BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Archivo de Julio, 2006

Ataque de oso a la moda

La cara y la vida de Li Guoxing cambió el día que un oso le arrancó parte de la cara:

Tras 13 horas de operación, el equipo médico del hospital militar Xijing, le realizó un transplante de cara: su cara salió retratada en todos los periódicos del mundo: los cirujanos catalogaron la operación como éxito sin precedentes:

-¿Con éxito? –gritó Li al ver su cara en un espejo- ¿Ustedes llamáis a esta cara un éxito? ¡Hijos de puta! ¿Quién coño me ha operado? ¿Un borracho?

-Verá –le explicó el cirujano jefe- es todo lo que podemos hacer por ahora, pero regrese dentro de unos meses con 7.000 dólares y creo que, a partir de esta nueva cara, podremos dejarle una más decente.

Sin embargo, ocurrió lo imposible: de pronto, empezó a molar la gente que tenía la cara desfigurada por el ataque de un oso: la primera estrella de Hollywood que se atrevió a recibir, voluntariamente, el ataque de un oso fue Scarlett Johansson:

de la noche a la mañana su caché aumentó en 1.000 millones de dólares: Google informó que todo el mundo buscaba fotos de ella por Internet para masturbarse: era el nuevo morbo: la belleza se hacía más bella si un oso la atacaba: Cameron Diaz fue la siguiente super estrella en decidirse: incluso se atrevió a ir un poco más allá: dejó que un oso le arrancara un ojo:

Éxito instantáneo: todas las modelos del planeta, todo aquel que no quería quedarse anticuado, busco un oso para que le arrancara algo de la cara: las adolescentes dejaron de soñar con implantarse silicona: lo que ahora soñaban era con cruzarse, por la calle, con un oso rabioso:

En Europa, un cantante con ese look gana Eurovisión:

La revista “People” publicó la lista de los hombres más deseados del planeta: y el número uno de la lista era el chino Li Guoxing: votado por mayoría abrumadora por delante de nombres de la talla de Brad Pitt o George Cloney. Todas las mujeres y todos los gays del plantea se querían follar a Li Guoxing: los publicistas de “Versace” corrieron hasta su casa para ofrecerle un contrato de 10.000.000 millones de dólares a cambio de que fuera la imagen oficial de unos calzoncillos. Sin embargo, cuando le vieron, se llevaron una gran decepción: Li Guoxing se había pasado todo el verano trabajando en una lejana plantación de arroz y, ajeno al cambio que se había producido en el mundo de la belleza, se había vuelto a operar en el hospital militar Xijing: millones de pasiones desaparecieron, millones de mujeres deseosas de sexo con él vomitaron de asco cuando, los principales periódicos del mundo mostraron el resultado de la operación que, nuevamente, fue catalogada como un éxito:

Mama hadas mágicas

De pequeño me prohibían cosas: gritando: sobre todo me afectaba si me reñía mi abuelo: me dolían los oídos de terror: me traumatizaba: brincaba del susto si le veía aparecer de pronto.

-¡Eres un vago! ¡No estudias! ¡Prohibido dibujar! ¡Prohibido ver la televisión!

No tenía amigos: ni habitación para estar: así que pasaba los días dando vueltas por el pasillo de la casa. Yo era como un perro: cada vez que alguno de mis tíos salían de sus habitaciones yo me pegaba, sonriente, a ellos: incluso a los que me golpeaban o machacaban psicológicamente: yo tenía la esperanza de que lo dejaran de hacer: cada día les perdonaba interiormente: pero no lo hacían: así que me sentía obligado a acercarme a ellos: aunque les odiara: no quería que pensaran que los despreciaba por si luego era peor: toda mi familia, cuando me veía, me sonreía: y trataban de librarse de mi cuanto antes: sabían que me pasaba el día solo en el pasillo de la casa pero, bueno, eso no era asunto de ellos: al fin y al cabo, ellos no eran los culpables de que mi madre hubiera muerto y de que mi padre nos hubiera abandonado.

