BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Delta del Níger: el juicio de la familia Wiwa contra Shell

El delta del río Níger debería ser una de las zonas más prósperas del planeta. Cincuenta años de extracción de petróleo han brindado al gobierno de Nigeria miles de millones de dólares en beneficios. Pero el efecto ha sido otro: devastación del medio ambiente, pobreza generalizada y violencia.

Una paradoja que se repite en numerosos países del África subsahariana, con la excepción quizás de Botswana y Sudáfrica. Una suerte de “maldición”, como la llaman algunos. La maldición de los recursos naturales que mientras enriquece a políticos corruptos, empresarios locales y extranjeros, condena a la miseria y el abandono a la población local.

Los conocidos como “diamantes de sangre” de Sierra Leona. El coltán, el oro y la caserita entre otros minerales como aliciente y botín de guerra de una sucesión de conflictos armados que han matado a cinco millones de personas en la República Democrática del Congo.

El activista Ken Saro Wiwa decidió, a principios de los años noventa, rebelarse de forma pacífica para tratar de poner fin al expolio inclemente, sordo a la justicia social y al respeto de la naturaleza que tiene lugar en el delta el Níger, y que genera más gases de efecto de invernadero que el resto del subcontinente en su conjunto. Desde que hace algunos años conocí la historia de este joven, no pude más que sentir admiración por un compromiso moral que poca difusión ha tenido en la prensa y que terminó por costarle la vida.

Petróleo y miseria

La ciudad de Port Harcourt, corazón del Delta del Níger, destaca ante todo por su miseria. Una tasa del desempleo que alcanza el 90% entre los hombres. Carencia de agua corriente, de electricidad, de escuelas y hospitales.

El mes pasado, un estudio de Marsh & McLennan Cos., calificó a esta urbe como una de las más peligrosas del planeta junto a Bagdad, Jartum y Saná. Una calificación que se debe a la campaña de secuestros, robos y asesinatos que varios grupos armados comenzaron a articular en 2006 contra las compañías petroleras que operan en la región, y que ha descendido la producción de petróleo en un 20%.

La otra guerra del golfo, apenas conocida, en la que hasta el momento se han secuestrado a más de 300 empleados de compañías petroleras que operan en la región. Estos viven en barrios privados de la ciudad, protegidos por personal armado, lo que no ha evitado, por ejemplo, que recientemente fuera asesinada la hija de once años de un empleado de Royal Dutch Shell.

En los tiempos del escritor y activista Ken Saro Wira, la rebelión de la comunidad ogoni, una etnia del delta del Níger, era pacífica. Se quejaban de que los recursos generados por el petróleo no los beneficiaban, sino que iban a parar a manos de políticos y militares en Abuja.

Denunciaban el paso de las tuberías de petróleo por sus aldeas. Los constantes vertidos que contaminaban el agua, afectando así a su salud, y destruían el medio ambiente. Una situación que, según recogió la periodista de la BBC Sue Lloyd-Roberts en una reciente visita a la región, no ha hecho más que ir a peor, si bien el año pasado el gobierno central creó un Ministerio para el Delta con la intención de hacer prosperar de una vez por todas a la región.

Juicio a Shell

Ken Saro Wiwa era presidente del Movimiento para la Supervivencia de los Ogoni (MOSOP). Buena parte de sus campañas de resistencia no violenta estaban dirigidas a la compañía Shell, que llevaba más de tres décadas extrayendo petróleo de la región. En 1993, una multitidinaría manifestación de más de 300 mil ogoni provocó la salida de Shell y la intervención militar del gobierno de Nigeria.

En mayo de 1994 se lo arrestó por segunda vez. Permaneció más de un año en la cárcel hasta que el 10 de noviembre de 1995 fue colgado junto a otros ocho miembros del MOSOP. Desde entonces, Shell ha sido señalada por muchos como cómplice del asesinato.

“Ken Saro Wira fue colgado hoy por levantar la voz contra el daño medioambiental contra el delta del Níger causado por la compañía Shell Oil durante 37 años de perforaciones en la región. Ken Saro Wira estaba abogando por lo que Greenpeace considera el más básico derecho humano: el derecho a la limpieza del aire, la tierra y el agua. Su único crimen fue tener éxito en atraer la atención del mundo”, declaró aquel día Thilo Bode, Director de Greenpeace Internacional, quien también dijo que la sangre del activista mancharía para siempre el nombre de Shell.

El próximo 27 de abril, en un tribunal de Nueva York, comienza el juicio de la familia Wiwa contra la empresa Shell por sus supuestas violaciones de los derechos humanos en tierra ogoni y por haber brindado armas y financiación a los militares con la intención de volver al delta del Níger.

Cuando se acerque la fecha, volveremos en este blog sobre la vida de Ken Saro Wiwa y la realidad en la zona. Quienes quieran seguir los progresos de esta historia, también lo pueden hacer a través de la organización Remember Ken Saro Wiwa y de su grupo en Facebook.

