BLOGS
Fuentesycharcos

“Mark Twain tendría hoy un blog, pero jamás habría escrito gratis”. Robert Hirst, estudioso de Mark Twain

Fernando González Urbaneja: “Los periodistas han dejado de ser los intermediarios exclusivos de la información”

Fernando González UrbanejaNo resulta fácil resumir una biografía tan extensa como la de Fernando González Urbaneja (Burgos, 1950). Ha trabajado en el diario Madrid, agencia Logos, El País, semanario Doblón, Cambio 16, Antena 3 TV, Antena 3 Radio, Cinco Días (del que fue director), Diario 16 y Onda Cero, entre otros medios. Presidió la Asociación de la Prensa de Madrid y la FAPE y ha impartido clases de periodismo en la universidad. Ha sido columnista en ABC y 20Minutos, colabora en Republica.com desde 2010, participa en tertulias de radio y televisión, dirige la revista Consejeros y TheCorner.eu, que se publica en inglés, y forma parte de la comisión de deontología de la FAPE.

González Urbaneja, acaba de terminar un análisis de alrededor de 80 páginas sobre “Los medios frente a la crisis”, que publicará en diciembre la Fundación Encuentro en su informe anual.

¿Cómo ha cambiado Internet el ejercicio del periodismo?

Con Internet, los periodistas han dejado de ser los intermediarios exclusivos de la información. La opinión se forma ahora de muchas maneras, por ejemplo, a través de las redes sociales. Sucede lo mismo que cuando acaban los monopolios de otras profesiones, se abren nuevas oportunidades. El valor del periodista está en su propio trabajo, no en disfrutar de un estanco (“Siempre que hay un monopolio, se piensa en un estanco”, bromea). Si lo que pasa en la ciudad no es relevante hasta que aparece en el periódico local, eso es disponer de un estanco de información. Pero si las noticias de la ciudad llegan a la gente por varios cauces, el periódico tiene que ser el mejor para que a la gente le interese.

¿Las “marcas”, que antes se conocían como cabeceras, han dejado de ser influyentes?

Las marcas están deterioradas porque se han despistado de su función y se dedican a otros negocios. Los medios se han sustentado en grandes periodistas y ahora lo hacen en gestores, que no conocen la naturaleza de la profesión, del negocio. Con el agravante de que, como les fascinan las noticias, los titulares, acaban visitando a la vicepresidenta de turno para que les haga favores. Y ese tráfico de favores luego se notan en los contenidos.

En el informe dices que “las sedes de los partidos se han convertido en lugar de trabajo de los periodistas que acuden cada mañana para ver qué hay. Y en esas sedes los estrategas de la propaganda preparan el material, filtraciones…”. ¿Hay más personas dedicadas a influir que periodistas que se dedican a cubrir las informaciones?

Sí, y también hay gente que se aprovecha de la información, que utilizan el “me han dicho que vas a publicar”, porque se enteran de que va a salir un tema. Quien sabe lo que van a publicar los medios tiene una palanca de poder, y trata de comerciar diciendo que lo que iba a salir era algo terrible y lo que luego ha salido publicado es mejor gracias a su intervención. No suele ser cierto, o no del todo, pero hay gente cobra por ese tráfico insidioso y a veces inventado o manipulado.

Por otra parte, estamos en el fuego cruzado entre unos y otros. En el PP hay fuego cruzado entre la señora Cospedal y la señora Santamaría, que preparan la sucesión de Rajoy. Cada cual tiene sus procedimientos de filtración, como el PSOE tiene los suyos. Y cada uno periodistas favoritos, porque suelen ser periodistas más que medios, los que intervienen y los que nunca cuentan el origen de la información.

¿Por qué resulta tan difícil explicar lo relevante?

Explicar a la gente lo que ocurre es cada día más difícil porque las cosas son complejas y requieren periodistas preparados para hacerlo. Por ejemplo, en el análisis de la crisis el periodismo debería haber sido más crítico, menos procíclico. La cercanía a los políticos facilita la captura del informador. Y además se cofunde la realidad y la actualidad. Cuando crees que lo actual es lo real, puedes perder enfoque. A mí me interesa mucho más la realidad, pero la actualidad tiene atractivo.

Da la impresión de que cada vez la realidad entra menos en las redacciones.

Los periodistas que deciden las portadas tienden a estar encerrados en las redacciones o en comidas con gente del circuito, lejos del ciudadano. Incluso creen que estos no se enteran de las noticias hasta que ellos no las cuentan. El problema es que pisan poca calle, poca realidad.

2 comentarios

  1. Dice ser Antonio Larrosa

    A los periodistas les pasa lo que a mi que..Creo firmemente que la crisis es una confabulación mundial de los altos estamentos para que la masa social no pueda leer mi novela LA FURIA DEL VIENTO

    Clica sobre mi nombre.

    10 Noviembre 2014 | 08:21

  2. Dice ser LINCE 1

    El periodismo, que debería realizar una tarea de contrapoder, se ha convertido, en no pocos casos, en adulador del poder y, algunas veces, en muñidor de falsas conspiraciones. En la historia reciente de nuestro país tenemos casos que avergonzarían al menos escrupuloso. En cambio, quedan algunos que merecen todo el respeto por la tarea que hacen, defendiendo lo justo.

    11 Noviembre 2014 | 14:25

Los comentarios están cerrados.