¿Por qué no estudiaba? No lo sé: simplemente no podía: me sentaba frente a los libros y me ahogaba: no quería estudiar: no quería que me dejaran de reñir: era la única relación materna filial que tenía desde que había muerto mi madre: cuando mis abuelos veían mis malas notas se preocupaban por mi: aquello era maravilloso: a pesar de los golpes, a pesar de los chillidos: se preocupaban, me miraban, me decían cosas: gastaban dinero por mi, en clases particulares: y yo sabía lo importante que era el dinero para ellos: lo que les hacía falta.

Repetí: 5º de EGB, 1º de BUP, dos veces, 2º de BUP, tres veces, 3º de BUP, una: me expulsaron del instituto: me fui al bachillerato nocturno: allí lo aprobé todo: porque tenía una linda compañera de clase que me hacía mamadas:

el cariño que me transmitía con sus mamadas me hizo empezar a estudiar: mis abuelos no se lo explicaban (y yo no se los iba a explicar): dejé de faltar a clase: dejé de suspender.

Y escribí mi primer relato. Quería sobresalir en algo: gustarle a las chicas: que nunca me faltaran las mamadas: si no existieran las mamadas, no existiría la literatura.

Mis vecinas

Otra pelota más en mi patio: los niños nunca vienen a buscarla: sus madres, mis vecinas, no les dejan: prefieren comprarles otra: ni si quiera, dejan a sus maridos venir a buscarlas: mis vecinas me tienen miedo.

Todo empezó, al mes de mudarme: me encontré con unas vecinas en la cola de la tienda del barrio: se me acercaron a chismorrear: tras las presentaciones y las sonrisas falsas, me preguntaron:

-¿Y vives solo?

-Sí.

-¿Y en qué trabajas?

-En “20 minutos”

-¿Sí? –se le abrieron los ojos a una- ¡Yo compro esa revista cada jueves!

En la isla donde vivo (Fuerteventura) no se reparte el diario “20 minutos”: así que, aquella mujer obsesionada con el marujeo, quiso entender “Diez minutos”: una revista del corazón: de esas que leen las viejas en los hospitales, en las peluquerías o que compran las señoras repugnantes con mala leche con ganas de cagarse en todo porque viven encerradas en una minúscula casa con un marido que responde a la descripción montón de grasa con coche que no sabe más que trabajar y ver la tele y que tiene la polla desaparecida tras el trauma que ha sido casarse con ellas y haberlas visto parir un hijo con el mismo coeficiente intelectual que 100 gramos de salchichón.

Yo no controlo mis miradas hasta que pasan 3,5 segundos: las miradas son libres y sinceras durante 3,5 segundos: luego se analizan y cambian si están fuera de lugar: pero durante 3,5 segundos las miré como quien mira a dos pedazos de mierda: y ellas fueron concientes de ello: en el segundo 3,6 cambié mi mirada por educación: les sonreí, dije…

-No en la revista “Diez minutos”, sino en el “20 minutos”, un periódico de información general.

…ya era demasiado tarde: ellas ya sabían que yo las consideraba seres humanos inferiores: que las depreciaba y que me daban asco.

Estuvieron tocando en mi casa aquel mes que estuve escribiendo frenéticamente este blog y mi libro: me ponía a escribir y se me olvidaba que había puesto algo en el fuego o dentro del microondas: me daba cuenta cuando levantaba la cabeza del teclado de mi ordenador: veía humo por todas partes:

-¿Qué coño pasa? –me preguntaba.

Entonces, abría las ventanas: salía mucho humo por ellas: y las vecinas, esas gordas, tocaban, asustadas, en la puerta de mi casa:

-Disculpen –les decía- es que mi microondas está fatal.

-A ver si vas a quemar el barrio –me reprochaban.