21 comentarios

  1. Dice ser S.R.

    Compañías como la SHELL que explotan recursos naturales para su propio beneficio sin importarle la población local.Llegando incluso al asesinato de activistas para no tener problemas y seguir sacando petróleo.Don Dinero,ambición……triste historia del ser humano que se repite en todas las epocas de la historia.Pienso en la población local pasando miseria,contaminando sus rios,su paisaje sin importarles nada.Cada día doy gracias por estar viva y vivir donde vivo un pequeño paraíso la verdad.Gracias Hernán por denunciar y dar voz y quede en la memoria Ken Saro Wiva que dio su vida por los derechos de su pueblo.Abrazos:S.R.:)

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Zuri

    Gracias por las noticias sociales. En la medida que estemos concienciados de lo que pasa más allá de nuestras fronteras y no sólo lo que nos venden las televisiones, el mundo podrá poquito a poquito ir cambiando.Gracias

    30 noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser Hernán Zin

    Más adelante volveremos sobre la realidad del delta del Níger, en la que también han encontrado su nicho las empresas privadas militares… Saludos!! HZ

    17 marzo 2009 | 01:35

  4. Dice ser Austral

    Historia, si, pero para no dormir. Que lejos me pilla todo aquello… y que poco lo agradezco a lo largo de mi vida. Y cuanto desperdicio lo increiblemente bueno que tengo… y cuanto me quejo absurdamente.ADOPCIONES A MEDIDAhttp://busco-perrosdeadopcion.blogspot.com/DIFUSIONES SIN MEDIDAhttp://difusionesanimalessinmedida.blogspot.com/

    17 marzo 2009 | 05:33

  5. Dice ser Shell y el saqueo de Nigeria

    Mientras Shell paga comisiones en paraísos fiscales a los gobernantes de Nigeria,y saqueo sus grandes reservas de hidorcarburos,miles de nigerianos malviven en condiciones de extrema pobreza.

    17 marzo 2009 | 08:06

  6. Dice ser Gracias 20 Minutos

    Gracias 20 Minutospor denunciar esta situación.

    17 marzo 2009 | 08:07

  7. Dice ser Opinando

    Si es una de las tres más peligrosas, ¿por qué se sitúa junto a otras 3? ¿No será una de las 4? Por lo demás me ha encantado el artículo.

    17 marzo 2009 | 08:32

  8. Dice ser Que suerte la del primer mundo que el progreso nos ha caido del cielo

    No me extraña que estén todos en paro si se dedican a echar a las empresas.Que suerte tuvimos en Europa ya que durante la Revolución Industrial en el siglo XVIII ya estábamos en democracia por lo que las empresas tenían muchísimo cuidado en no contaminar nada, no se contrataba a niños y se respetaban escrupulosamente los derechos de los trabajadores. La verdad es que somos bien afortunados los blanquitos teniendo en cuenta que los derechos sociales y laborales nos cayeron del cielo sin mover un dedo.Pobres negritos que tendrán que mover el culo para conseguir lo mismo, si es que pueden dejar al lado sus rencillas tribales durante media hora para luchar por un fin común. Claro que cuando alguien les cuente que para mejorar las condiciones de vida tienen que usar un condoncito de vez en cuando igual dejan de interesarse por el progreso.

    17 marzo 2009 | 10:23

  9. Dice ser Que suerte no ser tan ignorante como el mendas este de arriba!!

    Vaya tela lo que dices amigo…Pobre humanidad donde la mayoria de las personas piensan como tu…Imbecil..

    17 marzo 2009 | 11:15

  10. Dice ser Pepe22

    Déjalo, necesita sentirse alguien destilando racismo y lugares comunes de maruja de periferia. Algún pobre oficinista acomplejado y resentido… que ni siquiera tiene los cojones para firmar el mensaje… mucho mediocre suelto.. PP22

    17 marzo 2009 | 11:35

  11. Dice ser Mariela G.

    jajaja… a “Que suerte no ser tan ignorante como el mendas este de arriba!!”: Brillante!!a “Que suerte la del primer mundo que el progreso nos ha caido del cielo “: De qué galaxia vienes?

    17 marzo 2009 | 19:33

  12. Dice ser Miwel

    Que bueno el artículo Hernán, me ha encantado!!!!! No conocía la historia.Hablas de la maldición de los recursos naturales, en uno de sus escritos Eduardo Galenao habla de “la maldición blanca” Y leyendo algún comentario que aparce por aquí acierta de pleno.

    17 marzo 2009 | 23:09

  13. Dice ser Mercedes

    Me encanta cuando das a conocer a personas que desconocía y encima la entrada viene llenita de enlaces a páginas interesantes. Lo ‘disfruto’ muchísimo.Un abrazo !!

    18 marzo 2009 | 09:21

  14. Dice ser DaniGC

    Este artículo me suena por desgracia a la problemática entre las petroleras y los indios Secoya en Ecuador y el terrible desastre medioambiental. Y muchas otras etnias que sufren a diario problemas en Latinoamerica contra las petroleras….

