BLOGS
Europa inquieta Europa inquieta

Bienvenidos a lo que Kurt Tucholsky llamaba el manicomio multicolor.

¿Qué queda hoy del Movimiento Europeo?

Hace aproximadamente un mes os hablé de CC / Europa, una reciente iniciativa puesta en marcha por un grupo de jóvenes, europeístas críticos, para relanzar la Unión al margen de partidos e instituciones. Pues bien, hoy se me ha ocurrido hablaros de la más antigua de las asociaciones proeuropeas que siguen en pie. Se trata del Movimiento Europeo, que comenzó siendo algo así como una liga de notables federalistas (a finales de los cuarenta) y que hoy sobrevive como un actor más que crea y difunde opinión continental.

Muchos recordaréis el Movimiento Europeo por los manuales de Historia del instituto. En 1962, en Munich, se celebró su IV congreso, al que asistieron, por primera vez, 118 delegados españoles de todo el espectro político opuesto al franquismo. Aquella reunión, tildada por la prensa del régimen de “contubernio”, dejó en evidencia a la Dictadura, su empeño de entrar en la CEE y la existencia de una fuerte presión internacional que clamaba en favor de los derechos humanos y las libertades cívicas.

El representante más conspícuo del Movimiento Europeo en España fue Salvador de Madariaga, diplomático, ensayista, poeta, memorialista y defensor del republicanismo liberal democrático (más liberal que democrático). En el fondo, un ilustrado europeísta y un reformista aristocrático y conservador. Resulta difícil hoy ponernos en su piel y juzgarle, aunque de vez en cuando no estaría de más volver a sus memorias y a sus poemas.

Una reunión del Movimiento Europeo en Montenegro, en 2013.  (EMI)

Una reunión del Movimiento Europeo en Montenegro, en 2013. (EMI)

Madariaga fue el primer presidente del Consejo Federal Español del ME. Cincuenta años después lo preside Eugenio Nasarre. Lejos de ser un conglomerado caduco o anacrónico, el Movimiento Europeo mantiene una agenda repleta de actos europeístas, manifiestos (el último, de cara a las próximas elecciones de mayo), ponencias y seminarios. Todos de alto nivel y a los que acuden personalidades del Gobierno, la oposición y de las propias insituciones europeas.

Para que no os asustéis demasiado, os cuento un poco cuál es su ideario, por si alguno sospecha. En su ejecutiva priman los democristianos, los liberales, los carlistas, los populares, los socialistas e incluso hay algunos vocales de partidos minoritarios como IU y UPyD. El Movimiento Europeo en España luchó desde dentro y desde fuera contra Dictadura de Franco. Fue legalizado en 1978 y desde entonces se empeña en la promoción de una identidad europea y unos valores comunes en la sociedad española.

El Movimiento Europeo trata de ser una red de malla de la sociedad civil, por ello no solo incluye a partidos políticos, sino a asociaciones diversas cuyo nexo es su vocación europeísta. Desde la Liga de Enseñanza Laica a la Fundación Inquietudes. Os cuento todo esto porque espero, más temprano que tarde, poder entrevistar a alguno de sus miembros, para que veáis en qué trabajan, cómo piensan Europa y si hay diferencias entre su discurso y el discurso oficial de los políticos, tanto dentro como fuera de España. Este es su Twitter: @EMInternational, por si queréis saber más de ellos.

3 comentarios

  1. Dice ser Pelus

    Es una pena que todos estos movimientos tengan apenas relevancia social y mediática. En la práctica acaban siendo como los antiguos clubs de caballeros y aristócratas. Clubes elitistas y de amigotes peces gordos alejados de la sociedad, quizá no en sus planteamientos, pero sí en sus efectos. Como bien dice el artículo, si no llega a ser por lo del famoso contubernio no sabríamos de su existencia, y la verdad, a partir de esa fecha, es como si no hubiera existido para el vulgo. Es hora de que este tipo de instituciones abra sus puertas y se de a conocer. Es la única manera de hacer más Europa entre el ciudadano normal y que realmente sirva de algo todos los trabajos académicos-diplomático-elitistas que llevan a cabo regularmente.

    20 enero 2014 | 06:21

  2. Dice ser Eva PPC

    Nos aburren, simplemente es eso…nos aburren…

    22 enero 2014 | 12:57

  3. “Hubo un tiempo, añorado hoy por los conservadores más melancólicos, en que los manuales de urbanidad nos enseñaban la obligación de ceder el asiento a los mayores en los autobuses. Y en los botes salvavidas a las mujeres y los niños en los casos de naufragio. Pero los tiempos cambian y las normas se hacen mucho menos rígidas. Sobre todo ahora que los expertos en buenos modales a sueldo de cualquier think tank neocons parecen haber llegado a un consenso para reducir las normas de buenas maneras a una sola regla: los ricos primero.

    La norma, por otra parte, no es más que la aplicación estricta de aquella otra ley no escrita que dictaminaba que quien paga manda. Nos lo recordaba estos días el profesor de Filosofía Política de Harvard, Michel J. Sandel, al advertirnos de los perversos efectos que la creciente desigualdad tiene en la democracia. Y es que las salas VIP de los aeropuertos comienzan a ser un inocente recuerdo ahora que los clientes que pueden permitirse asumir el sobrecoste pueden experimentar el placer de acceder sin colas a la sala de embarque, ni listas de espera, viajando siempre en primera. Pero la priorización de los adinerados no se reduce a las agencias de viaje. De hecho, fue Marx quien hace ya bastantes décadas alertó de que con el capitalismo todo tiende a convertirse en mercancía. La diferencia está en que hoy se perdió el pudor por la compraventa de algunos productos cuya adquisición antaño sonrojaba.

    Así, hoy es posible contaminar más de lo permitido por el módico precio de pagar 13 euros la tonelada de dióxido de carbono. Y en el presidio de Santa Ana, en California, el reo tiene la oportunidad de pernoctar en celdas de lujo por el módico precio de 82 dólares la noche, una oferta sin duda atractiva para ser implantada en España con la que se podría hacer más llevadera la breve estancia en prisión de tanto prevaricador, corrupto y malversador mientras espera el indulto gubernamental. Por faltar no faltan ni las ofertas de amigos de alquiler gestionados, sin duda, por las más serias y competitivas empresas.

    Todo ello le lleva a preguntarse a Sandel sobre dónde está el límite a la total mercantilización de nuestra cotidianidad y nuestras necesidades. La disquisición tampoco es nada nueva si pensamos que mientras la ética protestante trabajaba de firme para sentar las bases del capitalismo, el catolicismo realmente existente en la época hacía sus pinitos, mucho antes de poner en marcha el Banco Vaticano, con la venta al por mayor de aquellas acciones preferentes para el Paraíso a base de bulas y misas de difunto.

    Así pues no resulta extraño que España se sume a las nuevas modas. O Catalunya. Por lo pronto, los trabajadores del Hospital Sant Pau de Barcelona denunciaban la pasada semana que la dirección del centro priorizó la intervención quirúrgica de un paciente privado de pago a una urgencia de un enfermo perteneciente al sistema público de salud. Pues eso, lo dicho, los ricos primero convertido en norma única de urbanidad. Aunque con excepciones, claro. Ahí está, por ejemplo, la nueva legislación de seguridad ciudadana que quiere aprobar el PP y sus planes para privatizar el orden público. Seguro que, en este caso, las dos primeras hostias de un segurata no se las va a llevar Amancio Ortega”.

    por José Manuel Rambla | Periodista
    nuevatribuna.es | 13 Diciembre 2013

    22 enero 2014 | 19:10

Los comentarios están cerrados.