Y yo volvía a mirarlas fatal: pues no soporto que una maruja me llame la atención: porque yo soy un super hombre que lucha contra su destino y ellas no son absolutamente nada: carne de charcutería: relleno humano.

Mis vecinas dejaron de saludarme (cuando me ven por la calle) aproximadamente, por la fecha que empecé a componer una canción que un amigo lector de Internet me está instrumentalizando y mezclando: en una parte de la canción grito:

-¡TODAS LAS TÍAS SON UNAS PUTAS Y ME LAS QUIERO FOLLAR CON MI POLLA LLENA DE SIDA!

Llevo un mes tratando dar con la toma buena de esa canción: a veces, inspirado y desvelado, aun consciente de que está mal gritar mientras los demás duermen, la grabo por la noche: mis vecinos deben de oír mis gritos: pero nunca nadie ha venido a llamarme la atención.

La ruptura definitiva, estoy seguro, que ocurrió antes de ayer: a media tarde, saqué a pasear a mi perra Anais por el gran terreno que hay frente a mi casa: 5 kilómetros de extensión sin edificar: sólo piedra, tierra y arena: nunca hay nadie: me gusta mucho caminar con Anais por allí: a medio camino se me ocurrió desnudarme: sacarme unas fotos para un post: no tenía claro sobre qué iba a escribir en el post, pero pensé que quedaría simpático sacarme fotos desnudo: con una polla grandísima hecha con el photoshop: levantando una piedra con mis gafas de friki: me saqué las fotos:

Y más fotos: me puse a cuatro patas: en el suelo: grité como si me estuvieran violando por el culo: pensé hacer, luego, un fotomontaje con el photoshop: escribir, por ejemplo, una historia sobre que había sacado a pasear a Anais y que me había encontrado con un extraterrestre que me había violado: cuando me levanté y giré, vi a una de mis vecinas gordas, vestida con un chándal, con su perrito que agarraba de la correa, petrificada, observando desde lejos: yo seguía desnudo: sin saber que hacer, la saludé con la mano amistosamente, traté de sonreírle: pero salió corriendo.

Henry Miller muerto habla sobre la guerra de Israel

Henry Miller no es sólo mi escritor favorito sino también al que más quiero. Un gran escritor se diferencia del resto porque sus escritos, sin importar cuando los haya escrito, siguen siendo actuales. Por eso, hoy, yo le hago una entrevista en exclusiva para “20 minutos” sobre la guerra de Israel.

Henry ¿Qué opinas sobre la guerra que apoya tu país?

Yo no soy americano, ni neoyorquino, y menos todavía europeo, ni parisino. Yo no debo lealtad a ningún país; ni tengo responsabilidades, ni odios, ni preocupaciones, ni prejuicios, ni pasión. Soy neutral.

Lo que no entiendo es porqué podemos hacer un exceso de aviones para destruir los hogares de otros pueblos y no los hacemos en cantidad todavía mayor para abastecer a esa gente desdichada con alimentos, ropa y materiales de construcción. Si podemos desorganizar nuestra economía, según dicen, para matar, mutilar y destruir ¿Por qué no podemos desorganizarla todavía más para ayudar, alimentar y proteger? Si no levantamos una mano para impedir que la gente se muera de hambre no es porque seamos incapaces de hacerlo, como sostienen nuestros políticos, sino porque no nos preocupamos por hacerlo. Es porque carecemos de imaginación para ver que un pueblo que permanece con los brazos cruzados mientras el resto del mundo agoniza es tan asesino en el fondo como el ejército que devasta su territorio.

¿Qué opinas sobre el gobierno de tu país?