    18 marzo 2009 | 10:23

  15. Dice ser Silvia

    Hola , la verdad que si, es una maldición en estos tiempos tener recursos naturales y no tener los medios como país para explotarlos con cuidado y sin destruir todo lo que nos rodea; y lo peor es que siempre las empresas extranjeras son las que tienen el capital para explotarlas y no les importa contaminar y destruir todo y por supuesto dejan al país en la peor de las miserias y contaminación al menos eso es lo que sucede aquí en Argentina en donde hay pueblos enteros con cáncer .La famosa Mina Clavero ha destruido la salud de todo un Pueblo lo mismo que Metal huasi, todo un pueblo con plomo en la sangre y un montón más; por supuesto a los políticos no les importa, ellos reciben una gran cantidad de dinero y permiten que se lleven todo sin pagar absolutamente nada al país y todavía las empresas afirman que traen trabajo y progreso a la comunidad.

    18 marzo 2009 | 12:57

  16. Dice ser S.R.

    El primer mundo debe aprender del tercer mundo en humildad,vivir en comunidad,sonreír y dar gracias.El primer mundo vive estresado,egolatrado,sin sonrisas,amargados y con derecho a todo creen.Que triste la vida del ser.Con poquito se es muy feliz,un amanecer,un paseo por la naturaleza o la playa todo gratuito solo disfrutar con el alma y el corazón.Sencillez,humildad y brindar amor.Pero no….solo explotar recursos,dinero y más,más…..que tristeza.Mariela el ser del primer mundo vive en la ambición y consumo.Vivo en una isla no tengo muchos recursos pero soy tan feliz con mi playa y los atardeceres y es gratuito.La cuestión mirar con el corazón puro.Feliz día para todos,sed felices!!!Abrazos:S.R.:)

    19 marzo 2009 | 15:54

  17. Dice ser alejandra

    Hola a todos, hola HN. La felicidad ese anhelo a veces inancanzable por el vicio del egoísmo. Disfrutemos de lo cercano,de lo propio porque solo así podremos reinvindicarnos como humanos.buen finde a todos, saludos HN,cuidec!

    20 marzo 2009 | 03:25

  18. Dice ser Mariela G.

    S.R.,Muchas Gracias por tu feedback constructivo!!! Evidentemente, no entendí el comentario de la persona que lo escribió,no lo leí detenidamente y lo que sentí en ese momento no lo pude expresar claramente y además respondí impulsivamente (en definitiva, una torpeza total la mía, jaja).Coincido profundamente contigo con que la felicidad pasa por las pequeñas cosas de la vida (contemplando un árbol, el solcito de la mañana, la sonrisa de un niño, cuidando las plantas, una conversa……) estas pequeñas cosas son tan grandiosas!!!!! hace ya un tiempo que abandoné por completo mi ex trabajo/profesión a pesar de tener un “interesante” ingreso económico y soy feliz con esta nueva vida!!!Besos!!MG

    21 marzo 2009 | 09:47

  19. Dice ser DETRÀS DE TODA GRAN EMPRESA HAY UN GRAN DELITO

    La mayorìa de las veces nos pintan el èxito de manera mentirosa. Cuàntas veces abrè mirado carteles como el de SHELL o alguna otra “gran empresa” y pensado “¿còmo habràn hecho èsta gente para crear està megaempresa superexitosa? No todo lo que brilla es oro…..detràs de toda megaempresa hay un megadelito.Què suerte que soy una persona comùn, sin grandes despliegues de nada….llegando a fin de mes siempre con lo justo y necesario, pero con la conciencia bien limpia.

    03 abril 2009 | 14:51

  20. Dice ser LAS CARAS DE ESA GENTE DE SHELL

    “La Compañia Shell” ¿quienes son sus dueños? ¿cuales son sus caras? ¿donde viven? ¿a què escuelas van sus hijos? ¿a què peluquerìa van sus esposas? Conocer datos màs especìficos y concretos de èstos genocidas despiadados nos permitirìa a la gente comùn, tener el derecho de por lo menos repudiarlos socialmente, darles vuelta la cara en la calle, insultarlos, despreciarlos. Ya que la condena legal jamàs llegarà para èsta genta ya que siempre terminan comprando jueces, gobiernos, paìses, por lo menos que nos quede el derecho de impartirles una condena social, para que no puedan transitar libremente por la vida, como si nada estuviera pasando.

    03 abril 2009 | 15:37

  21. Dice ser mariano

    felicito al periodico por dar a conocer estas historias que posibilitan a nuestra sociedad percatarse de hechos que no tienen trascendencia mediatica y que nos ayudan(a los que asi lo deseamos) a abrir los ojos y ver este tipo de injusticias sociales que son tan comunes en la actualidad(otro ejemplo es la situacion de Peru). saludos y exitos.

    11 junio 2009 | 02:02

Los comentarios están cerrados.