BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Sudán, Kenia, Somalia… las transformaciones de África

A veces tenemos la sensación de que nada cambia. O, mejor dicho, de que nada cambia para mejor. Supongo que se trata de una cuestión de falta de perspectiva temporal, de que vivimos demasiado atados al día a día. Porque la realidad sí se transforma, y no en pocas ocasiones avanza y progresa.

Avanza la primera fase de las obras de urbanización de Kibera, el barrio de chabolas más grande de África (Foto: Hernán Zin)

Avanza la primera fase de las obras de urbanización de Kibera, el barrio de chabolas más grande de África (Foto: Hernán Zin)

Los dos primeros post de este blog los escribí hace ya casi siete años desde lugares cuyas realidades llevaban décadas estancadas en el dolor y la marginación; parecía casi imposible que sufrieran transformación positiva alguna: la barriada de Kibera en Nairobi y el sur de Sudán.

Cuando desembarcamos en el sur de Sudán la segunda guerra civil con el norte del país acababa de llegar a su fin. Había dejado cientos de miles de muertos y millones de refugiados. La ciudad de Juba carecía casi por completo de electricidad, carreteras, hospitales, hoteles. Y eso que se trataba de la urbe más próspera de la región.

Pocos confiaban en que las partes respetaran el acuerdo de paz, conocido por sus siglas en inglés CPA, y en que se celebrara el referéndum de autodeterminación fijado para el año 2011.

Con muchos desafíos aún en la agenda, y constantes tensiones con el régimen de Jartum, Sudán del sur logró convertirse en un nuevo estado africano, aunque allá por 2006 parecía casi imposible, como también se vislumbraba una tarea titánica sacar del caos a Somalia, otro de nuestros destinos habituales en este blog. Y, justamente hoy, el Gobierno de EEUU va a reconocer a su nuevo presidente: Hassan Sheik Mohamud.

Ciudad de chapa y cartón

De Kibera he escrito mucho en este blog, pues el rodaje del documental Villas miseria me obligó a volver en numerosas ocasiones a lo largo de cuatro años a esta barriada, que es la más grande de África.

Conocimos la historia de la pequeña Sharon Kayalo, que murió de sida al año de finalizar el rodaje; del Pastor Patrick Kimawachi, que la semana pasada recibió un disparo en el pie por parte de unos delincuentes en Kibera. Conocimos el buzaa, los lavabos voladores y hasta asistimos un domingo a uno de sus templos (vídeo).

En 2008 fuimos testigos de cómo la violencia postelectoral – que amenaza con repetirse en las elecciones del 4 de marzo – devastó Kibera. Llevó a luos, luyas y kikuyus a enfrentarse a machetazos.

En 2009, vuelta la calma, conté aquí cómo el Gobierno derrumbaba casas en la zona conocida como Soweto para abrir las primeras avenidas pavimentadas de acceso a la barriada – algo similar a lo que se está haciendo con las favelas más conflictivas de Río de Janeiro: abrirlas para integrarlas – a modo de paso previo para su urbanización. Proceso que registré también aquí en 2010.

El hombre del millón de chelines

Debo reconocer que nunca creí del todo en los planes de la administración de Nairobi, pues no era la primera vez que se anunciaba a bombo y platillo que se iba a transformar Kibera. Quizás, el factor determinante en esta ocasión es que el actual Primer Ministro, y candidato que encabeza las encuestas para el 4 de marzo, el luo Raila Odinga, viene del distrito de Langata, que abarca Kibera.

Debo reconocer también que los pasados días, al recorrer Kibera y ver los primeros edificios he sentido una honda emoción. Ver que estas callejuelas que llevo recorriendo una y otra vez desde 2005 con mi cámara empiezan a librarse de niños enfermos, de basura, no es poca cosa para mí.

Aunque la prueba real es hablar con los habitantes del barrio para comprobar si son ellos lo que realmente se van a beneficiar de un proyecto de urbanización que está en la primera de sus tres fases.

Me encuentro con un buen amigo, Wycliffe Ambeyi, del que ya he escrito en estas páginas. Portador del HIV, bautizado por sus vecinos como “el hombre del millón de chelines” por el valor de su piel albina, malvivía en una de las casetas más infames de la barriada.

Nos sentamos a hablar…

5 comentarios

  1. Avances en Sudán, Somalia… retrocesos brutales en Mali… saludos!! HZ

    17 enero 2013 | 09:05

  2. Dice ser Raquel

    Me alegro de los cambios. A veces nos mostramos escépticos ante estas mejoras porque no acabamos de creernos las buenas intenciones de lo gobernantes africanos para salir adelante… Pero creo entender tu emoción cuando llevas tanto tiempo grabando en esos lugares. Me enorgullece como periodista que tu labor allá a dónde vas sea continuada, que no dejes las historias de lado… Lamentablemente, seguimos conociendo historias que tienen un principio pero nunca sabemos su final.

    Gracias por seguir deleitándonos con tus textos y grabaciones.

    17 enero 2013 | 10:51

  3. Dice ser JUANES

    me alegra saber que aunque sea muy lentamente, en africa empieza a haber avances, esperemos que algun dia no muy lejano, las guerras, la hambruna, la miseria y todos estos adjetivos terrorificos, desaparezcan de una vez por todas en todo africa, ojalá lo pueda ver con mis propios ojos, te agradezco profundamente la labor que estas haciendo, sigue así, un fuerte abrazo.

    17 enero 2013 | 18:02

  4. Dice ser carlos

    africa no avanza sino retrocede y sino retrocede mas es gracias a las ayudas occidentales, porque todas estas cosas las hacen con dinero de los prestamos del banco mundial y de las ayudas que envia la union europea porque todo se hace sin ningun pilar economico, los africanos no generan ninguna riqueza, siemplemente les regalan dinero y con el se compran cosas , justo en el momento en que dejas de darles dinero nuevamente se hunden, exactamente igual que pasa con los gitanos españoles en el momento que dejas de regalarles pisos sociales vuelven a montar chabolas u okupar pisos sus hijos.

    17 enero 2013 | 18:27

  5. Dice ser marcela

    gracias hernan por todos tus trabajo.disfruto mucho leyendolos!!!!!

    20 enero 2013 | 06:46

Los comentarios están cerrados.