BLOGS
Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Roberto Alcántara, el empresario mexicano que “novió” con Cebrián

Tú me acostumbraste 
a todas esas cosas 
y tú me enseñaste 
que son maravillosas 

 Tú me acostumbraste, Chavela Vargas

“Esto surgió de una manera tan sorpresiva, tan afortunada”, dice Roberto Alcántara a la revista mexicana Expansión para explicar cómo comenzó su relación con Juan Luis Cebrián. “Haciéndonos amigos, empezamos a “noviar” sin darnos cuenta. Por lo menos yo no me había dado cuenta”. Una sincera explicación para un romance que tuvo su punto más alto en el momento en que Alcántara invirtió cien millones de euros en Prisa y se convirtió, cuando se formalizó la compra en el pasado mes de septiembre, en el primer accionista individual del grupo con un 9,3%.

Portada ExpansionRoberto Alcántara Rojas, que ocupa el puesto 74 en la lista de empresarios de México, elaborada por la revista Expansión, aparece citado habitualmente en los medios de comunicación mexicanos, pero no se prodiga en declaraciones ni intervenciones personales. Hasta la entrevista/perfil que publicó el pasado mes de octubre Expansión, no se recuerda otra aparición similar en la prensa desde hace quince años, en 1999, cuando fue entrevistado por el diario La Jornada. “Me gustan los medios, pero no me gusta estar en los medios”, explica.

Nacido en 1950 en Acambay, un pueblo de menos de 20.000 habitantes situado a 141 kilómetros de la capital de México, donde vive ahora y gestiona sus negocios de “mover gente”, porque Alcántara es un empresario que se dedica fundamentalmente al transporte por tierra y aire de pasajeros. Dirige Toluca, la empresa familiar de autobuses que es a su vez mayoritaria en IAMSA, un consorcio de empresas que da servicio a 260 millones de viajeros en autobús al cabo del año. En México, el 95% de la población emplea el autobús como medio de transporte. De ese importante mercado, IAMSA, que preside Alcántara, tiene nada menos que el 23,7%.

En 2006, el empresario puso en marcha VivaAerobus, la primera línea aérea de bajo coste en México. A su juicio, los autobuses y los vuelos baratos son “interdependientes y complementarios”. Para introducirse en el transporte aéreo de pasajeros no dudó en asociarse con Tony Ryan, el fundador de la línea aérea irlandesa Ryanair que falleció en 2007. IAMSA posee el 51% de la aerolínea mexicana, que vende el 25% de los billetes en las estaciones de autobús, mientras que Irelandia (Ryanair) cuenta con el 49%. Como sucede en Europa con sus socios irlandeses, VivaAerobus es la segunda compañía con más quejas ante el defensor de los derechos del consumidor de México. Por otra parte, en VivaAerobus presumen de haber realizado el pedido más importe de América Latina a Airbus, 52 unidades que empezarán a recibir el próximo año. La compra requiere una inversión de cinco mil millones de dólares. Con las nueva unidades de Airbus 320 esperan reducir sus tarifas entre un 10 y un 15%.

IAMSA también participa en Omnitren, una sociedad con la compañía española CAF, que gestiona el suburbano de México. Uno de los retos de Alcántara es el concurso para obtener la operación y el mantenimiento del tren de alta velocidad México-Querétano y aumentar su negocio en el sector del transporte de pasajeros. Pero habrá que esperar porque el gobierno de Peña Nieto se ha visto obligado a “tumbar” el concurso para acallar críticas.

En una licitación que generó controversia en los medios por su adjudicación, IAMSA, a través de Iave, comenzó a operar los peajes de las autopistas mexicanas el pasado mes de agosto. A raíz de esta adjudicación, empezaron a aparecer titulares en la prensa que señalaban a Alcántara como “el empresario del sexenio”, en una clara referencia al periodo de seis años del mandato del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

EL GRUPO ATLACOMULCO

Los rumores apuntan a que Alcántara forma parte del Grupo Atlacomulco, una “presunta cofradía de políticos y empresarios priistas” (del PRI, Partido Revolucionario Institucional) del norte del Estado de México”, según explican en el editorial de la revista Expansión del mes de octubre. Atlacomulco es un municipio de alrededor de 90.000 habitantes, que se encuentra a menos de 20 kilómetros del pueblo donde nació Alcántara.

Una anécdota ha alimentado el mito del Grupo Atlacomulco. Francisco Cruz y Jorge Toribio Cruz Montiel en el libro “Negocios de familia” (Planeta Mexicana, 1999), explican que “en 1940 doña Francisca Castro Montiel, vidente del pueblo, reunió a los notables del municipio para profetizarles con voz de arcano mayor: “Seis gobernadores saldrán de este pueblo. Y de este grupo compacto uno llegará a la Presidencia de la República”. Enrique Peña Nieto, que fue gobernador y es el actual presidente de México, nació en Atlacomulco en 1966. En el libro se citan los lazos familiares con el Grupo Atlacomulco de parientes del empresario y político Jesús Alcántara, padre de Roberto, “zar desde mediados de la década de 1950 del autotransporte de pasajeros en el centro del país”, quien, entre otros cargos, fue senador por el PRI.