Un hombre auténtico no tiene necesidad de gobiernos, de leyes, de códigos morales o éticos, y mucho menos de acorazados, porras de policía, bombarderos súper pesados y otras cosas por el estilo. Creo que cuando llegue el momento decisivo surgirá un dirigente más grande que cualquiera de los que hemos conocido en el pasado y nos sacará del actual callejón sin salida. Pero para que surja esa figura la humanidad tendrá que pasar por una prueba superior a cualquiera de las conocidas hasta ahora; tendremos que llegar a un punto de tan profunda desesperación que estaremos dispuestos por fin a asumir todas las responsabilidades de la condición de hombres. Eso significa vivir los unos para los otros en el absoluto significado religioso de la frase; tendremos que hacernos ciudadanos planetarios de la Tierra, relacionados mutuamente no por el país, la raza, la clase, la religión, la profesión o la ideología, sino por un ritmo del corazón común e instintivo.

Si hubiéramos tenido entre los que mandan hombres que cumplen su deber, hombres que prestan un servicio, hombres dispuestos a sacrificarse, no habría habido necesidad de exigir esas cualidades a los de abajo. Pero los que están en el poder sólo han mostrado las cualidades opuestas: codicia, temor, egoísmo. Ahora bien, cuando su seguridad está amenazada sacan a relucir esas palabras nobles, atracan con ellas las gargantas de los oprimidos ¿Qué haría yo si atacaran a mi madre? Ese es asunto particular mío, y cualquier cosa que pudiera hacer debo decir que no tiene relación alguna con esta cuestión de ir o no ir a la guerra. ¿Dónde estabas tú -podría preguntar a mi interlocutor- cuando mi madre carecía de comida y hogar, cuando no podía encontrar los medios de mantener a sus hijos hambrientos, cuando no podía encontrar una cama para morir porque no tenía dinero? ¿Dónde estabas tú cuando el pan mismo que se le ofrecía carecía de sustancias vitales? ¿Dónde estabas tú cuando la desalojaron y arrojaron a la calle? ¿Dónde estabas tú cuando, por pedir el derecho a un salario vital, la aporreó la policía, le arrojó gases lacrimógenos y la encarcelaron como un criminal? Se podría seguir así ad nausseam. El deber es admirable cuando se cumple espontáneamente y silenciosamente; cuando nos lo exigen ladrones y canallas, apesta. Yo preferiría ver que un hombre elude su deber a ver que se lo imponen con amenazas y golpes. Mi deber concierne a mi propia conducta, no a la de mi vecino. Mi deber es tratarlo como un semejante y no juzgarlo. Si yo cumplo mis deberes correctamente lo probable es que también él los cumpla. Nada hay como el ejemplo para inspirar una buena conducta. Y la conducta más ignominiosa que puedo imaginar consiste en predicar el deber y eludirlo uno mismo.

Yo nada tendría que decir si los hombres que nos incitan a la guerra fuesen los primeros en despojarse de todo, los primeros en atacar al enemigo, los primeros en quedar heridos y arruinados. Yo nada tendría que decir contra la disciplina militar si los oficiales fuesen los primeros en sufrir el choque del asalto. Tendría todavía menos que decir si los generales y almirantes lucharan entre ellos exclusivamente. Guardaría un silencio absoluto si los dirigentes de los países beligerantes se ofrecieran como sacrificios. Al fin y al cabo, nadie es lo suficiente pequeño o pobre para ser ignorado

Nota.- Visiten el contador de muertes de esta guerra

Mis primeros videos

Cuando trabajaba en “El corte Inglés” los médicos me dieron una baja médica por 7 meses por una grave infección que tuve en el oído izquierdo. Durante esos 7 meses, no salí de casa (salvo para ir a la playa y al gimnasio). En esos 7 meses me inicié en Internet, cree mi primer blog e hice mis primeros videos con mi primera web cam: los he montado todos juntos y subido a “You tube” por si alguien tiene curiosidad y quiere verlos y verme más jovencito, justo antes de empezar a trabajar en la discoteca:

Nota.-Los de Bitacle me han hecho un gran honor. Muchas gracias.

Capítulo 6: Diarios secretos de sexo y libertad.

Una chica bellísima escribe, en Argentina, sobre una pared: www.micabeza.com

Una chica mexicana me manda unas fotos metiéndose un pepino más pequeño que el mio.

