BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Diccionario del periodista empotrado (1)

La aparición del neologismo “empotrado” nos hace pensar que estamos frente a una práctica de nuevo cuño, sin precedentes. Pero lo cierto es que desde los albores del reporterismo de guerra los cronistas han acompañado a los ejércitos, han convivido codo a codo junto a los soldados durante las campañas militares.

El propio Robert Capa se sumó a los integrantes de la compañía E, pertenecientes al 16 Regimiento de la 1ª División de Infantería, en el arribo a la playa de Omaha el 6 de junio de 1944.

Lamentablemente, de las 106 fotografías que tomó con una cámara Rolleiflex y una Contax II coronada por una lente Zeiss Sonnar 5cm/1.5, sólo 11 sobrevivieron debido a la torpeza del técnico de laboratorio encargado de revelarlas en Londres. Imágenes en las que se basaría Steven Spielberg para recrear el desembarco en Normandía en la película Salvar al Soldado Ryan.

Es más, mientras esperaba la oportunidad de ser el primer fotoperiodista en poner pie en Francia aquel día D que terminó con la vida de diez mil soldados, Capa se hizo confeccionar en Londres un uniforme militar (además de organizar fiestas junto Ernest Hemingway, al que había conocido en Madrid durante la guerra civil).

Ya había acompañado a los aliados en la campaña contra Rommel del norte de África y en Italia. Al entrar a la París que años antes había abandonado huyendo del nazismo, lo hizo a lomos de un tanque estadounidense.

Inclusive el día de su muerte, que le llegó al pisar una mina en Indochina el 25 de mayo de 1954, se encontraba acompañando a un regimiento francés junto a los periodistas John Mecklin y Jim Lucas.

El cuerpo sin vida de Capa recibiría honores militares: secundado por soldados, avanzó en procesión cubierto por una bandera estadounidense y la Croix de Guerre avec Palme, uno de los máximos honores de las fuerzas armadas de Francia. Si no fue enterrado en el Arlington National Cemetery resultó por pedido de su madre, que dijo que su hijo “era un hombre de paz”.

Otra perspectiva

Aunque en este blog el punto de vista predominante es el de los civiles atrapados en los conflictos armados, el de las víctimas de la guerra, nunca hemos menospreciado ni hemos tachado de sesgada la posibilidad de acercarse a un conflicto armado “empotrado”.

Es una perspectiva más, que si se realiza con honestidad puede resultar enriquecedora (más aún en los tiempos de Internet, que nos brinda al instante tantas perspectivas para observar un mismo fenómeno: desde los cables de agencia, tan precisos en la cifras, hasta los reportajes clásicos de los grandes periódicos).

Algunas de las denuncias sobre abusos de soldados de EEUU en Irak vinieron de reporteros “empotrados”. El propio Capa, que pereció acompañando a soldados franceses, no dejaba de ser un abierto defensor de la causa libertaria de los vietnamitas, que poco tiempo después de su muerte terminarían ganando el conflicto.

Metalenguaje militar

A veces pensamos que creando neologismos generamos nuevas realidades, y organizamos infructuosos debates a su alrededor sin mirar al pasado, como si el mundo se hubiese gestado ayer mismo.

Y si hay un universo con que cuenta con un metalenguaje, con un vocabulario único y en constante evolución, ése es sin duda el de los militares, en el que todo parece tener un acrónimo, una expresión, como demuestra la sección del blog Danger Room dedicada a presentar y mofarse de las peores siglas castrenses.

Como hice hace unos meses en las cárceles de Buenos Aires, con aquel diccionario “Tumbero-Argentino”, aprovecho estos días en Nueva York para repasar los apuntes tomados junto a la 101 División Aerotransportada en Afganistán y la relectura de algunos libros, para preparar otra suerte de diccionario, en esta ocasión dedicado al argot militar.

Interesante por todo lo que dice de la idiosincrasia y lógica de la fuerzas que ahora luchan en el país del Hindu Kush. Y quizás útil para algún joven reportero que quiera vivir esta experiencia. En la próxima entrada…

Foto: Robert Capa

Bookmark and Share

14 comentarios

  1. Buen fin de semana!!! HZ

    29 mayo 2010 | 15:05

  2. Dice ser Mónica Gill

    Excelente artículo…. Gracias a vuestro trabajo de “empotrados” podemos conocer muchas veces las dos caras de la moneda…. No debe ser fácil arriesgar la propia integridad física, desayunar a la violencia y al dolor todos los días… Yo lo valoro muchisímo, asi que fueza Hernán! que sigas muchos años más ejerciendo el oficio de “empotrado”, que más que oficio yo lo veo como un apostolado…

    Por otro lado, quería aprovechar para recordar que el primer reportaje de Guerra en América del Sur, fue justamente en la de la Triple Alianza, cubierta por la Casa Bate & Cia, por Javier López en primer lugar y luego por Esteban García. Las fotos se siguen conservando en la Biblioteca Nacional de Montevideo. Quiero recalcar nada más que aún pudiendo soslayar algunas imágenes que podían comprometer la causa de los aliados contra Paraguay, estas se publicaron.

    Un abrazo…..

