tendencias políticas y 20minutos no es ninguna excepción.

    09 febrero 2015 | 09:49

  3. Dice ser Yo Discrepo

    HUÉRFANOS DE PRENSA LIBRE

    Soy lector de El País desde los comienzos en mayo de 1976 y solo a efectos crematísticos, imagino que habré invertido en comprar este diario no menos de 12.000 €, por otra parte bien pagados y con esta reflexión me considero con derecho a critica y a ser escuchado. A mi juicio, la línea editorial y el sesgo informativo que llevan tiempo aplicando con el Gobierno, es vergonzoso rayano en el mamporrerismo periodístico y ya no hablemos de la manipulación que se hace de todo lo que acontece en ciertos países del Cono Sur. El hecho de que El País se esté apartando de lo que representó y debería seguir representando, aire fresco y veracidad, ahonda el desasosiego que ya me produce el actual espectro de medios de comunicación, en manos de unos pocos con intereses muy definidos.
    Me considero,junto con miles de lectores, huérfano de prensa libre, pasando a engrosar ese grupo de escépticos que ya no creemos en nada.

    09 febrero 2015 | 09:51

  4. Dice ser La hojarasca

    Claro que apoya a PP…y se nota. Se ve que Prisa tiene otros intereses ahora, y uno fundamental es ir contra Podemos y en lo deportivo contra el Barça, los dos grandes enemigos de la España del barrio de Salamanca. Algo huele a podrido en Julián Camarillo.

    09 febrero 2015 | 09:53

  5. Dice ser Jess Usopata

    Nunca ha sido prensa libre en realidad, pero ha sido el generalista a nivel nacional que más se le acercaba, durante algunos años.
    Hace ya tiempo que el grupo PRISA dejó de apostar por el caballo del PSOE, por decirlo de alguna manera. Ahora es casi tan infame como El inMundo, La sinRazón o el ABQué.

    09 febrero 2015 | 10:46

  6. Dice ser Francisco

    Hola buenos días,
    Llevo leyendo el País, desde 1982, también leo el ABC, por comparar, que el periódico ha cambiado de bando, yo creo que no pero seria lo normal, tenemos que evolucionar, y de ya no estamos en la época del destape. Creo que lo que falta que evolucionen son algunos lectores y españoles, que sigue creyendo que acaba de morir Franco, y que Iglesias es Felipe.
    Pobre España 40 años de tontería y no aprende.

    09 febrero 2015 | 10:47

  7. Dice ser Verso

    a cualquier cosa le llaman periodismo

    09 febrero 2015 | 10:52

  8. Dice ser ciceron nieve

    Ahora va a ser el gobierno o Podemos?

    09 febrero 2015 | 10:58

  9. Dice ser Javier

    Lo que no se es que cree EL PAIS que va a conseguir con esta derechización. Lo mismo que ha conseguido el PSOE arrimándose tanto a las políticas neoliberales de la derecha. LA AUTODESTRUCCIÓN. Ya solo le queda la fusión con EL MUNDO a uno y la gran coalición al otro.

    09 febrero 2015 | 11:16

  10. Dice ser Kike

    El País vive de las subvenciones del gobierno así que se debe a su amo

    09 febrero 2015 | 11:26

  11. Dice ser Pepe

    Una pena el cambio de El País. Antes era una referencia de ecuanimidad, de buen periodismo y de fiabilidad. Ya he dejado de comprarlo, tenía bastante con la Razón y ABC para tener además otro periódico tendencioso.

    09 febrero 2015 | 12:46

  12. Dice ser Medios de adhesión y sometimiento

    He leído este diario desde hace años, he escuchado la que fue cadena del Grupo Prisa desde siempre (Ser), así como a otros/as grandes profesionales que estaban en el medio, pero desgraciadamente, en los últimos años, la línea editorial del diario, ahora dirigido por el conservador Antonio Caño, así como la línea informativa de la cadena de radio, que incluye entre su nómina de colaboradores/as a figuras tan relevantes del “centro-izquierda” como Paco Giménez Alemán y José Antonio Álvarez Gundín (director de informativos de TVE, y subdirector del periódico La Razón), entre otros, configuran un panorama realmente desolador de un grupo mediático que hizo del periodismo crítico (el bueno, el objetivo, el que no comulga con las ruedas de molino que en la actualidad contemplamos en el resto de medios de comunicación, connibentes, cuando no voceros de lo que la línea oficialista establece e impone, desde el partido más radicalizado hacia la derecha que se recuerda, tal y como reconoce la encuensta reciente del CIS, que identifica al PP con la ultraderecha), hace ya unos años, una seña de identidad (cuando en los espacios de Hora 25 intervenían grandes profesionales como Carlos Carnicero, dirigidos por el mejor periodista radiofónico de los últimos tiempos, el siempre brillante y honesto, Carlos Llamas, tras cuya desaparición propició el actual estado de decadencia de dicho espacio, con contertulios/as demasiado identificados con la línea extrema, tendenciosa propia de cadenas de la derecha o ultraderecha mediática).

