BLOGS
Viaje a la guerra Viaje a la guerra

Hernán Zin está de viaje por los lugares más violentos del siglo XXI.El horror de la guerra a través del testimonio de sus víctimas.

Ojalá regresen los soldados españoles

A diferencia de cientos de miles de libaneses que abandonaron el sur del país huyendo de la guerra, Nisrim permaneció junto a su marido y sus hijas en su casa del pueblo cristiano de Maryayún (escenario del famoso encuentro ente las tropas israelíes y el ejército libanés, taza de té de por medio, que tanta polémica ha generado en Líbano).

Las bombas destruyeron parte de su vivienda. Y, una madrugada, los soldados hebreos entraron a la casa arrasando cuanto encontraban a su camino: camas, televisores, sofás. Nisrim aún recuerda el horror vivido por sus hijas cuando los comandos entraron empuñando sus armas al sótano en el que se había refugiado la familia.

Al principio pensaban que se trataría de una guerra breve, apenas unos días, como en los anteriores enfrentamientos entre Hezbolá e Israel de 1993 y 1996. Pero los días fueron pasando. Y los animales que criaban, su principal fuente de ingresos, comenzaron a morir. No se animaban a salir por miedo a los misiles de los aviones no tripulados que con tantas vidas de civiles acabaron en la guerra que se extendió entre el 12 de julio al 14 de agosto de 2006. “Perdimos más de 150 cabras porque no podíamos darles de comer y no hemos recibido una lira del Gobierno”, me explica.

Cuando terminó la contienda, la anunciada llegada de nuevos contingentes de la UNIFIL, respondiendo a la resolución 1701 del Consejo de Seguridad, hizo que Nisrim viera la oportunidad de volver a poner en pie la economía familiar. Sabía que las tropas pasarían a diario frente al pequeño local que tenía junto a su marido, así que lo puso en condiciones y se preparó para trabajar con ahínco.

“Nuestro restaurante era muy popular entre los soldados españoles. Al día venían más de cuarenta. Y teníamos muy buena relación con ellos. Nos gustan los españoles, por eso pusimos las banderas en la puerta”,me dice Nisrim, que tiene 30 años de edad. “Como la cosa iba bien, entonces pedí al banco dinero para poder remodelar el negocio y comprar más productos”.

El terrible atentado del pasado día 25 de junio, que terminó con la vida de seis soldados españoles, hizo que los mandos castrenses subieran el nivel de alerta. Medida que no permite a los militares coger sus jeeps como hacían antes y bajar en sus tiempos de descanso a los pueblos. Ahora deben salir con sus chalecos antibala, en patrullas compuestas por dos vehículos y para realizar misiones concretas. Cientos de negocios, que se habían orientado hacia los gustos españoles, incluido el curiosísimo “Paquito Chocolatero”, sufrieron por la ausencia de las tropas españolas.

Los indicios señalan que el atentado fue provocado por agentes ajenos a las milicias de esta zona, muy seguramente una célula de Al Qaeda, por lo que la relación entre la gente del sur y las tropas extranjeras parece no haberse deteriorado. Como bien señaló el periodista Robert Fisk en su momento, y todos los que conocemos en profundidad el ideario de Hezbolá y sus aspiraciones políticas en la escena libanesa así lo creemos, el Partido de Dios es uno de los menos interesados en que los miembros de la FINUL sufran ataques, y la amplia red de inteligencia que tiene desplegada por toda la región está muy alerta a que se puedan infiltrar grupos terroristas al sur del río Litani. Después de todo, la información señala que Hezbolá se ha vuelto a rearmar, más allá de la presencia de los cascos azules, y que ahora cuenta con un poderío aún mayor que antes de la guerra de 2006 (a quienes desconozcan la historia de la organización chií, les recomiendo el magnífico libro de Javier Martín, corresponsal de EFE en la zona) .

El cambio de rutina de los soldados españoles fue también un revés para Nisrim.“Dejé de pagar el crédito. Y no sé qué hacer. Trabajo catorce horas al día pero no llego a fin de mes”, me dice. “Se comenta que, si nada cambia, a fin de año se podría bajar el nivel de alerta y los soldados podrán volver”, le explico. “Ojalá así sea, ojalá vuelvan los soldados españoles”, exclama levantando la vista.

