BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Morir para contar en Birmania: un año del asesinato de Kenji Nagai

Al volver a observar la imagen de los últimos momentos de vida del reportero japonés Kenji Nagai, me sorprendo al descubrir que, a pesar del impacto de bala que lo había dejado en el suelo, insistía en seguir grabando, levantaba con obstinación la cámara al paso de los soldados y policías. Un último gesto de coraje y profesionalidad que define en buena medida su compromiso vital con el periodismo.

Nagai llevaba 20 años cubriendo conflictos armados. Había avanzado junto a la Alianza Norte en Afganistán en diciembre de 2001. Había estado a los pies de la estatua de Sadam Hussein en Bagdad cuando fue derribada el 9 de abril de 2003. Se había encontrado en Gaza en el momento del asesinato por parte de fuerzas israelíes de la familia Galia en la playa de Yabalia.

El fotógrafo japonés Aika Kano, que trabajó con él en Irak, asegura que era una persona “con un fuerte sentido de la justicia y a la que le preocupaban especialmente los derechos humanos”.

El hecho de que se dirigiera desde Bangkok a Birmania por iniciativa propia, haciéndose pasar por turista – lo que explica las pequeñas dimensiones de su cámara y el atuendo informal que llevaba en el momento de ser asesinado -, también da testimonio de la forma en que realizaba su labor de reportero.

Protesta y recuerdo

El pasado lunes, amigos, familiares y compañeros del periodista japonés se dirigieron a la embajada de Myanmar en Tokio para entregar más de 100 mil firmas. Al frente de la comitiva estaba Noriko Ogawa, su hermana, que dos días antes, en la fecha exacta del aniversario de su muerte, le había rendido tributo en Imabari, el pueblo que lo vio nacer, junto a cientos de personas.

Además de exigir que se castigue a los responsables del asesinato, pidieron a las autoridades de Rangún que les devuelvan la cámara que estaba empleando en el momento de su fallecimiento.

Aunque el asesinato del reportero japonés Kenji Nagai ha sido uno de los más abiertos y difundidos que ha sufrido el periodismo en los últimos años, nada se ha hecho aún para juzgar a los responsables.

Kenji Nagai, que el pasado 26 de agosto hubiese cumplido 51 años, se encontraba filmando las protestas populares lideradas por monjes budistas contra el gobierno dictatorial de Myanmar cuando recibió un disparo que hizo que muriera desangrado en la calle.

Hasta ahora el régimen de Rangún, que hace poco dejó en el libertad a más de nueve mil reclusos -entre los que el periodista U Win Tin, que llevaba 19 años en prisión –, no ha respondido a las presiones del gobierno de Japón y de las asociaciones de prensa de todo el mundo.

Y resulta muy probable que nunca lo haga. Ya en su momento el periódico oficialista The New Light of Burma afirmó que se trató de un accidente causado por la actitud temeraria del periodista japonés que “invitó al peligro” al decidir confundirse entre quienes protestaban.

Con la cámara en alto

El año pasado murieron 87 periodistas en el ejercicio de la profesión. Según algunos colegas de Nagai, éste solía repetir a menudo que “alguien tiene que ir a dónde nadie quiere”. Una suerte de mantra que empleaba para justificar los riesgos que tomaba.

Y así lo hizo, hasta el último día, cuando en lugar de quedarse atrincherado en el balcón del hotel salió para sumarse a la multitud con su pequeña videocámara y sus bermudas grises.

Esa decisión que critican los militares que desde 1989 no sólo mantienen bajo arresto a Aung San Suu Kyi, sino a toda una nación, pero que para nosotros no es más que una muestra del compromiso de un hombre, de su intento por convertir las cifras en nombre y apellidos, en rostros, voces y miradas, como ese último gesto de seguir con la lente en alto cuando ya se encontraba en el suelo.

14 comentarios

  1. Dice ser Hernán Zin

    Sigo con fiebre y gripe. Ya sé, la edad, los viajes. Uno no está para tantos trotes. Os dejo el recuerdo a este periodista a poco más de un año de su muerte… Abrazos, HZ

    01 Octubre 2008 | 17:03

  2. Dice ser javier

    Hola HernánEspero que te vayas mejorando de tu gripe.Creo que haces tuyo el “mantra” de Kenji…“alguien tiene que ir a dónde nadie quiere”Yo, que formo parte de los que no van a donde nadie quiere, te agradezco a ti y a Kenji y a tantos más que os montéis en el ojo del huracán y nos lo enseñéis.Un abrazoJavier¡Cuídate!

    01 Octubre 2008 | 17:36

  3. Dice ser Izaskun

    Me acuerdo perfectamente de esta noticia. uff, ¡ya ha pasado un año!Kenji Nagai fue un profesional comprometido,un “loco” comprometido, pero como decía el: “alguien tiene que ir a dónde nadie quiere”.Yo que no soy periodista, me impresiona que haya gente que sea tan valiente, que se arriesgue así. ¡Y menos mal que hay gente como vosotros!¿Qué es lo que se siente? supongo que será una mezcla de adrenalina, miedo, rabia y curiosidad que hace que valga la pena moverse y grabar lo que ocurre. ¿es algo así?Un Abrazo, y solo decirte que te seguía pero nunca escribía…¡por fín me he animado!Me encanta tu blog. Gracias!