¿Por qué?

Porque acabo de publicar un nuevo capítulo del libro más sincero y salvaje del siglo XXI “Diarios secretos de sexo y libertad”. Espero que os guste y, si no es así, seáis tan amables de decirme en los comentarios qué no os ha gustado, qué debería de mejorar o qué quitaríais. Saludos: a todos los seres que tuvieron la oscuridad en su corazón y que, ahora, cada día, luchan contra ella.

Tú eres un gran libro

En España sólo puedes hablar de literatura si eres un gran escritor o un catedrático. Si no es así, te miran diciendo:

-¿Quién se cree este para hablar?

Esa es la razón por la que el panorama narrativo español actual sea tan pobre y aburrido. Olvidan que la literatura es vida. Los escritores no escriben: “trabajan” pensando en la crítica o en ser tan “gongorianos” que no logran entenderse ni ellos mismos, al releerse, tres días después. Duermen al lector, que desayuna un libro, en un vagón del metro.

La gente lee “best sellers” precisamente por eso: a la gente le gusta leer, pero cosas que entiendan. El escritor medio español no sólo se cree Dios por escribir, por crear, sino que también se cree Dios cuando va a comprar pan o te habla.

-Normal que no te gusten mis libros –te dicen- Es que no entiendes de literatura.

Olvidan que, los buenos libros, los escribieron quienes transmitieron como amigos: quienes abrieron sus almas y describieron con el corazón, sus secretos y terrores. Eres escritor si necesitas, cada día, imperiosamente, ponerte a escribir. Y, si no escribes, piensas que vas a estallar.

Todos tenemos, por escribir, un gran libro en nuestro interior. Ojalá la gente pobre y sencilla empezara a escribir. Gente humana que sufre, ama y paga (o no pagan) sus facturas. Ellos sí que saben de qué va la vida.

Nota.-Ilustración de robotv

Un hombre desnudo

Superación en la vida ¿Para qué perder el tiempo? La vida es dura ¿Por qué? ¿Por qué Dios ideo la vida así? ¿Es Dios un sabio o un cínico? ¿Cómo sabe Dios que tiene razón? ¿Acaso por qué Dios inventó la razón? Si Dios lo ha inventado todo ¿Para qué preguntar? Dios es un dictador: nos deja libres, pero para que lleguemos a sus conclusiones. Y si no lo hacemos en vida, nos reencarna, hasta que aprendamos.

Vamos a dejarnos de tonterías de una vez: Dios no existe: sería patético si existiera.

SERES HUMANOS, SOMOS LO ÚNICO QUE TENEMOS.

Pero queda una esperanza: quizá cada uno de nosotros sea Dios.

Tengo miedo a mirarme en el espejo: estoy envejeciendo: tengo miedo de que me hagan el cabello para atrás y vean mis entradas: tengo miedo de haber hecho más mal que bien en la vida, de no haber nivelado la balanza de forma correcta.

El bien que he hecho ha sido porque, en la ciudad, es más fácil hacer el bien que el mal: revelarse, gritar, matar: es más fácil dejarse llevar por lo que dice la gente que pensar: es más fácil seguir las leyes: trabajar, estudiar ¿Y qué dice mi corazón? ¿Qué me hace sentir bien? ¿Hacer el bien o hacer el mal? ¿Acaso puedo confiar en mi corazón? ¿Acaso mi corazón no es un cobarde?

Ya no espero a nadie: mi corazón ya no me habla. Mis huesos son polvo. Soy gordo, me han crecido tetas.

Mis ojos están cerrados y, cuando como, tomo vasos llenos de alfileres quemados, que mastico y trago. Llanto: tengo lágrimas negras, que caen en un lago de cisnes blancos. Soy un grupo de mierda que viaja por la vida pero que no tiene destino. DIOS ES UN FASCISTA.

La gente, por la calle me asusta: no somos más que repeticiones: tendemos a ser mierda si no nos lavamos.