    La recuperación macroeconómica se está produciendo tras que se hayan expulsado del sistema a millones de trabajadores/as por una salvaje reforma laboral que ha generado además la rebaja sostenida y progresiva de salarios, o tras conocerse que los responsables de las principales entidades financieras que han incrementado sus beneficios en estos años de endurecimiento de la crisis, evadían impuestos en paraísos fiscales con el silencio cómplice de los medios que los financian, ésa es la cruel, dura y devastadora realidad de millones de ciudadanos/as que están abandonados a su suerte por la mayor crisis de la democracia que vive este país desde la llamada transición democrática (culminada por la demanda de pactos electorales entre los principales partidos en el Congreso), y de la que ni siquiera la salida de la misma ni los intentos patéticos de sus medios de comunicación va a poder lograr disfrazar.

    No obstante, esa línea editorial del Grupo Prisa, no es exclusiva del mismo, el pensamiento único instaurado en los medios de información de nuestro país, liderado por medios financiados por grandes grupos de medios de comunicación y cuya contribución al estado de desinformación ha sido premiada por el ejecutivo actual (tasa Google), es una muestra más del estado de decadencia profunda que vive el periodismo patrio, incapaz de ofrecer una visión objetiva, rigurosa, cercana a la realidad de una crisis profunda pergreñada por quienes se han postulado ahora como sus salvadores (burbuja inmobiliaria mediante).

    La información relativa a Monedero, es sólo la gota que colma el vaso, España, un país en el que abunda la corrupción sistémica (esa lista Falciani, que pone negro sobre blanco el precio de la premiada evasión fiscal y de quienes han alentado los recortes sociales actuales desde entidades financieras rescatadas o no) y la desigualdad social más profunda, los medios de comunicación salvo casos muy extraños (Público, La Sexta) están realizando un papel de complicidad cuanto no de connibencia con el estado de excepción democrática actual, contemplar como pesudoperiodistas como el director de La Razón, se dedica a pasearse por todos los medios de comunicación ofreciendo diariamente su “particular” visión de la realidad es ciertamente patético, clarividente de cómo la carencia del más absoluto sentido de la profesionalidad y la independencia tienen premio en forma de intervención caricaturesca mediática. El NO-DO que inunda los principales medios de comunicación públicos (Telemadrid, la extinta Canal 9 y su tratamiento del accidente de Metro de Valencia), forma un capítulo especialmente singular de cómo los impuestos de todas/os se utilizan para financiar la propaganda partidista de un partido que ha hecho de la manipulación mediática su principal arma de adhesión Popular, tal y como lo hicieron en el pasado el citado NO-DO, los tiempos han cambiado pero el servilismo y la mediocridad siguen presentes en las principales estructuras jerárquicas de nuestro desdemocratizado, tutelado y empobrecido país nuestro (esa fiscalía “anticorrupción” oponiéndose a todas las iniciativas presentadas por los demandados por el caso Bankia -una de las muchas medidas que supuestamente favorecen a quienes están imputados/as por casos similares-, da una imagen adicional de cómo la división de poderes es una tragicomedia más de un repertorio de obras teatrales que culminaron con la reforma del art. 135, CE, o la amnistía fiscal de quienes tienen cuentas opacas en esos paraísos fiscales cuya procedencia ha sido denunciada por el propio Falciani que junto a Bárcenas ha puesto en evidencia el estado profundo de corrupción sistémica que padecemos en este decadente país nuestro- el principal instrumento de austericidio que padecemos actualmente, en un país con más de 5,4 millones de desempleados, y con cientos de miles de personas exiliadas por falta de oportunidades laborales, algo que esos medios premiados obvian, ignoran con un grado de cinismo infinitos, en sus espacios “de información” diarios).