Finalmente, me siento a la mesa en su restaurante. Hommos, fatouche, kebbe frito. Una estupenda demostración de la extraordinaria comida del Líbano. Cuando termino, me acerco a la caja para pagar. Descubro una foto que me llama la atención.

Un soldado que en cada una de sus visitas se dedicaba a dar clases de español a la hija mayor de Nisrim. Todo un ejemplo de ese espíritu de integración, de buen hacer humanitario y cordial, que caracteriza desde hace años a las misiones de paz de este país.

19 comentarios

  1. Y ojalá se den cuenta muchos líderes del Mundo que si Nisrim saca su restaurante adelante, no tiene necesidad de coger un fusil o ponerse una bomba al cuerpo para ir contra ellos. ..Y sus créditos serán pagados, y sus niños serán felices, y los odios desaparecerán. ..Y esta niña podrá venir a España a practicar lo que le enseñaron una vez entre bombas.Me sumo al honor de todos, Hernán. Despiertas pasiones muy positivas.Un abrazo muy fuerte,Jorge Medina AzcárateOne brother World

    30 noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Tom

    Bueno, no sé si cambia algo la cosa pero el “soldado” que enseña a la niña no es soldado raso, al menos se distingue lo que parece una estrella de ocho puntas en su pecho lo que quiere decir que por lo menos es comandante y si fueran dos estrellas teniente coronel, no consigo distinguir el emblema del arma pero parece de infantería. No es un soldado voluntarioso entregado a la ayuda humanitaria, no es un cooperante, es un jefe militar profesional preparado para misiones de guerra y defensa que está cumpliendo con la misión que sus mandos por delegación de su gobierno le han encargado. Es cierto que el ejército en misiones de paz actúa como gendarme o fuerza de contraposición, pero no podemos olvidar su verdadera naturaleza, no es una ONG, aunque al menos estas misiones sirven para mejorar la vida de muchas personas.Siento la perorata pero no hace tantos años que en este país el servicio militar era obligatorio y a muchos nos obligaron a conocer la verdadera naturaleza del ejército sin pedirlo y al ver lo que parece un jefe de infantería enseñando a una niña me da como que o las cosas han cambiado mucho o que el “soldado” estaba disfrutando de su tiempo libre.

    30 noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser Hernán Zin

    Buenas noches a todos!! Un día largo por las carreteras del sur de Líbano. Decenas de entrevistas, de checkpoints, de fotografías. Y un sabor decididamente amargo tras haber pasado la tarde en Qaná junto a uno de los supervivientes de la masacre del 2006, además de un extenso recorrido por los trazos del horror de la masacre de 1996, en la que murieron más de 100 personas, en su mayoría niños. Abrazos!!! HZ

    28 agosto 2007 | 22:35

  4. Dice ser Alejandra

    Para mi también es un HONOR leerte todo los días, y con tanta carga ..Cuidate mucho y descansá de tanto que muhcos te NECESITAN FUERTE…Desde Argentina. a tu lado…y el de todos tus compañeros de viaje.Un fuerte abrazoAlejandra

    29 agosto 2007 | 03:46

  5. Dice ser Cris

    Vaya soldado !Es un gesto hermoso y pequeñito dentro de la magnitud del problema que existe en esa zona.Pero aún siendo así, este tipo de gestos pueden existir en cada uno de nosotros seamos soldados, civiles, ricos, pobres, idiotas, antipáticos, simpáticos…y alcanzar metas que ahora parecen irreales como la paz y el entendimiento.Con lo que nos relatas hoy sigues demostrando Hz, que lo único que buscas tú también con este Blog es la paz y el entendimiento …Así que tomenos ejemplo.Un beso grandote para todos.Cris

    29 agosto 2007 | 08:22

  6. Dice ser patricia

    Buenos días!Como dice Cris, bonito el gesto del soldado español. Menos mal que siempre hay gente que no pierde la esperanza, que intenta mejorar las cosas. Ciertamente está en nuestras manos hacer del mundo un lugar más justo.Hernán, me ha encantado lo de “Paquito Chocolatero”. Qué salaos son los libaneses! Qué pueblo tan entrañable!Un beso muy fuerte a todos!!