A finales de agosto, la revista Proceso se refería a Alcántara como “El consentido de Peña”:

“Por ser consentido del presidente de la República, al empresario Roberto Alcántara Rojas se le perdona todo –como el caos que provocó una de sus empresas en las casetas de Capufe con la operación del cobro electrónico de peaje mediante el sistema IAVE– y se le concede todo –tal es el caso de contratos de obra por miles de millones de pesos, algunos de ellos plagados de irregularidades. Está destinado a convertirse en empresario modelo del “nuevo México.

Roberto Alcántara Rojas tiene la gracia presidencial para convertirse en el empresario del sexenio. En menos de dos años de la llegada a Los Pinos de su paisano y cofrade Enrique Peña Nieto, la estructura y recursos gubernamentales puestos a su servicio lo han apuntalado como el exitoso hombre de negocios en México que ha comenzado a invertir en el extranjero”.

ALCÁNTARA ENTRA EN PRISA
¿Cómo conoció Alcántara a Juan Luis Cebrián? El empresario mexicano quería comprar contenido multimedia para ofrecerlo a los pasajeros de ETN, su compañía de autobuses de “lujo”. Así empezaron los contactos. Luego, llegó el momento de “generar sinergias”. Cuando Cebrián viajaba a Nueva York, avisaba a su nuevo amigo para encontrarse. El “noviar” continuó cuando el presidente de Prisa invitó al empresario mexicano a la inauguración de la edición de El País de Brasil, en diciembre de 2013. Tras viajar juntos a Argentina, el 24 de febrero Alcántara se incorporó como consejero independiente de Prisa. Unos meses después, “se convirtió en el primer accionista individual del grupo español, pagando un 40% más del precio promedio al que contrataron las acciones en los tres meses anteriores”.

Alcantara El PaísLa revista Proceso, tras la firma de la compra de acciones, explicaba que Alcántara la había realizado por “compromiso moral“. “Debe decirse que la gente no sólo se mueve por dinero, incluso en el mundo del dinero se mueven por una serie de motivaciones profundas. Y los que creemos en los periódicos como esas instituciones, creemos que hay una moral detrás de todo eso. Yo creo que esa es la motivación fundamental de Roberto Alcántara, que venía también significada por la permanencia de nosotros en la dirección del periódico como garantía de que seguirá esa identidad moral”, justificaba Juan Luis Cebrián.

Mientras en Prisa recibían con los brazos abiertos a Alcántara, Antonio Caño, director de El País, ante un grupo de corresponsales, apoyaba sin reservas a Enrique Peña Nieto y a las reformas que estaba llevando a cabo en México. “Nosotros apoyamos editorialmente las reformas de Peña Nieto, las hemos apoyado desde el primer día, no tengo por qué ocultarlo, nos parecen bien”.

Unas semanas antes, El País organizó en Madrid el foro “México, reformar para crecer”, en el que intervino Peña Nieto. Al evento también asistió Roberto Alcántara y los hermanos Luis y Anuar Maccise, empresarios de comunicación que gestionan el grupo MacMedia, aliados de Prisa en México y compañeros de viaje en el conglomerado MacMedia/Prisa/Alcántara que era uno de los ocho licitadores interesados inicialmente en los dos nuevos canales de televisión que ha sacado a concurso el Instituto Federal de Telecomunicaciones de México (IFT). Sin embargo, según el comunicado que difundió ayer el IFT solo han presentado oferta para los nuevos canales tres postores y entre ellos no se encuentra la alianza que incluye a Alcántara y a Prisa.

¿Qué ha sucedido? Los medios de comunicación de México daban por hecho que la entrada de Alcántara en Prisa estaba relacionada con la adjudicación de las nuevas televisiones. A pesar del importante volumen de deuda y las pérdidas que arroja el grupo español, Alcántara afirma que no se hubiera metido en Prisa “si no lo viera como un negocio”. Pero las cuentas no salen para los medios españoles y Latinoamérica se ha convertido en el nuevo “El Dorado” para las empresas que pierden dinero y quieren crecer en tierras de promisión. Lo que habrá que ver es sin televisión, ¿dónde está el negocio que ve Alcántara?

El empresario mexicano reconoce que enseguida le asoma “lo romántico”. Tal vez, pasado un tiempo, del noviazgo recuerde la última estrofa de la ranchera de Chavela Vargas: Ahora me pregunto / al ver que me olvidaste / por qué no me enseñaste / cómo se vive sin ti.

1 comentario

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    ¡Madre mía , como esta el mundo!

    Clica sobre mi nombre

    21 Noviembre 2014 | 11:36

Los comentarios están cerrados.