    29 mayo 2010 | 16:18

  3. Dice ser housexplosion

    Escucha las últimas novedades de la música electrónica en http://www.housexplosion.com

    29 mayo 2010 | 18:26

  4. Dice ser antonio larrosa

    Hoy he aprendido algunas cosas muy interesantes con respecto a esos heroes pacificos de la guerra, que solo utilizan sus cámaras y sus boligrafos para escribir y que veamos lo horrendo de esas confrontaciones en las que lo único que se busca es eliminar gente y destruir propiedades y materiales. Hoy he aprendido algo de esos empotrados entre los regimientos, y hoy he leido todo el blog de un tirón antes de escribir esta tonteria de comentario, que en nada se parece a ese tan brillante de Monica Gill de la cual tambien he aprendido que en todas partes y en todos los tiempos hay periodistas dispuestos. a lo que haga falta par informar al lector o espectador de todo lo que sucede en las guerras´.

    Clica sobre mi nombre

    29 mayo 2010 | 18:28

  5. Dice ser Rafa

    Siempre me ha parecido una vocación la del periodismo, y en concreto la del reportero de guerra… dejar tantas veces tu propia vida personal para realizarte como persona con tu trabajo, no tener horarios, ni poder hacer proyectos demasiado estables, abandonar familia… y arriesgar tu vida continuamente. Quizá lo dice un “reportero frustrado” que cambió su “sueño” por otro “sueño”… en fin no es momento de hacer declaraciones personales. Felicidades por el artículo… a la espera de la segunda parte, feliz domingo Hernán, y todos los demás

    Rafa (http://atriogentiles.blogspot.com/)

    29 mayo 2010 | 22:56

  6. Dice ser Junn

    Interesante artículo, gracias. Siempre he sentido fascinación por los periodistas que cubren los conflictos armados, guerras, revoluciones, golpes de estado … de todos ellos, Capa es el mas clásico ejemplo, una suerte de Indiana Jones con su Contax, Leica, Nikon o lo que sea … colgada del cuello.

    Pero solo por matizar algo que creo que es importante, cuando entró en París, lo hizo subido en algo mas que un simple tanque americano, lo hizo con los hombres de “la 9”, españoles.

    30 mayo 2010 | 09:51

  7. Dice ser Angus

    Menos mal que es ” empotrado” y no emporrado… porque lo que hay ahora es mucho servilismo.

    http://charcosparalelos.blogspot.com/

    30 mayo 2010 | 20:55

  8. Dice ser Lety

    La pequeña diferencia entre los periodistas que acompañaban a los ejercitos antes de Irak y los que los acompañan de Irak en adelantes, es que los primeros acompañaban a los ejercitos, ariesgaban su vida, pero hacían sus reportajes sin censuras, libremente. Los de ahora, acompañan a los ejércitos pero solo pueden publicar lo que la jefatura del ejército quiere que se publique; si algo no se acomoda a su particular punto de vista, sencillamente es censurado. Esa es la diferencia, que en la nota se oculta. No es lo mismo antes que ahora.

    31 mayo 2010 | 02:56

  9. Dice ser enguerra

    Lety, me gustaría saber en qué fuentes te basas para hacer semejante afirmación, que no se corresponde con nuestra experiencia en este blog ni con la de ninguno de los compañeros que conocemos, al menos durante los últimos cuatro años. Si la pudieras citar, creo que haría el debate más interesante y enriquecedor para todos. Un saludo, HZ

    31 mayo 2010 | 05:02

  10. Dice ser Mayté

    Hola HZ!!

    Mientras exista gente comprometida con la verdad y con las personas que no tienen voz ni voto en su propio país, por conflictos que están más allá de lo que en sus manos pueden hacer; habrá aún esperanza que las cosas cambien, porque ya no estamos sordos ni ciegos a la realidad. Gracias por tu trabajo, por tu vida, sobre todo por la integridad y sensibilidad que siempre te han acompañado.

    Un abrazo,
    Mayté

    31 mayo 2010 | 06:48

  11. Dice ser sr.werty

    Enhorabuena por el premio Hernán, bien merecido.

    Sau2

    31 mayo 2010 | 18:43

  12. Dice ser Sevillanisima

    *

    Hace ya unos años que “minuteo”….y desde entonces, he admirado tu labor.

    Malegra saber que esa labor, ha sido premiada.

    Enhorabuena.

    *

    31 mayo 2010 | 20:08

  13. Dice ser Toño A.

    Felicidades por tu labor en este blog, con tu trabajo y vocacion, supongo, nos sirves de faro a muchos que no creemos que este mundo sea indiferente ante tanta miseria, miseria humana por desgracia, … el premio nos lo das tu a nosotros, con tu teson diario, espero que sigan muchos otros premios y reconocimientos….

    un saludo Hernán

    01 junio 2010 | 10:00

  14. Dice ser Dulce

    Muchas felicidades Hernán y gracias por abrirnos los ojos y acercarnos otros mundos que parecen muchas veces que al están tan lejanos no existieran.

    Disfrutalo muchiiiisimo!!!

    Un abrazo,

    Dulce

    01 junio 2010 | 11:14

Los comentarios están cerrados.