    29 agosto 2007 | 08:50

  7. Dice ser El Buen Salvaje

    Me dejas orgulloso de ser español y de tener los soldados que tenemos.He conocido a muchos militares en Zaragoza que estaban deseando ir a las zonas de guerra: Yugoslavia, Líbano, Afganistán. Decían que no era por el dinero extra ni tampoco por “pegar tiros”, sino por la oportunidad que se les brindaba de AYUDAR.Ahora sé que su motivación era sincera y me siento avergonzado por la sospecha de insinceridad que me surgió cuando me hablaron de este tema.Saludos salvajes.

    29 agosto 2007 | 09:04

  8. Dice ser Carmen

    Yo también me siento orgullosa de ser persona por el ejemplo que nos has mostrado. Y bien como dice Cris no es el soldado quien alecciona a la niña sino el hombre; el hombre que muestra los valores adquiridos.Y como dice Alejandra es un honor leerte.Cuidate, un abrazo.

    29 agosto 2007 | 09:29

  9. Dice ser Martita

    Bonita historia, es esperanzadora. Un oasis en el desierto…Un beso a tod@sMartita

    29 agosto 2007 | 10:39

  10. Dice ser Blanca

    La fotografía del soldado español con la niña debería dar la vuelta al mundo. Es el contrapunto de la barbarie armada. Y lo que más me gusta es que la foto la ha hecho una ciudadana particular, que no forma parte de la habitual propaganda del ministerio de Defensa. No soy nada sentimental, pero casi se me saltan las lágrimas a causa de la foto.Buen trabajo, Hernán. Muchas gracias por contarnos lo que pocas veces merece la atención de los medios.Un abrazo

    29 agosto 2007 | 10:39

  11. Dice ser yoel

    Sin generalizar,”He conocido a muchos militares en Zaragoza que estaban deseando ir a las zonas de guerra: Yugoslavia, Líbano, Afganistán. Decían que no era por el dinero extra ni tampoco por “pegar tiros”, sino por la oportunidad que se les brindaba de AYUDAR.”Yo he conocido en el ejercito precisamente lo contrario. Gente que se iba alli porque le “iba la marcha” y por “la pasta”; si lo miras bien uno se mete soldado porque tiene espiritu militar, ese “ardor guerrero”, sino seria misionero o cooperante. El Ejercito en misiones de paz es una fuerza de contraposicion, no una ONG. Por cierto en este tipo de misiones es normal que los sentimientos de la poblacion local cambien rapidamente y de los queridos españoles se pase a los odiados españoles en un santiamen.Tambien me gustaria que Zin nos contase los combates del ejercito libanes con las huestes islamistas camufladas en los campos de refugiados palestinos y que sienten los libaneses cuando se les habla de Siria y de sus ambiciones pansirias (que incluyen al Libano)un saludo

    29 agosto 2007 | 10:44

  12. Dice ser anab

    Me alegra constata la buena aceptación de los soldados españoles en Líbano, aunque no me sorprende. Los españoles somos buena gente, un poco catetos a veces, pero muy sociables. Podemos tener perjuicios y clichés, pero se nos olvidan en el contacto cercano. No creo que todos los soldados que vayan a misiones en el extanjero sean hermanitos de la caridad, solo motivados por hacer el bien, sea cual sea la motivación que los lleva allí estoy segura que la mayoria se toma muy a pecho lo de dejar buena imagen de nuestro pais, tratar bien a los civiles con los que van a tratar. De hecho incluso en Irak cuando no iban en mision de paz precisamente su comportamiento fue bastante parecido a este que vemos en Libano. Y por un lado, así es como tiene que ser, no tenemos que agradecerselo, ni maravillarnos por ello, sino simplemente constatar que están cumpliendo bien con su deber y punto. Deseando eso sí que no haya mas atentados como el que mato a seis soldados y todos puedan volver a casa sanos y salvos.Besos a todos,

    29 agosto 2007 | 11:10

  13. Dice ser Mayté

    Buenas Noches Hernán!Descansa que el recorrido aún es largo, ya te dejare mis comentarios mañana, estoy algo cansada y triste de tantas desventuras para el pueblo Libanés; pero me ánimo al ver su espírtu que no decae y las manos amigas que les brindan esperanza, espero que el día nos traiga mejores nuevas.Un abrazo y que tierna familia =), una felicitación a todos los españoles, soldados y no soldados.Mayté

    29 agosto 2007 | 12:02

  14. Dice ser Navarro

    Todo un honor seguir leyendote.Sin palabras.

