BLOGS

Y se quitó el sujetador y me enseñó su chocho peludo

Por fin nos habíamos casado: ella trabajaba en una tienda de ropa del pueblo: mi vida era como debe de ser: yo era carpintero: y tan bueno que había conseguido formar mi propia empresa. Ahora la felicidad, la boda, la familia, los hijos:

Ella era virgen. Su madre siempre le había dicho que debía de reservarse para el hombre que un día conocería: y que se convertiría

en su esposo: yo. Mañana dormiríamos en un hotel de “todo incluido” en Cancún. 1.200 euros cada uno por 6 días. Pero ahora, por fin, íbamos a follar en la habitación del hostal del pueblo. Tras 3 años de noviazgo. Por primera vez.

-Nunca he tenido relaciones sexuales –me dijo- Lo único que he hecho en la vida fue una paja durante un minuto a un compañero de clase: teníamos 16 años. Pero dejé de hacérsela y no se pudo correr. Porque me sentí sucia. Él me escupió en la cara, enfadado. Ese acto me dejó traumatizada: me hizo comprender que no debía dar mi cuerpo a cualquiera: pues algunos hombres son monstruos que hacen lo que sea para que les hagas una paja.

Ella era maravillosa: la fotografié en ropa interior: estaba guapísima:

Se tendió en la cama. Le dije que le quería hacerle más fotos:

-Ahora soy toda tuya. Te pertenezco. No me parece bien lo de las fotos pero tú eres mi esposo y haré todo lo que quieras para que seas feliz.

Y se quitó el sujetador: y me enseñó su chocho peludo y virgen:

Me la follé al fin: le saqué fotos de todo tipo: metiéndosela por todos los agujeros: y, cuando al fin eyaculé dentro de ella, me di cuenta de que no la quería: y que, junto a ella, iba a ser un desgraciado: y ella conmigo: pero ella llevaba siendo desgraciada toda la vida: yo había despertado: desde que llegamos a Cancún la dejé: salí corriendo y me perdí en la selva: vendí mi empresa de carpintería en España: desde entonces, la justicia española me busca por haber puesto las fotos de mi mujer follando, en Internet:

Pero yo lo hice por ella: para que despertara: para que no hiciera caso a su madre y follara más: se liberara: pues el sexo no nos deja ser personas normales: con el dinero de la carpintería me he comprado un coche: viajo por las carreteras del sur de América: libre: ejercitando el poder de mi mente: he conseguido que el coche funcione sin gasolina:

Os escribo desde un cyber de Uruguay: con la esperanza de que nadie se vuelva a casar en la vida. El matrimonio es una mentira, una trampa para las mentes débiles. El ser humano está predestinado para hacer cosas imposibles con la mente: volar y mover objetos, por ejemplo: pero la sociedad de consumo, las reglas ridículas de la sociedad, nos tiene limitados: subnormalizados: si usted se concentrara, si usted no tuviera todo el trabajo que tiene que hacer hoy en esa oficina de mierda: con esos compañeros tan imbéciles que tienes a su alrededor, podría abrir la ventana de sus edificio y salir volando: sobre la nubes: hasta el sol: tomar un rayo de sol con la mano: caer en picado hasta el mar: sumergirte en sus profundidades: nadar junto a peces azules: feliz: que te besarían: que te lamerían igual que hacen los perros: porque tú eres un dios. No es culpa de las mujeres: ellas tienen el juicio anulado: están programadas para dar a luz: y necesitan un macho y una güarida para que las crías nazcan y crezcan sanas: por eso existen las hipotecas y los lavaplatos. Y los hombres están solamente concentrados en expulsar lo que guardan sus cojones:

El hombre olvida su ilimitado poder: concentrados en tener sexo con una tía buena y en el dinero: convierte su existencia, sus vidas, en una bufonada sin sentido:

Yo os lo digo: liberaros: dejad de ser imbéciles.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Nota.- Fotos de la luna de miel sacada de esta página, relato ficticio.

Los comentarios están cerrados.