Un momento de ira: un momento de venganza: tu nombre: negro ¿A cuantas lenguas violetas has inyectado veneno? Un hombre ha muerto pensando en ti: saltas por las ventanas y no mueres: el camino que lleva a tu centro: allí hay esperma mío que no te llegó al corazón: me duele el alma: tengo tantas ganas de abandonar, quizá solo caminar… que mi alma salga de mí se vista con sombrero y gabardina y se vaya hacer lo que yo debo hacer. Yo seguiré aquí, vegetando por el asfalto, siendo fiel a la rutina mundial, yendo hacia donde manden las flechas.

Hjkhghhjffgfdfk

Nunca más voy a decir corazón: nunca, jamás voy a gritar amor: a partir de ahora voy a callar: seré un robot: viviré hasta el final: ya no más tarros de mermeladas: a partir de ahora sólo carne: carne, carne y carne. Para siempre. Estoy en el límite de la cordura, de la locura: no sé bien para que lado saltar. Yo soy mi circunstancia: yo me visto de negro: yo soy mi sepulturero: te esperé durante 32 años y no apareciste: me hubiera gustado irme habiéndote hecho el amor.

No entiendo estas fotos porno.

Cuando trabajaba en la discoteca le servía copas a uno que tenía un estudio fotográfico: él me contaba:

-“Ya me he acostumbrado. Pero mi mujer no… aun se pega sustos cuando ve las fotos que revela… estos turistas.. antes revelabas fotos y no salían más que gente en las playas canarias, comiendo, tomando el sol… pero ahora, parece que vienen de vacaciones para sacarles fotos a sus novias: que parecen normalitas y santas:

pero luego, ves las fotos que se han hecho y te quedas flipado: todas metiéndose plátanos canarios por el chocho: como unas guarras: y, luego, vienen a buscar las fotos como si nada: con una sonrisa”:

Yo soy un gran aficionado a las webs amateurs porno. Aunque no lo creáis no me suelo masturbar viendo sus fotos (me masturbo con los videos): visito esas webs, sobre todo, porque me gusta ver chicas normales desnudas: no sólo por morbo de que esa chica podría ser la que me vende el pan cada mañana: sino por lo bello que me parece el cuerpo de la mujer: y también, porque me gusta imaginar sus vidas: cómo mejor se conoce a una persona es cuando la ves desnuda: el cuerpo nunca miente: dice mucho de ti, de tu vida: hay muchas fotos de desnudo amateurs que, para mi, son obras de arte: fotografías que capturan vida en momentos íntimos: muchas veces retratan el amor: la duda en un romance: el miedo a amar: por ejemplo, fíjense en la mirada de esta chica: ella no es especialmente guapa: pero, en su mirada, hay todo un libro que escribir:

Lo que más me sorprende de estos sitios amateurs son el tipo de fotos que sus novios les hacen: ves la cara de una chica absolutamente normal:

y, en la siguiente foto, se está abriendo el chocho para que su novio se lo fotografíe ¿Eso le excita a alguien? ¿Por qué se sacan ese tipo de fotos? Son unas fotos asquerosas:

Imagino que algún día lo dejará con ese novio. Y tendrá otro: le dirá:

-Mi anterior novio me sacó fotos desnuda, cuando estábamos saliendo ¿Eso te importa?

-No, bueno. Me molesta, pero es que tienes un cuerpo muy bello. Es normal.

Y ella le enseñará sus copias: y su nuevo novio pensará que está saliendo con una subnormal.

… no entiendo esas fotos: me los imagino en casa: un domingo por la tarde, aburridos: y él le dice a ella:

-¿Qué hacemos?

-No sé.

-¿Qué tal si te saco unas fotos?

-Bueno.

-Vale. Te voy a escribir “cómeme” alrededor del coño.

-Ay. Sí. Que divertido.

O…

-Cariño, acabo de llegar de servir hamburguesas…

¿Qué tal si me pintas un gato en el culo y me sacas una foto?