    29 agosto 2007 | 12:28

  15. Dice ser Amhelie

    Hola a todos: como he repetido otras veces en este blog, me quedo con esas dos personas de la fotografia unidos por un acto en comun y bello: aprender.Me da igual si uno es español y la otra es libanesa,militar o civil, niña o adulto…me quedo con la gran humanidad que desprenden sus rostros.Has sabido encender otro “foquito de luz” que ilumina el horror de la guerra, Hernan.Lo tuyo si que es arte,eh?.Creo que el mismo cansancio que arrastras despues de todo el dia trabajando, es el que te da motor para escribir estos preciosos articulos.Tus ganas de que sintamos tu viaje lo puede todo, desde luego.Una vez mas, gracias por regalarnos tus sentidos.Un abrazo, compañero infatigable.”No hay camino para la paz.La paz es el camino”.Gandhi.

    29 agosto 2007 | 16:51

  16. Dice ser Alma

    Hernán !!!Me da gusto que muestres el lado amigable que puede tener un ejercito. Un ejemplo.saluditosAlma

    29 agosto 2007 | 17:08

  17. Dice ser Hernán Zin

    Buenas tardes a todos. Otro largo día de viaje por el sur de Líbano. Hoy mejor de ánimos, aunque me tuvieron largas horas esperando en un checkpoint los soldados libaneses y perdí parte de la tarde. Eso sí, el trato fue muy amable, como lo es en general en este país. Me ofrecieron comida, agua. Querían comprobar si el salvoconducto era verdadero y otros datos. Supongo que tienen miedo a nuevos atentados.Con respecto al debate en torno a los militares españoles. No digo que sean una ONG ni las hermanitas de la caridad, ni tampoco quiero generalizar. Son hombres de armas, sin dudas, y cada uno tendrá un universo de motivaciones e intereses para estar allí.Sólo quería reflejar este sentimiento de bievenida y aprecio que encontré no en pocos lugares, seguramente subjetivo y arbitrario, aunque no el número de banderas, que sí es objetivo. Y algo innegable: el historial intachable de los soldados españoles en el extranjero. Los casos de corrupción de menores, tráfico de mujeres, explotación sexual, que han salpicado a cascos azules de otras nacionalidades, nunca han señalado a los españoles. Y creo que es algo que vale la pena recalcar. ¿Cuáles son los motivos? ¿Las causas? No me atrevería a especular. ¿Los convierte eso a todos en unos santos, en gente caritativa y abnegada?Yoel, gracias por la sugerencia, pero el viaje es por el sur de Líbano, donde tuvo la guerra del año pasado, ese es el objetivo como expliqué en el primer post. En los campos del sur no se han infiltrado grupos relacionados con Al Qaeda. Nahed el Barein lo dejo a los periodistas que estén allí.Un abrazo a todos!!! HZ

    29 agosto 2007 | 19:49

  18. Dice ser Mayté

    Buenas tardes HZ!Un gusto leerte Hernán y ver que aunque con contratiempos sigues adelante.Ya a la luz del día y viendo todo lo que comentan me atrevería a decir que los soldados españoles son tan bien recibidos como cualquier ciudadano español por que su fama de personas honestas los antecede, como tu dices no son hermanas de la caridad, sin embargo un buen trato nunca se olvida, y se generaliza a todos los de su nacionalidad; y en lugares de conflicto eso se multiplica infinitamente, una sonrisa, un detalle para bien y las familias lo agradecen.Te envío un fuerte abrazo y espero noticias pronto =)MaytéP.D. Teresa, la chica maravilla, me alegra saber de ti y yo sabia que estabas bastante ocupada en cosas muy importantes, y aún así no nos olvidas, te queremosssssssss.

    29 agosto 2007 | 20:42

  19. Dice ser Sonrisa Radiante

    Hola a todos!El trato humano hacía todos los seres es lo que nos hace personas.Un fuerte abrazo!!!

    30 agosto 2007 | 15:59

Los comentarios están cerrados.