BLOGS

BLOG DE CONTENIDO SOLAMENTE PARA ADULTOS (+18 AÑOS)

Follar no lo inventaron los nazis

Me voy a Tenerife: van a operar, del corazón, a un familiar al que quiero muchísimo: por desgracia, no soy médico ni cirujano: no voy a poder serle de gran ayuda: pero necesito tomar ese avión: necesito que me vea, todos los días, a su lado, en el hospital. Nunca he dicho te quiero a ese familiar: nunca le he demostrado, con hechos, que le quiero muchísimo: espero que mi presencia diaria, allí, en el hospital le diga:

-Te quiero.

Espero no perderlo.

Llego al aeropuerto: hago cola para sacar la tarjeta de embarque: conozco, de vista, casi todas las caras de los trabajadores que veo: he trabajado en este aeropuerto durante casi seis meses: en tres sitios diferentes: de camarero, de empaquetador de maletas y de dependiente de una tienda de prensa y revistas: la chica que va a atenderme es una cubana muy simpática: se llama Leonor: tiene un polvo: uno solamente: la que si que me gusta bastante es una amiga que tiene: esa, por lo menos, tiene siete polvos: pero no la veo y, aunque la viera, no le diría nada: me da vergüenza: no me da vergüenza follármela: me da vergüenza todas las cosas que hay que hacer, hablar, antes de poder decir la verdad: te quiero follar:… odio sentirme hipócrita, patético: actuar para follar, mentir:

-¿Qué tal estás Rafa? –me pregunta Leonor- ¿Dónde trabajas ahora?

A la gente le preocupa especialmente donde trabajas ahora. Si no estás trabajando, te miran con tristeza: como si tuvieras el sida: o como si fueras un inservible, un inútil: se creen que trabajar es el estado natural del hombre: sin embargo, trabajar, es innatural: todo lo que te quita tiempo para ti y para tu crecimiento personal, es un asesinato a la vida: un suicidio: una chorrada.

¿Qué he de responder? Desde que me dieron este trabajo de bloguer en “20 minutos” he estado esperando que alguien me hiciera esa pregunta: he de decirle:

-Soy bloguer.

Suena a chicle, a broma… ¿Y si añado?:

-Soy uno de los primeros bloguers profesionales del mundo.

Patético.

¿Por qué la Real Academia de la Lengua no recoge el termino blog, bloguer? ¿O se inventa alguno? ¿Por qué todo lo nuevo se ha de nombrar siempre en inglés?

-Soy bitacorense. Escribo una bitácora. Escribo un diario personal en Internet que también es una mezcla de avisos de actualidad y de noticias.

¿Alguna vez habéis tratado de explicar qué es un blog a una persona que no tiene idea de Internet? Y, tras hacerlo, tras decir que tienes un blog ¿No te has fijado que esa persona te mira como si fueras un estúpido? ¿Cómo puedo contestar a esta tía?…me decido:

-Trabajo para un periódico.

Lo digo orgulloso: y llevo puestas mis gafas de pasta (se me han perdido las lentillas) así que estará alucinando:

-“¡Oh! –está pensando- ¡Es periodista! ¡Es escritor! ¡Cómo se ha superado! ¡De empaquetador de maletas a escritor! ¡Increíble!”

… y, desde que la vea, se lo dirá a su amiga:

-¿Recuerdas aquel pobre chico, tímido y solitario, que se pasaba el día con el portatil, escribiendo y leyendo sobre la máquina donde envolvía maletas en plástico para ganarse la vida?

¡Pues ahora es escritor! ¡Escribe para el periódico más leído de España! ¡El “20 minutos”!

Sin embargo, no veo admiración en sus ojos: Leonor me habla con el automático:

-Yo también estoy buscando un empleillo de esos como el tuyo: de repartidora de periódicos ¿Crees tú que tienen algo para mi allí? Tengo las mañanas libres.

Tartamudeo: ella ha razonado: no puede concebirme si no es trabajando en un empleo de mierda: en empleos donde no te pagan más que 700 euros al mes: en empleos donde no puedes aspirar a tener una vivienda digna: para ella, yo no puedo aspirar a otra cosa: siempre he sido una mierda, siempre lo seré:

-Claro –contesto- si me entero que necesitan más repartidores te llamo.

Subo al avión: me siento en una butaca cualquiera: el avión va medio vacío: no obstante, una chica morena, de ojos verdes, gafas de pasta y buen cuerpo se sienta a mi lado ¿Por qué ha elegido sentarse a mi lado? ¡El avión está casi vacío! ¡Le gusto! ¡Y está buenísima! Tiemblo al oler su perfume, tiemblo al oler su proximidad ¡Una mujer! ¡Llevo dos años sin follar! ¿Son imaginaciones mías o me acaba de sonreír? ¡Me está rozando! ¡Milagro! ¡He ligado!

No sé como entablar, de forma natural, una conversación con ella: no sé, no sé, no sé… ¡Vamos Rafa! ¡Tú eras Sig! ¡Y le gustas! ¡Haz lo que sea! ¡Ya has triunfado! ¿Gordo? ¿Quien está gordo? ¡Lo que estoy es musculoso!

Despegamos.

Pienso: voy a sacar mi portatil, la voy a dejar flipada: me va a ver escribiendo y, como estoy a su lado, tendrá curiosidad: me leerá: puedo escribir los versos más tristes esta noche: y de día: y en este avión: se sorprenderá, tras leer las palabras que le voy a dedicar (las palabras más desgarradoras de la historia de la narrativa mundial) buscará mirarme de frente: pidiendo una explicación a la sensación que, mis palabras escritas, le han despertado: entonces, la miraré: con mis gafas de pasta: eso la rematará: me dirá:

-¿Quien eres? ¿Qué es esto que siento por todo mi cuerpo y golpea mi ser?

-Soy el ezcritor –le responderé- El gran Rafael Fernández. Y, eso que sientes es literatura. LITERATURA ¿Puedes sentir la grandeza de esa palabra también? YO SOY LA LITERATURA: LA VIDA ETERNA.

Y ella, a continuación, se arrancará la ropa.

Sí: lo hago: enciendo el portatil… miro de reojo: ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! Ella está mirando hacia mi pantalla, espera curiosa: ¿Qué voy hacer? ¡Qué se prepare! ¡Voy a ser Garcilaso de la Vega escribiendo para su Isabel! ¡Voy a ser Dante escribiendo para Beatriz! ¡Atención anales de la historia! ¡Enciclopedias! ¡Reservadme 70 páginas! Mi portatil se enciende: se ilumina: sale la foto que está como fondo de pantalla:

¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda! ¡Olvidé que ayer visité una página de faciales! ¡Puse esa foto, de fondo, porque me hacía gracia! ¡Mi portatil parecía el portatil de un pervertido!

La chica mira a la pantalla, horrorizada: luego a mi: con asco: se levanta, se cambia de sitio: me deja solo: con mi pornografía: con mi suciedad: soy asqueroso…

… soy un incomprendido: ¿No se da cuenta que lo que tiene esa chica extendido por la cara no es semen, sino amor? ¿Acaso que una chica te deje eyacular en su cara no es la historia de amor más bella jamás contada?… maldita sociedad: maldita programación televisiva ¿Por qué no ponen porno a la hora del almuerzo? ¿Por qué correrse, follar, no es algo absolutamente normal?

Los comentarios están cerrados.