    El País del PP, no recibirán de mi bolsillo un sólo €uro más, para querer escuchar, leer o ver medios conservadores o ultraconservadores hay tanta oferta en el espectro mediático patrio, que sinceramente, no me haría falta invertir dinero alguno en este tipo de medios connibentes con el poder establecido, más si cabe en el estado de excepción democrática en el que vivimos, donde la desigualdad es premiada en todos sus ámbitos, incluido la jurídica.

    09 febrero 2015 | 13:38

  13. Dice ser Bcn Cdad

    Cuando un diario da sus noticias barriendo para un lado político en concreto, deja de ser un periódico y pasa a convertirse en un boletín de dicho partido.

    09 febrero 2015 | 13:40

  14. Dice ser LINCE 1

    Compro EL PAÍS desde hace muchos años y lo leo como hago con otros periódicos, incluido 20MINUTOS. Hablo, pues, con la experiencia de mucho tiempo de lector. Y, en mi opinión, ELPAÍS no tiene nada, pero nada, de centro izquierda. Si lo ha tenido, habrá sido hace mucho, mucho tiempo. Ahora, desde luego, de centro izquierda nada de nada. Y, en efecto, desde hace ya tiempo, observo que algunos titulares dejan mucho que desear y son claramente engañosos.
    Otra cosa es que no lleguen a los extremos de otros periódicos, los cuales produce vergüenza ajena leer. Y mi opinión es compartida con todos los amigos y familiares que leen EL PAÍS

    09 febrero 2015 | 14:39

  15. Dice ser XGPS

    Dice ser Pepe

    Una pena el cambio de El País. Antes era una referencia de ecuanimidad, de buen periodismo y de fiabilidad. Ya he dejado de comprarlo, tenía bastante con la Razón y ABC para tener además otro periódico tendencioso.

    te feo muy neutral

    o sea que mientras babea y lamia el culo del psoe era ecuánime y decía la verdad

    mira esto es muy sencillo quien da subvenciones o las da encubiertas en publicidad es el amo del periódico y todos los periódicos dicen lo que sus respectivos AMOS ORDENAN incluido este 20 minutos

    la verdad esta en el centro de lo que dicen los de uno y otro bando

    NIGUN MEDIO DE INFORMACION ES INDEPENDIENTE NI DICE LA VERDAD NINGUNO

    SOLO DICEN LO Q EL AMO ORDENA

    pp psoe iu podemos nacionalistas y todos los demás son iguales mierda y solo convencen a los que siguen esas sectas perniciosas

    descarga dese google play XGPS y da a conocer tu negocio gratis
    farmacias parking electricistas fontaneros albañiles todos los periódicos y mas GRATIS

    09 febrero 2015 | 15:18

  16. Dice ser Juanjo

    Maruja Torres, dice acertadamente en sus memorias -casi a modo de despecho, juzgaría yo- que El País siempre estuvo al lado del capital, no de la izquierda. Los gobiernos cambian, pero las empresas permanecen. A sus intereses les favorecen ciertas opciones políticas, que para eso les dan un retiro como “consejeros vitalicios” en sus Consejos de Adminstración a los políticos que les han sido útiles como pago a sus servicios, verbigracia Felipe González. Para qué negar que este periódico está ahora muy lejos de lo que representó y de las intenciones de sus fundadores, si no, las preguntas que le hicieron y que refieres en este post estarían fuera de contexto.
    Si se sigue un poco la crisis de este periódico se ven muchas cosas; los errores (es un eufemismo) de gestión de Cebrían, la purga de profesionales reputados del sector, la incorporación en el Consejo de Administración del periódico de cargos de bancos, energéticas…a modo de pago por la deuda de la empresa que contrajo PRISA durante la guerra digital (¿recordamos quien capitaneaba el bando de PRISA en esa época? Exacto)… periodistas que se niegan a firmar las noticias que les publica el periódico, publinoticias encubiertas de telecos,… El periódico está en manos de sus acreedores, y no le veo muy buena salida al mismo, la verdad…

    09 febrero 2015 | 17:04

  17. Dice ser Ekaitz Cancela

    Claro que El País no está del lado del gobierno, sí alineado. El periódico global está claramente posicionado con el PSOE y para ello no hay más que ver quién escribe en las páginas de opinión, los editoriales, las portadas sacando la cara de los socialistas… Y lo que es más, El País se orienta más hacia Diez que hacia Sánchez.

    09 febrero 2015 | 22:43

Los comentarios están cerrados.