    01 Octubre 2008 | 17:53

  4. Dice ser Thaís García Belandria

    Qué buena vaina vale!!.Un año va de este triste episodio que no pudo quedar en secreto. Cuando cae un periodista, y su vida se va en medio de un segundo, creo que una estrella deja de brillar.Seguiremos de pie, cae uno, tres mil más deben venir despúes. Es una orden.Saludos al Blog.Hernán, cúrate.-TgB

    01 Octubre 2008 | 18:00

  5. Dice ser Hoteles León

    pobre hombre..la verdad es que ser reportero de guerra se tiene que llevar en la sangre, yo desde luego no sería capaz de arriesgar mi vida por algo así, sin duda un héroe.

    01 Octubre 2008 | 19:17

  6. Dice ser Silvina

    Muy lamentable su muerte, como la de tantos otros que haciendo honor a su profesión y dominando sus miedos (que seguro los tienen) siguen adelante al punto de arriesgar sus vidas y en ocasiones a riesgo de perderlas.Hombre honorable, profesional admirable.Pero además del tremendo dolor de la pérdida que mucho deben lamentar sus allegados, lo terrible es la injusticia. El saber que sus asesinos y los responsables políticos de su muerte no van a pagar por ese delito. Así, la impunidad multiplica enormemente la tristeza.Ojalá que su muerte nunca quede en el olvido. Y que se haga JUSTICIA.

    01 Octubre 2008 | 19:38

  7. Hola Hernán:Te dejo este enlace por si te interesa este concurso sobre ensayo, me pareció que te encaja.http://www.casafrica.es/actualidad/2008/07/10/casa-africa-convoca…Sabemos por Reporteros en acción, entre otros, que las listas de periodistas muertos son muy elevadas. Para que la información sea amiga del poder tiene que ser como mínimo prima -hermana-. Las vidas en general no son importantes si no para nosotros mismos, mucho menos de lejos, muchos menos con intereses, mucho menos con un arma que se ha acostumbrado a una mano. Homenaje a quienes os la jugáis, y precaución, que sois necesarios.Besicos

    01 Octubre 2008 | 20:12

  8. Dice ser Silvia

    Hola Hernán:Es terrible lo que sucede con los periodistas y con todos los que son sometidos a la violencia, ojalá algún día haya justicia para todos ellos, yo no pierdo las esperanzas.Espero te encuentres mejor de salud a esta edad una gripe te deja de cama y pensar que antes aunque uno estuviera enfermo seguía con todo. es mejor que te cures y despupes continuas; como dice el dicho: los años no vienen solos…

    02 Octubre 2008 | 01:42

  9. Dice ser santi

    Hola HernánGracias por escribir este post, son cosas que no conviene olvidar. Creo que existe una tendencia -a lo mejor estoy equivocado- a considerar los asesinatos de perioditas como una especie de accidente laboral o como un castigo por despreciar el riesgo. Ese tipo de apreciaciones son muy injustas, por lo que hay que dar toda la información posible y las veces que sea necesario cuando un periodista es asesinado. Para que no se olvide para qué y por qué estaba allí. Cuídate de tu gripe y gracias por el enlace. saludos

    02 Octubre 2008 | 06:49

  10. Dice ser Lorena

    Hola Hernán:Gracias, como siempre, por sembrar día a día en nosotros la semilla de la solidaridad y la justicia a través de tu labor. Yo siempre he pensado que las personas, no sólo los periodistas, que se hallan en sitios “donde nadie quiere ir” merecen un reconocimiento a su valentía; la verdad es que hay que estar hecho de otra “madera”. Realmente te admiro.Cuídate mucho. Esta gripe y este malestar no es más que una reacción de tu cuerpo ante tantos días de tensión, sufrimiento, y desgaste. Recompénsalo cuidándote unos días que se lo merece!. Besos!

    02 Octubre 2008 | 10:12

  11. Dice ser Audrey

    De momento, sólo comento tu estado de salud…Cuídate, Hernán…Que aunque sea sólo una gripe, hay que guardar reposo y si no puedes trabajar en unos días, no pasa nada..Te necesitamos bien sano y en forma..Por cierto, no me fastidies, hombre..Con 38 años estás hecho un chaval (además los llevas pero que muy bien, dicho sea de paso….). Abrazos

    02 Octubre 2008 | 10:46

  12. Dice ser Dulce

    Es de agradecer y sobre todo por la gente que le conociese (familia,amigos,compañeros…) que recuerdes a este periodista,ya es una tragedia que pierdan la vida de esa forma como para que además su trabajo quede en el olvido que es lo que ocurre tantas veces con gente tan excepcional que por desgracia se queda en el camino.Yo también pienso que se te acumula el cansancio,hay que tomar más vitaminas!procura descansar y recuperarte pronto.Animo!!!Abrazos,Dulce

    02 Octubre 2008 | 14:13

  13. Dice ser Sonrisa Radiante:)

    Muchos periodistas alrededor del mundo se la esta jugando en estos momentos para traer noticias auténticas de la realidad de muchos pueblos que sufren.Este reportero japones era uno de ellos como también la gente que hace voluntariado en países muy conflictivos como Sudán.Abrazos:S.R.:)

    02 Octubre 2008 | 14:45

  14. Dice ser Elena Beat

    Terrible. Cuánto se pierde en un segundo.Gracias por detenerte a contarnoslo.

    03 Octubre 2008 | 15:44

Los comentarios están cerrados.