BLOGS

Si quieres que acuda a un evento cultural que organizas y en él dan bocadillos de jamón serrano escribe urgentemente a ezcritor@gmail.com.

Entradas etiquetadas como ‘maricon’

Menos mal que existen los maricones

Como todos los principios de verano, estoy enfermo de gripe y con el oído supurando. Desde que vine de La Rioja no he salido de casa, salvo para pasear a mi perra Anais y comprar alimentos. Me siento gordo, sucio, una mierda. Además, el trabajo me va mal. Las chicas no me miran cuando salgo a la calle y hasta he pensado en contratar los servicios de una puta, no para follármela, sólo para hablar con una mujer. Es que no me mira con deseo ni una chica de las que pasan por la calle. Si esto es así a los 34 años ¿Cómo será a los 40? Hace un año empezó mi decrepitud física; sin embargo, al menos, me miraban las feas. Por lo menos, tenía a alguien a quien rechazar. Ahora ni siquiera me miran las gordas esas que me daban tanto asco (y me siguen dando). Lo malo es que parece ser que me he convertido en una de ellas, pero en macho.

Hoy salí a comprarme un bocadillo a una tienda del barrio. Nunca antes había entrado en esa. Era demasiado sana para mí. De comida natural. El que me atendió era maricón (por favor, no empecéis: utilizo la palabra maricón con respeto, como sinónimo urbano de homosexual, no me pidáis que escriba como no hablo).

Hola, un bocadillo de estos –le pedí.

¿Un azca?

Sí.

El camarero maricón me lo calentó. También le pedí un zumo natural de naranja y zanahoria.

¿Un energético?

Sí. A ver si me pongo un poco mejor –le conté-. Seguro que me he puesto enfermo por comer tanta pizza y hamburguesa.

¿Estás malito?

Sí.

Será por dentro, porque por fuera estás buenísimo –me dijo con ojos golosos.

Y, entonces, miré a ese camarero maricón con un cariño infinito. Qué guay que existan los hombres y los piropos. Gracias Dios por hacer a algunos hombres maricones.