Nunca entenderé a la especie humana.

Nota.- Todas las fotos que aquí muestro las saqué de esta web.

El programa más bestia de la televisión

Francisco Leroy Minervo, hasta ayer, director general de contenidos de la productora audiovisual “ESPAÑA ON AIR” ha sido despedido por “demente”, “insensible” y “repugnante” según ha declarado uno de los accionistas mayoritarios de la productora, tras visionar el programa piloto del reallity show que preparaba: “TU SUEÑO, ES NUESTRO SUEÑO” y que iba a presentar la famosísima Concha Velasco.

“El programa presentaba el mayor adelanto en cuanto reallity shows se refiere, lo que pasa es que no han tenido cojones de ponerlo en antena y es una lástima, porque nos hubiéramos forrado” –ha declarado Francisco Leroy Minervo a este periódico.

Pero, tras visionar el primer programa de este nuevo reallity show encontramos las razones por las que, quizá, Francisco Leroy Minervo, ha sido despedido.

El primer invitado del programa se llamaba: Teodoro de La Fuente, 33 años, natural de Gerona, ayudante de contabilidad en una empresa de transportes comerciales:

“Yo estaba tan tranquilamente trabajando cuando Concha Velasco apareció en mi despacho –nos cuenta el trabajador-. Me dijo que tenía una sorpresa para mi y me pidió que la acompañara: pensé que era cosa de mi novia, que me había dejado hace unas semanas, pensé que mi novia quería volver conmigo: pero Concha Velasco me hizo pasar a un garaje y luego a un cuarto: y allí estaba mi jefe:

Mi jefe es un sucio cabrón que me explota y que me mira como si yo fuera una mierda: me hace trabajar hasta los domingos por la tarde, si no me he ido de este trabajo, es porque no tengo ni donde caerme muerto. Pero lo, realmente extraño, es que el equipo del programa le había amordazado y atado:

Concha Velasco me dio un bate de béisbol y me dijo:

-Puedes pegarle y machacarle tanto como quieras. Hemos conseguido que firme, sin que él fuera conciente de ello, un poder que te permite machacarlo con este bate de béisbol bajo ninguna responsabilidad por tu parte y hasta que te canses.

¿Y qué queréis que os diga? –nos sigue contando el trabajador- Se me juntó todo: lo de mi novia, y las ganas acumuladas que tenía de reventarle la cara a ese hijo de puta que me estaba amargando la vida: me puse con el bate de béisbol a machacarlo durante horas: le dejé la cara bien bonita. Estoy deseando que echen el programa por la tele para que lo vean mis compañeros de trabajo y mi ex novia, Moni, pues, mientras le golpeaba, yo no paraba de gemir, llorando, diciendo:

-¡Te amo, Moni!”

La segunda parte del programa es más cruel aun: trata de ir a la casa de una persona que ha sufrido una perdida cercana: en este caso la muerte por accidente de tráfico del marido (desgracia ocurrida hace menos de un mes) de esta señorita: Anna Piznea Marín, natural de Segovia. Concha Velasco, toca en su casa y, utilizando sus grandes dotes de actriz, le hace creer que su marido realmente no ha muerto: se ayuda mostrándole fotomontajes hechos con el photoshop o con videos trucados realizados por los expertos en efectos especiales del programa: en ellos la viuda ve a su marido comprando el periódico del día, paseando un perrito o viendo la final del mundial con unos amigos. Cuando, la chica ya está convencida de que su marido está vivo Concha Velasco le dice que ahora mismo, su marido, quien ella creía muerto, va a entrar en la habitación donde se encuentran: que está esperando tras esa puerta: que vaya a abrirla: pero, cuando lo hace, en lugar de aparecer su marido, aparece uno de los azafatos del programa:

que le dice que todo era una broma: que su marido sí que está realmente muerto: y que ella ha sido una estúpida por creérselo todo.